23 jun. 2013

l.- Personajes .- 36/ 54 VARIOS MESIAS


                         


                          LOS  MESIAS  

Los judíos son un pueblo que durante siglos  han tenido crisis. Los  periodos de crisis han producido  el nacimiento de  periodos mesiánicos.  Y los  personajes mesiánicos  fueron muchos y cristalizaron en sus personas los anhelitos de liberación  política o económica o la que fuera, máxime entre los pobres,  los débiles y lo menos afortunados.  Se ha tratado en la mayoría de los casos de  individuos  que por un motivo u otro comenzaron a creer en la realidad de su misión divina;  a menudo esa convicción los ha llevado a fines violentos. Se trata  de personas fuera de lo común, con un gran carisma, inteligentes y quizás ligeramente alocadas.  Pero, a pesar de no concretar  los resultados anhelados lograron despertar la imaginación y las más fervientes expectativas de liberación.
Aquí van algunos de ellos:

1)      Ya  hemos hablado de la figura semi mítica de Simón Bar Kojba, jefe militar que con el aval de un muy estimado Rabin, Akiba,   y de una multitud de gentes logró mantener en jaque nada menos que el imperio Romano, el más grande de la época, durante casi tres  años. Y su cabeza terminó,  horrendo regalo,  frente a los ojos del Emperador Adriano. 

2)      Y en Creta apareció  cierto Moisés (otro Moisés, no el de los XII mandamientos)   que ansió emular  y  hasta superar su  grande homónimo por lo menos en la intención de cruzar a pié no el mar Rojo, sino  nada menos que el Mar Mediterráneo. Sus partidarios todavía deben de estar allí en esa playa, esperándolo.

         3)      En ocasión de las Cruzadas, se dieron Mesías como flores en el desierto, pero a todos los superó David Alroy, al tiempo de la segunda Cruzada, la de la bella Leonora de Aquitania.  Había  nacido en Kurdistan.

     4)     En el siglo XIII apareció Abraham ben Samuel Abulafia, nacido en Zaragoza, en la época de oro de España-Andalucía. Fue un tipazo  simpático, muy culto, excéntrico y muy aventurero: estudió filosofía, ciencia y medicina. En tiempos de ocio estudiaba la Cábala para transformarla en Nueva Cábala adaptada a los nuevos tiempos. Poco a poco conseguía adeptos. Un buen día se fue a Sicilia donde aseguró que  había tenido una entrevista con Dios, nada menos. Quizás convencido o quizás no convencido de su misión,  tuvo la osadía de tratar de convencer al Judaísmo nada menos que el Papa Nicolás III.  Por suerte la muerte por infarto del Papa comilón lo salvó de la hoguera ya preparada para él. El pobre Papa Nicolás III no fue una gran cosa, ni como hombre ni como Papa; no fue  elegido  por sus méritos  sino por pertenecer a la poderosísima familia romana de los Orsini y a eso se  debe que  el Espíritu Santo, quizás distraído,  se haya posado sobre él indicando el futuro Papa al momento del Consistorio. Dante, el gran poeta cascarrabias, en su Infierno lo metió entre los Simoníacos, porque se afirmaba  que pagó comisiones. Era un pobre diablo, a pesar de ser Papa.  Pero pensar de convertirlo al judaísmo fue algo atrevido, aún por parte de Abraham Ben Samuel Abulafia, Hebreo de Zaragoza.

     5)      El Decreto de expulsión   y las pésimas  condiciones en que se encontraban los Judíos fue motivo para que  especialmente en España pulularan Mesías prometedores de un destino mejor a los desesperados,  esperanzados y crédulos hijos de Israel.  Las inquietudes  tuvieron un matiz político con David Reubeni al proponer al Papa y al Emperador Carlos V una alianza militar de los Alemanes con el Mundo Cristiano y Judío para derrotar a los Turcos y  recuperar Jerusalén. Después de varias aventuras y entrevistas que lo hicieron famoso en toda Europa, este hombre simpático, enérgico, y cuenta cuentos terminó misérrimamente encarcelado en una prisión de la Santísima Inquisición Española.

6)Debido a las tremendas matanzas de Judíos en la Polonia de mitad del siglo XVII entre los hijos de Israel surgieron esperanzas que apareciera  un Mesia de verdad. Y apareció   Shabtai Tzvi.   Este asceta seguía estrictamente los preceptos de la  Cábala Lurianica.  Sin pestañear afirmó ser el Mesia, el Ungido de Yahvé.    El movimiento mesiánico que produjo fue uno de los más importantes en la historia de los hijos de Israel. Había nacido  en Turquía, estudiado  Cabala y Talmud, era muy apuesto y simpático.   Pero a pesar de su cultura y simpatía personal, fue expulsado de Turquía  y viajó  por varios años entre Egipto, Tracia, Palestina y Grecia. Su vida cambió cuando el sabio hebreo Natham de Gaza lo convenció que era el verdadero Mesia. Se lo creyó él también y muchos correligionarias en Palestina y en la Diáspora. Por fin fue encarcelado por los Turcos quienes les ofrecieron la alternativa de convertirse espontáneamente al Islam o la muerte. Se convirtió al Islam pero se murió igual: exiliado, parece en Montenegro, entre las cabras. 

 7) Y otros "Mesias"   los hemos tenido y los seguimos teniendo hasta hoy en día.  Aún  que ya no auspician eventos de liberación que se basen en la voluntad divina porque,  por buena o mala suerte, las religiones están cayendo en ligero desuso, sigue habiendo personajes en la política que se auto definen enviados de no se sabe quien, y sigue habiendo gentes que los van  escuchando  e idolatrando embelesados. 

14 jun. 2013

L.- Personajes.- 34/ 54 MAIMONIDES


                         
                MAIMONIDES

Con las destrucciones, muertes, exilios y deportaciones, del año 135 d.C. con el Emperador Adriano comenzó la verdadera Diáspora de los hijos de Israel. Buena parte se fueron a reforzar la ya existente población hebraica en Babilonia, otros  se fueron a Egipto, a Italia, Francia, Grecia, España, Asia Menor, Península Arábiga. Y en estos países fueron aceptados, o tolerados, o perseguidos según los tiempos y los humores de las gentes y sus gobernantes. En España fueron enemigos de los cristianos Visigodos en los siglos V y VI,  pero amigos y colaboradores con los primeros árabes y llegaron a su   Edad de Oro en la España de los Almorávides. Sin embargo con los sucesivos y  mas primitivos y fanáticos Almohadas-Beréberes tuvieron   problemas de convivencias que obligaron a muchos  Israelitas a  emigrar  o aparentar conversión al Islam. Así sucedió con Maimónides, mas o menos del año 1100: mil años después de la caída del Templo.
Maimónides era judío, sin duda. Nació en Málaga, España, aun que seria mas correcto decir en Al Andaluz, versión árabe de Vandaluz, en recuerdo de la anterior  ocupación de los Vándalos en la Península Ibérica.
 Pertenecía a una familia de Rabinos  pero a la edad de 13 años el joven Maimónides con la familia tuvieron que  fingir su conversión al Islam por el fanatismo de los neófitas musulmanes. Y si el gran Maimónides fingió convertirse a otra religión para salvar su vida, porque no tendrían que seguir su ejemplo  tres siglos después los  pobres judíos  “normales” objetos de las atenciones de  los Reyes Católicos? ¿ y los otros miles de judíos en casi toda Europa  en el curso de los siglos venideros? Uno de los maestros  y amigo de Maimónides fue el grande Averroé, árabe, de raza semita también, pero de religión musulmana, nacido en Córdoba, gran filósofo, medico y jurista quien hasta vivió un tiempo como huésped en la casa de Maimónides. Y es interesante  notar como la cultura verdadera pueda unir  a  personas  con  apartenencia a grupos étnicos o religiosos diferentes. Debido al perseverar de las  persecuciones de los Almohadas, Maimónides emigró a Egipto,  y con  el tiempo se transformó en medico de Saladino, el Gran Saladino, el Gran Visir que fue  generoso Caballero para unos y gran Satán para otros.
           La fama de Maimónides en Europa se debe mas que  todo  a la filosofía. A pesar de   su fuerte oposición al misticismo y a la cabala,    sus correligionarios lo consideraron  una eminencia: ”de Moisés a Moisés no hubo otro Moisés”, decían. Pero eso no impidió que fuera considerado hereje  por algunos judíos de grupos conservadores. 
 Como medico   fue excelente y su  plegaria a Dios es un modelo  inclusive para hoy en día.
           “” Dios, llena  mi alma de amor por el arte ( de la medicina) y por todas las criaturas. Aparta de mi la tentación de que la sed de lucro y la búsqueda de la gloria  me influencien en el ejercicio de mi profesión. Sostén la fuerza de mi corazón para que esté siempre dispuesto  a servir al pobre y al rico, al amigo o al enemigo, al justo o al injusto. Haz que no vea mas que al hombre en aquel que sufre.  Haz que mi espíritu permanezca claro en toda circunstancias: pues grande y sublime es la ciencia que tiene por objeto conservar la salud y la vida de todas las criaturas.   Haz que mis enfermos tengan confianza en mi y en mi arte y que sigan  mis consejos y prescripciones.            Aleja de  sus lechos a los charlatanes,  al ejercito de parientes con sus mil consejos y a los vigilantes que siempre lo saben todo: es una casta peligrosa que hace fracasar por vanidad las mejores intenciones. Concédeme, Dios mío, indulgencia y paciencia con los enfermos obstinados y groseros.
Haz que sea  moderado en todo pero insaciable en mi amor por la ciencia.
Aleja de mi la idea de que lo puedo todo.
 Dame la fuerza, la voluntad y la oportunidad de ampliar cada vez mas mis conoimientos a fin de que pueda procurar mejores beneficios a quienes  sufren.
           Amen,
           Moisés Ben-Maimónides, el Español  “”
          

            Pero Maimónides no tuvo fama solamente como medico  sino que fue el pensador judío cordobés de más altura, más universal y de mayor influencia en la filosofía. Su obra es amplia y variada, con escritos en árabe y en hebreo; tratados no solamente de medicinas sino  escritos teológicos y filosóficos. Con Maimónides llega el pensamiento judío a su máximo esplendor. La comunidad judía lo nombró nagid, o sea  jefe. 
Se cuenta que su padre, el padre de Maimónides, rabino y estudioso, no quería casarse para no distraerse de su empeño a estudiar la palabra de Dios.   Pero un día, en el jardín, le apareció la figura u oyó la voz del profeta Elías quien le profetizó que su futuro hijo seria faro de sabiduría para el pueblo de Israel . Que esto sea cierto, o que en el jardín le haya aparecido al serio y estudioso  papá Maimónides  la bella  y joven y quizás coqueta  hija del carnicero de Córdoba, su vecino, para inducirlo a cambiar de opinan,  esto no se sabe. Y es mejor evitar de averiguarlo. Lo que se sabe es que papá  Maimónides se casó con la hija  del carnicero de Córdoba, según instrucciones del Profeta  Elías. Del amor con la hija del carnicero nació ese  hijo verdaderamente famoso. 
           Tanta fue su fama, en todos los campos,  que cuando, por los cursos y recursos de la historia y disfrazado de Árabe tuvo que servir al Saladino,  Maimónides se vio obligado a escribir también  un tratado sobre la impotencia masculina y la manera de vencerla.  Tratado que fue muy consultado en la Edad Media, en todo los ambientes, religiosos o no religiosos y de cualquier religión y casi siempre a hurtadillas; en los píos monasterios  ese tratado se escondía, se ocultaba en las partes de arriba de las bibliotecas, juntos con la comedia de Aristóteles y otros volúmenes considerados peligrosos para la lectura. Se llamaban “apócrifos”. Palabra griega para indicar, en origen,  algo oculto, reservado a los iluminados.

Maimónides  nunca fue muy orgulloso de ese tratado erótico sensual. Pero  ese fue  un   motivo de acrecentar su fama, inclusive en los países cristianos. Ciertas preocupaciones  acercan mucho a los machitos asustados quienes en este caso les restan importancia a las  diferencias raciales y religiosas.




6 jun. 2013

L.- Personajes.- 33/ 54 MAROCIA Y LA PAPISA JUANA


            M A R O Z I A     O    M A R O C I A
                      Y    L A   P A P I S A    J U A N A     

                  Hablaremos ahora de Marocia, bellísima, rubísima e intrigante  noble dama de la aristocracia romana. Estamos alrededor  del año 900.
Y aquí debemos hacer un par de consideraciones  para entender mejor al personaje.
Primera consideración.
Los pueblos mediterráneos desde tiempísimo han tenido una atracción muy especial por los rubios. Mejor si dijera  por las rubias.  También el poeta cascarrabias   ese que a menudo suelo citar y que según dicen es el mayor poeta italiano, el Dante famoso, también ese escribió, a propósito de un cierto personaje: “Rubio, era, y bello y de gentil apariencia…. “ Por qué ese complejo para con los cabellos de oro?  Indudablemente no porque las rubias sean objetivamente más atractivas  de  aquellas maravillosas  “razas “mezcladas que son las mulatas  con ojos verdes y cuerpos ondulantes, como en el sensualísimo Caribe.  No, no es por eso.
Se debe sencillamente a que desde la caída del Imperio Romano y por muchísimos siglos,  los nobles, de origen germánico, eran las nuevas  clases dominantes. Eran todos pueblos o tribus germánicas en el sentido más amplio, naturalmente: Érulos, Godos, Ostrogodos, Visigodos, Longobardos, Francos, Suabos , Vándalos.  Gente del Norte, en fin, y por lo tantos rubios. Los italianos, los españoles, los mediterráneos, pues, en los tiempos de los Romanos, eran de cabellos oscuros, de ojos  oscuros, cabello ondulado y casi rizado.  De cuerpos relativamente bajos,   consideraban casi gigantes a los altos Celtas y a los Germánicos. Y vemos  esos tipos mediterráneos muy bien representados  hoy en día  en ciertas pinturas o frescos antiguos, de Pompeya, por ejemplo, donde las caras de los personajes no tenían nada  que ver   con los rubios del Norte de Europa que llegaron más tarde. Lo mismo sucedió en Grecia, a propósito de los Pelásgicos, anteriores a las invasiones de Aqueos y  Dorios:   los Rubios Aqueos, los llamaría Homero. Los héroes de la Ilíada y de la Odisea eran  rubios.   Los dioses del Olimpo  eran rubios. Afrodita, Atenas, Febo, Ares,  todos rubios. El único de cabello oscuro era el pobre Héfeso , cornudo marido de Afrodita y fundidor en las entrañas del Volcán Etna.
¿De dónde vienen los  rubios? Del norte, obviamente, donde la melanina se combina  para producir reacciones adaptadas a la menor fuerza de los rayos del sol.
Por designios inescrutables, que harían la felicidad del  Adolfito de buena memoria, esos pueblos del Norte siempre han dominado con las armas a los pueblos del sur. Los así llamados Arios invadieron los países que hoy en día son la India. Los rubios Aqueos invadieron a Grecia. Los alemanes de varias familias  invadieron el Imperio Romano. Los rubios Visigodos dominaron a España y sus poblaciones ibero – romanas. Los conquistadores rubios son  entonces los que  comienzan a mandar. Fueron ellos que en la Europa medieval se transforman en condes, marqueses, duques, príncipes, reyes. Así que en la cotidianeidad medieval, el rubio comienza a ser sinónimo del  Señor, del Noble, del Amo, del Poderoso y por ende del  Bello.  Al cual hay que obedecer.
Y Marocia, nuestra  querida Marocia  era noble dama romana, sin duda: pero en su sangre corría la sangre de los Longobardos, de los rubios  amos. Y por lo tanto ella era de cabellos de oro. Y el pueblo  de Roma, el pueblillo de cabellos oscuros, ya había perdido en siglos de dominación extranjeras las características típicas de los aristocráticos Senadores Romanos, de antigua estirpe: el otrora orgulloso Populus Romanus se había transformado en plebe romana; y   deferente  con  el rubio.  La historia nos enseña que  al extranjero dominante se le odia, pero también se le quiere  imitar y se le admira.  Así como ahora, en la mestiza América casi todas  las mamás están contentas si le nace una hija “blanca”: cuántas  señoras suramericanas conozco yo que llaman a sus hijitas  “Blanca o Blanquita” !  Y ninguna, que yo sepa, que la haya llamado “Negra o Negrita”.
Segunda consideración: los tiempos en que vivió Marocia.
En aquella época no existía Amnistía Internacional  ni el Tribunal Internacional de La Haya. Y cada uno hacía lo que más le venía en gana. Mas que ahora.  Las necesarísimas e importantes leyes de Roma no existían mas,  se estaban formando las nuevas leyes, mezclas de las germánicas con las latinas.
¿Cómo era Roma en aquel entonces? ¿En el año 9oo después de Cristo?
 Roma era una vergüenza. 
Vergüenza el pueblo que  se había reducido a vivir de limosnas; vergüenza los curas, siempre  demasiado numerosos  en Roma y  que se engordaban con los testamentos; vergüenza los Papas, quienes se enriquecían con las donaciones; vergüenza los nobles que vivían de rentas y  cuyas pocas gotas de sangre romana  ya envilecida lograba  envilecer también a la nueva vigorosa sangre germánica.
 Roma era toda una gran vergüenza. Nunca, en la historia, se había envilecido tanto ni se envilecerá, y nunca el Papado había sido tan soez ni había caído en tan vergonzosas infamias como en aquel período infeliz.  ¿Queremos dar un vistazo a aquella Roma papal, clerical, facciosa, corrupta y  holgazana de alrededor del año 900 ?  Este fue el periodo  “feliz” del Papado que el Cardenal César Baronio,  del siglo XVI, llamó el  siglo de la pornocracia romana.
Los que mandaban en Roma eran las nobles familias romanas – longobardas:   los Túscolo y de los Crescenzi. Se casaban entre ellos y se peleaban entre ellos y en la silla de Pedro colocaban a quien les daba la gana.  Es de aquel periodo el proceso más ignominioso de la historia. Peor que los procesos a las brujas, en siglos siguientes, peor que los procesos de Stalín:
Se llegó al extremo de procesar a un muerto.
 Agarraron el cadáver del imputado, lo pusieron a sentarse en un banquillo de Tribunal y debido a que ya estaba muerto, no pudiendo matarlo mas. Se limitaron a cortarles tres dedos, y a decapitarlo.  Y después la plebe de Roma, naturalmente  azuzada, lo tiró al  histórico río Tiber.
Bueno, hasta acá era una infamia, pero solamente una infamia.    Lo que fue mas grave, gravísimo, era que el procesado era un Papa: Papa Formoso. Por macabra ironía, al momento del proceso  el cadáver  exhumado  y  maloliente  fue  vestido con todos los paramentos sagrados , sentado en una silla que imitaba el Trono de San Pedro. Le cortaron  los tres dedos  que usan los Papas para impartir su Apostólica Bendición.
La facción política en el poder en aquel momento  quiso  ese proceso   y para  procesar al cadáver del  ex Papa Formoso se dirigieron al hijo de otro sacerdote católico. Este hijo de  cura católico  era nada menos  que el sucesor de Papa Formoso, otro sucesor de Pedro: el obediente Papa Esteban VI quien también terminó sus días felizmente asesinado.  Sucesivamente vino  otro Papa, Juan IX nacido en Tívoli, pero de sangre completamente germánica y que, con  agudeza jurídica, declaró nulo el anterior proceso  a un muerto.  Papa Formoso fue por lo tanto rehabilitado y los pobres huesos, esparcidos en la orilla del río Tiber,  fueron más o menos  recogidos y regresaron otra vez al Vaticano.  A su paso, en medio de las letanías de rigor, las estatuas de los Santos doblaron  sus cabezas, en signo de reverencia y respeto. Esto, según los Libros Pontificales.
Y aquí, en aquel berengenal de intrigas y de confabulaciones  siempre a la sombra de la Cruz, aparece Marocia. 
Esta joven aristocrática  y bellísima  romana de origen germánico, en un momento determinado se casa   con Alberico,  noble romano  y a los reglamentarios  nueve meses tuvo un hijo.   Pero el hijo no  era  del recién casado marido, siguiendo las tradiciones, sino de otro tipo que se llamaba Sergio.
Bueno. Al fin era solamente un caso de adulterio.
Pero resulta que el tal Sergio ese no era un Sergio cualquiera sino era Papa Sergio III,  de la familia Túscolo.
Este Papa Sergio indudablemente se cubrió de gloria por su victoria contra los Sarracenos que infestaban  las cercanías de la Sagrada Roma; pero se cubrió de otra tanta gloria, una especie de primado Guinnes, porque fue el único Papa que fue papá de otro Papa, o sea del hijo que tuvo con Marocia y que bautizaron Juan  : chico excepcional porque   con el tiempo se transformará en Papa, Papa Juan XI. Y será elegido Papa a la veneranda edad de once años. Otro primado Guinnes por una carrera fulminante.
Regresamos a Marocia.

Su primer marido, el cornudo Alberico, de repente se muere. Y entonces Marocia, que bien sabía cómo administrar sus más íntimos encantos, decide casarse con cierto Guido de Toscana que era el hermano – bastardo , me parece recordar -  de aquel  Hugo de Provenza que se transformará en Rey de Italia, con  ceremonia en Pavía, coronado con la Corona de Hierro de Teodolinda, hecha, la corona, con un clavo de la Cruz de Cristo.
Mientras tanto  llega a la escena Papa Juan X, nombrado por Teodora, enamoradísima de él. Y ¿quién era esa Teodora ? Nada menos que la sensual madre de la sensualísima Marocia.
 Madre e hija amantes de Papas: linda familia cristiana.
 Pero  el hecho que este Señor Papa  fuera amante de su madre no impidió a Marocia   en un momento determinado  de meterlo en la cárcel. ¿Motivos? Rivalidades políticas.
 Pero Marocia era una dama de la alta aristocracia  y no hubiera sido elegante mandarlo a matar.
No hizo nada ni en contra ni a favor del Santo Papa.
 Tampoco le dio de comer y dejó que tranquilamente se muriera de hambre. 
Así que en Roma Santa, como se decía entonces,  se acrecentó el poder de Marocia quien, ya sin oposiciones, ni dentro ni fuera de la Curia, era prácticamente una Papisa. Y con o sin la ayuda del Espíritu Santo fue ella quien en los sucesivos Cónclaves de los Cardenales eligió la bicoca  de tres Papas: León VI, Esteban VII y naturalmente  su hijo  con todavía acné juvenil en su carita de adolescente, con el nombre de Papa  Juan XI. Y siendo  puro de alma, la mamá lo nombró su confesor personal.
Pero no se termina aquí  la historia. La telenovela continúa. Pasan unos meses y se muere también Guido de Toscana, el segundo marido de Marocia. De qué, no se sabe.
Entonces la  impredecible Marocia dirige la mirada  ávida a su cuñado, al hermano del marido muerto;  hacia  aquel  Hugo de Provenza que había conocido y casi seducido años atrás y quién mientras tanto había hecho una linda carrera en Pavía, coronándose Rey de Italia con la Santísima Corona de Hierro de Teodolinda como hemos dicho antes. Siendo  una mujer decidida, Marocia le propuso matrimonio sin  muchos rodeos, ofreciéndole en dote la ciudad de Roma, la Iglesia de San Pedro, los Muros Vaticanos, la Curia Romana y los futuros papas.
Hugo dijo que sí.
 Y se fue a Roma, para contraer las Santas Nupcias. 
 Hugo encontró  a Marocia vestida como una reina, llena de gemas y de sedas. Pero  le había llegado la menopausia, pobre Marocia; y Hugo de Provenza, quien no tenía espejos para mirarse a sí mismo, la encontró  envejecida y gordita. La belleza fulgurante de la juventud de Marocia se había desvanecido completamente a pesar de las bendiciones de tantos Papas. Así que Hugo, patán al fin, comenzó a tratarla mal y a tratar mal también al hijo de Marocia;  el que ella había tenido,  "oficialmente" , con su primer marido Alberico y que se llamaba Alberico también, para confundirnos mas las ideas.
 Y un buen  día Hugo de Provenza, con o sin la Corona de Hierro y con o sin razón, le dio una terrible bofetada a ese joven Alberico.
¡Imaginarse!
 Alberico tenía su carácter. ¿Lo heredó de su padre oficial el noble Alberico? o de su padre natural, el Papa Sergio? Sea como fuera,  se consideró sumamente  ultrajado, él,  el pimpollo romano de ascendencia germánica, por ese  Provenzal, francés,  advenedizo.  Se olvidó de ofrecer la otra mejilla, juró vengarse, azuzó la plebe romana hablándole con el más convincente acento romanesco.
 "Fuera el extranjero. Yankee go home." 
 El pobre Hugo valientemente se fugó.  Nunca se supo qué le pasó a mamá  Marocia. 
 Alberico proclamó  la República.
Sí, el resentido Alberico, por una mansalva a su bello rostro,  exilió a los Papas. Y fundó la República Romana. La primera  República Romana después de tantos siglos.
Sin embargo no terminaron las vicisitudes de Marocia,  que de la historia pasó a la leyenda.  Después de algún tiempo se comenzó a decir que  en Solio de San Pedro se había sentado una mujer: la Papisa Juana 
Algunos historiadores confirmaron la existencia de este Papa – Mujer, la Papisa Juana,  quien  parió en una calle romana y  terminó lapidada por la plebe enfurecida por el sacrilegio.  Enea Silvio Piccolómini, una gran hombre, estudioso y verdaderamente un gran Papa, Pío II,  demostró que lo de la Papisa Juana era toda fantasía popular. 
Pero los Protestantes, afectos siempre por la libido de las protestas como ciertas  izquierdas trasnochadas  de hoy en día,  los Protestantes, decía, siempre   confabulándose con tal de denigrar a los Romanos, antiguos, medioevales o contemporáneos, exhumaron  este fábula, en mala fe, sabiendo que no era cierta.
 Sin embargo  quizás y en cierto sentido algo de verdad había.
  En  realidad nuestra Marocia tuvo  el poder de una Papisa y el nombre de Papisa Juana, nacido en la fábula, probablemente viene   del hijo de doce años, el Papa Juan XI, porque el verdadero Papa era ella: la Papisa Juana.

De acuerdo a la Leyenda de Marocia, se dijo que la Iglesia Católica, para estar segura de que el elegido al Solio de San Pedro fuera un hombre, varón, macho, con todos los atributos de Adán, antes de confirmar  la elección del Papa, había que recurrir a una Inspección” in corpore”;  o sea el Candidato tenía que sentarse en una silla perforada ad hoc.   Un eclesiástico era el encargado de verificar a la vista y al tacto los atributos viriles del elegido, no importando la edad. Se metía por debajo de la silla, miraba para arriba y después de verificada y palpada  la existencia de ese detalle, de esos dos detalles, pardon,  tenía que exclamar, en voz alta, clara,  que oyeran todos los prelados presentes: DUOS HABET ET BENE PENDIENTES. Después de lo cual la Paloma del Espíritu Santo descendía tranquilizada sobre el Santo Padre.
Y desde entonces parece  que nació el dicho: ¡…y que tiene las bolas bien puestas!