7 mar. 2015

2ª EDIC.ESP.-- 3/100 --NOE SEM CAM JAFET

3 /100             NOE---SEM---CAM---JAFET  


Habíase una vez un fulano muy simpático  que se llamaba Noé.  Se le recordará   siempre, por ser una figura sumamente agradable, con una linda naricita roja y con la tendencia a levantar el codo por una función muy específica.    Fue por esta razón  que pasó a la leyenda, y será siempre recordado por las canciones goliardescas y  los coros en los sugestivos Alpinos.
¿Bebieron nuestros padres?   ¿Bebieron nuestras madres? ... 
Las preguntas  sobre el Arca de Noé, del Monte Ararat, del Diluvio, son  definitivamente secundarias. El Vinassa Vinassa es más importante, sin duda. Pero aquí nos ocuparemos principalmente de  esto,  del  Arca.
 Las preguntas   relativas al Arca y el Diluvio aparecen en diferentes culturas o seudo - culturas,  mitos, leyendas y fantasías. Todos los eventos están relacionados con acontecimientos muy lejanos en el tiempo. Pero acaecidos en casi todas partes del mundo, en Asia en Europa en las Américas. Lo que hace suponer  que en realidad puede ser que en un momento dado alguna lloviznita un poco más consistente haya   caído del cielo.
Historias, episodios más o menos largos se inician  con  el  llamado poema de Gilgamesh, en Babilonia y Sumeria, en la casi prehistoria.  Y aparece  un cierto Utnapishtim para construir un bonito barco, de hecho una enorme barcaza para salvar de la extinción a toda la raza humana. Con contornos de animales, de dos en dos, macho y hembra: y las  semillas y herramientas para  el renacimiento de la  agricultura, de las plantas, de vegetales,  incluyendo, por supuesto, el imprescindible cannabis indica, para los necesarios momentos de relax.  Y a propósito de indica, recordemos que en la India Védica habrá un Manu, con similares funciones de salvavidas, ayudado por un pececillo misterioso,  por supuesto encarnación de Visnú. Visnú: una de las tres personas de la Santísima Divina Trimurti, la Trinidad Cristiana en versión india: Brahma, Visnú y Schiva .
Omne Trinum est perfectum, sentenciarán  los Romanos, pero rehiriéndose al ménage à trois.
 Bueno, estamos saliendo del tema. Pido disculpas.
 Entre los Aztecas encontraremos  la Diosa del Agua, Chalchitlicue, que también  ella intervendrá con un aguacero enorme, una grande inundación, allá en México.
Pero tampoco los Mayas  se quedan muy atrás. El Dios  Huracán producirá lluvias  huracanadas. Y  para que alguien pueda perdonarle,  intervendrá en la creación del hombre,  pero partiendo del Maíz y no del polvo como Yahvé.  Quizás más comestible.  ¿Pensando en la antropofagia?  
E incluso en otras culturas menos exóticos para nosotros los europeos, hablamos de  inundaciones y de las inundaciones como un castigo de los dioses. En Grecia tenemos nuestro Zeus que también  envía una linda súper inundación.  La noticia se filtró y los hombres, malos pero inteligentes,  habían formado una especie de sindicato para defender sus intereses. Y Deucalión, hijo de Prometeo, otro dirigente sindical, el que inventó los fosforitos  para dar el uso del fuego a  los hombres, Deucalión también, decía yo,  sindicalista  junior,  se convertirá en armador de buques para salvar a la humanidad.
 La versión que más conocemos en este mundo occidental responsable del poco bien y del mucho mal  en este mundo, es sin duda la de Noé, de la que habla la Biblia, libro sagrado o semi sagrado sobre lo que dicen creer  judíos, cristianos y musulmanes.
Este caballero, Noé, obedece las órdenes de su dios. Su Dios. Porque Yahvé no era todavía el único dios  para todos, sino solamente  para los  Judíos. Y las  Ordenes Divinas a Noé tienen  detalles precisos de longitud, de   largo, del grosor de los materiales, etcétera.  Un diseño arquitectónico fuera de la clase, por supuesto, para preservar  suministros para las docenas de parejas  de animales, alimentos, agua, ropa, mantas, artilugios médicos. Los animales tenían que ser macho y hembra.  Los homosexuales no se habían previsto hasta  el momento, tal vez porque lo eran un poco todos.
Sin embargo, estarán de protagonistas  el  gran Noé, el patriarca y sus tres hijos principales,  y con el séquito correspondiente de esposas e hijos. SEM será él que dará origen  a los semitas, judíos y árabes;  CAM, él  que dará inicio  a los negritos y mongoloides;  y JAFET  él  que dará inicio  a los Jafetas, a saber, los caucásicos indoeuropeos.
 ¿Los otros? No existían.  América,  los Polos,  Oceanía,  no existían. Nadie los conocía. O no le importaban  a nadie.
Y  hacer glu glu bajo el agua.
Pero...  Noé era  Noé y ¡se emborrachó  con esta nueva moda de beber las uvas pisadas con los pies! Sí, señor.  El  serio, grave, el super querido por Dios, el Gran Noé, el salvador de la humanidad, se emborrachó como un  vulgar soldado que ha recibido su soldada,  y empezó a deambular  con paso inseguro, en cueros, por   la casa.
¡Sacrilegio! ¡Sacrilegio!
 Pero nadie tuvo el valor de hacer nada. Solamente un hijo, el negro Cam,   se rió de él, bromeó y se reía a carcajadas. 
 Ja ja ja miren allí, el muy respetable padre, ese viejo desnudo borracho y listo para caerse al suelo.
 Y dale a reírse.  De esta actitud, a continuación, con el tiempo, algunos estudiosos deducen, con algo de imaginación,  que existía entre padre e hijo, entre Noé y Cam, algo raro. Un cariño especial...algo poco natural.
¿La primera pareja gay? Bueno, en fin, no sé.
 Leí en alguna parte. ¿Quién sabe dónde? Y así lo reporto.
Aun que, entre los hombres, las mujeres y los animales  había un poco de todo, de todo tipo, como también hoy en día. Los otros dos hermanos, sin embargo, gay o no gay, temerosos de Dios y respetuosos de su padre, lo cubrieron a la buena  con mantas... y esperaron a que pasara la resaca.
 Y cuando la resaca pasó, ocurrió algo  insólito.  
 El viejo Noé, en lugar de pedir disculpas a su esposa e hijos por el comportamiento ridículo,  ¿saben que hizo? Se mostró ofendidísimo  para la sacrílega falta de respeto del hijo negrito para con su padre.  Y lo echó de la casa. 
 Y el estupefacto Cam, con su esposa negrita también,  con sus hijos e hijas negritas,  no sabemos si con camellos también negritos, recogieron sus macundales y se fueron  por el mundo. Y el majestoso  justo Noé,  gran Patriarca, levantando las manos al cielo, los maldecirá para siempre: a Cam, a sus hijos,  a los hijos de los hijos para toda la eternidad y que sean  siervos e esclavos de los otros hermanos, los blancos, y de los hijos e los hijos de los hijos.   
Y así, con este generoso acto de venganza irracional, comenzó, autorizó  y se legalizó el tráfico de negros en el mundo. 
 Comenzó la historia de la esclavitud  para los maldecidos descendientes negros de Cam.
 Y pasa el tiempo...


No hay comentarios: