28 feb. 2015

2ª EDICION ESPAÑOL- 2/100 ADAN Y EVA

2 /100                     ADAN Y  EVA.

Año de la Creación: el -5872?    El año de Pitecántropos?
                  ¿Algunos millones de años antes?  


  

  Pero ¿con quién? Con Eva o Lilith? 
 Quien era esta  señora o señorita Lilith o Lillit o Lillith? Ante todo recordemos que  no se puede dar una fecha determinada, por falta de un certificado de nacimiento. ¿Quizás  el 4004 a.C.? ¿Quizás  el 4700? O incluso el año exacto de 5872 a.C.?  Los grandes expertos no están de acuerdo. Todo el mundo dice que tiene razón. El   Pentateuco Hebreo dice una cosa. El  Pentateuco Samaritano, dice otra. La Septuaginta jura en otra fecha.  Y eso sin contar las siempre presentes Babilonios  que de cuentas sí, sabían;  ni  a  los Sumerios y a  los Vedas de la India, para no complicaros demasiado la  la vida.  ¿Quién sabe un día  encontraremos un hermoso cadáver bien conservado en el hielo y tal vez sea del mismo Adán. Haremos el A.D.N. 
O quizás con un solo pelo, ya que tenia tantos, podremos clonar otro Adán y preguntaremos cuál es su fecha de nacimiento para cantar la canción de cumpleaños feliz, aunque tal vez nunca podamos  encontrar todas las velitas que se necesitarían.
Y puesto que él,  inducido  por la esposa, muy curiosa y desobediente, se comió el fruto del conocimiento, ahora  ya sabrá  todo, y puede responder fácilmente a nuestras preguntas  ansiosas y  nuestras dudas desaparecerán.
Y ¡que se jodan los expertos! 
 De todos modos, se sepa o no el año exacto de la creación, algunos cientos de miles de  años antes o unos pocos cientos de miles de años después, ¿qué  importa?
El hecho importante es que la primera esposa de Adán  era la casi desconocida Lillit o Lilith o Lilit.

 "Pero ¿cómo es posible? Siempre preguntará el curioso lector,
¿No era Eva la esposa de Adán?


Lo siento, pero tengo que decir que no. De hecho, cierta   literatura rabínica, a la cual tenemos que dar  un cierto peso, habla de Lilith como de la primera esposa de Adán; y entra en  estos detalles: parece que Jehová haya creado antes Adán y después a Lilith, casi  inmediatamente  y con el mismo material; y con la idea de que ellos vivieran juntos y felices para siempre con los mismos derechos y deberes. (Aunque, sin embargo, para ser precisos, hay que aclarar que el "material" reservado para Lilith no era de la misma  calidad que la de Adam, sino  un poco contaminado. Vayas a saber por qué.  Quizás por el machismo  que así  aparece desde el mismo momento de la creación.)

             Así que la primera mujer, Lilith, no sería la famosa nacida de la costilla de Adán y entonces formante  parte de él y, por tanto, sometida a él; sino  una mujer hermosa con los mismos derechos del hombre, emancipada,  una   especies de  feministas sufragistas ante litteram.   Y estos derechos se los reclamó, y cómo;  y hasta  en las relaciones conyugales íntimas. Así que nuestra Lilith, emancipada, según algunos  estudiosos de la literatura rabínica, no aceptaba tampoco  estar "sujeta" al hombre,  ni siquiera en el momento del coito. Nada  de incubus,  nada e succubus sino igual  para los dos,   una vez arriba uno  y otra vez la otra. Sin  ninguna sumisión a la  "misionero", como muchos años después ridiculizarán hasta las mujeres de la Melanesia con los pastores protestantes. Tampoco aceptando que  Adán diera sus órdenes por una supuesta autoridad que le llegaría de Dios, como jefe de familia.

 Dios nos hizo igual y no veo por qué tengo que estar sumisa a ti!

              Tal vez Lilith  tenía razón. Pero Adán consideró estas afirmaciones suyas  como una ofensa imperdonable, una falta de respeto intolerable. Los textos sagrados no hablan de eso, no entran en esos detalles. Siempre fueron escritos por hombres.

               Si a consecuencia de estas reclamaciones sindicales  Adán le haya dado una buena  bofetada, como tal vez  habría  merecido por su insolencia, nadie lo sabe. Lo que es seguro es que los dos se separaron. Algunos dicen que Lilith se marchó furiosa, dando un portazo. Otros  dicen que Adán la tiró fuera de la casa:

 "Déjame en paz. Prefiero estar solo y no con una neurasténica”. Cualquiera sea la razón, parece que Lilith haya  empezado a dar vueltas y vueltas  en la Península Arábiga.  Pero, seamos francos, una mujer hermosa, sola, emancipada, que se toma sus paseítos  en la Península Arábiga... ¿que  podría suceder? Sucedió que conoció, y esta vez justo en el sentido bíblico, "conoció"  un número infinito de seres.   Dijeron "demonios", pero del género masculino y con estos señores  empezó a estar muy ocupada. Y nacieron tantos lindos bebés que se llamaron  Lilim.
¿Y Adán?

 Pobre Adam, sabemos como somos nosotros pobres hombres. A veces las  reprochamos, a veces discutimos, otras veces tal vez incluso peor...A veces nos caemos a palizas...pero... tú sabes... bueno, no podemos vivir sin ellas.
Así que nuestro Adán estaba solo, sin compañía. Es cierto que había el  perro, el  fiel Fido, mirándole con sus ojos buenos y ciertamente  compadeciéndose  de él. Claro, había también   perritos y las otras chicas de otros animales; Adam, desesperado, intentó también con ellas (siempre de acuerdo con alguna literatura rabínica), pero no estaba muy a gusto.  Entonces Adán finalmente se dirigió Jehová:
 ¡Estoy cansado de estar solo! También quiero una pareja que sea como yo.... Tal vez sólo con  una pequeña diferencia... estoy cansado de hacer el amor con cabritas,  ¡inclusive si son coquetas!
Entonces Dios entendió, por fin, que había hecho algo mal.  Había cometido un error.  El primer error de Dios.  ¿El único error?

Como Eterno Soltero y con un cierto sentido de culpa Dios entendió que Adán necesitaba a una mujer. Y quiso que fuera muy  bella, un ser muy especial, la más bella creación del universo
.....  "Et Dieu... créa la femme"   ¡Y Dios creó a la mujer!  A la novia, a la esposa, a la amiga, a la hermana, a la amante, a la madre de los hijos.  Y para tratar de compensar su error inicial le regaló a Adán  esa belleza por los siglos de los siglos. 
 Haz de ella lo que tú quieres.   ¿Le habrá dicho así?
 Y nada de  igualdad de derechos y deberes,  ya que ese criterio no había funcionado. 

 Así que Dios, como Jano bifronte en su dúplice aspecto, como  Yahvé y como Allah ,   o sea según la Biblia y  según el Corán, aprovechando el famoso sueño inducido de Adán, no sabemos si con anestesia o sin anestesia....y...voilà... se salió la famosa costilla y apareció esa maravilla.
Sometida   a nosotros  los hombres, para contentar a Adán;   y  Adán se lo creerá, siempre. 
Pero  que en la realidad será la dueña de nuestros destinos, y eso Eva  lo intuyó, siempre.

Bueno.
  Si vamos a ver ahora lo que la literatura coránica dice sobre estos hechos, muy importantes,   vamos a encontrar una gran cantidad de similitudes, pero también muchas diferencias con la rabínica. No importa. Sabemos que el misterio de lo sagrado aumenta  lo sugestivo.
 
Vamos a ver lo que dice la literatura coránica.

 Después de las famosas comilonas  de manzanas, echados ya  por  los ángeles del Misericordioso, nuestro Adán cayó en Sarandib, o sea en  Skri Lanka o Ceilán, como se llama ahora; y nuestra Eva, la tentadora y  pecaminosa, cayó en  Yedda, en Arabia. Un poco lejos el uno de la  otra. De hecho, según la literatura coránica, fue necesaria la belleza de 200 años para volver a encontrarse.  Pero se encontraron.  Y de acuerdo con las órdenes recibidas desde el  Misericordioso -- Allah siempre será el Misericordioso, el Infalible  --  comenzaron  a hacer ciertas cositas  que probablemente les faltaban a ellos en el Paraíso.  Y los primeros hijos nacieron, los primeros hombres y mujeres, con  ombligo. El famoso Caín y Abel. Sí, sin duda con el  ombligo  porque Adán y Eva no lo  tenían, por supuesto. Y el famoso Caín y Abel nacieron, cada uno de ellos, con su hermana gemela, y así se explica cómo  finalmente comenzó a poblarse el mundo y que el incesto fue al comienzo de la civilización. Pero el tercer nacido, Set,   será el único de los tres hijos varones  que nació  sin hermana gemela. Se dedicó a ser sacerdote y a la masturbación. Me parece más que justo. Quizás los fanáticos del celibato entre sacerdotes de hoy en día se remonten a tiempos tan lejanos y quizás pasaditos de moda.
 Después de estos tres partos iniciales -- continúa aclarando la literatura coránica -- nuestra Eva tuvo otros veinte nacimientos de gemelos, macho y hembrita. Y el vigoroso Adam, ya desatado, tuvo la belleza de 40.000 bebés entre  machitos y hembritas.  Si nos preguntamos cómo fue posible, deberíamos admitir que ese viejo libidinoso de Adán  tenía que revolcarse también con sus hijitas, hermanas-esposas  de sus hijos.   Y murió, una vez cumplida su tarea de progenitor incestuoso y adúltero, a la tierna edad de 930 años.

 ¿Hay diferencia entre las dos literaturas? ¿Entre el Corán y la Biblia?  El Corán no habla de Lilith.
 
¿Semejanzas? Ni el Corán ni la Biblia   nos dan el nombre de ninguna de las hijas, ni siquiera uno. Sin nombre.

Y así fue como las injusticias contra las mujeres comenzaron en  fecha muy antigua. Ignorándolas completamente.




No hay comentarios: