28 sept. 2012

Post Nº 4/8...-W.Churchill. La Esposa de Churchill


Post Nº 4/8… W.Churchill.-  CLEMENTINE HOZIER.
                                            La esposa de Winston Churchill




Los Novios Winston y Clementine
Considerado el ambientito “victoriano” de algunos retoños de la alta sociedad inglesa de la época, se podría decir que la esposa de Winston Churchill, Clementine Hozier, haya sido una persona tranquila y normal.  Indiscutiblemente era muy bella, lo cual, en honor a la verdad, no era un atributo muy normal entre las inglesas de pura raza. Ahora quizás la situación ha cambiado por los frecuentes adulterios que han mejorado el aspecto físico de las inglesas.  Era además muy brillante, la Clementine.  No tenía un centavo, lo cual hace honor a sir Winston Churchill.  Pero por sus ascendencia, si es que era de ella, aparentemente se remontaba a épocas antiguas de la historia de Inglaterra. 
 
Clementine Hozier
 Nació en 1885.  Su mamá fue Lady Blanche Henrietta Ogilvy, segunda esposa de Sir Henry Hozier. Tendremos tiempo en un próximo post de hablar de las "frivolidades" de Lady Blanche. Y de la supuesta esterilidad del presunto padre. Por ahora esto no nos interesa. Solamente asomaremos que Lady Blanche, con su consueta nonchalance,  dijo  una vez que el padre verdadero de Clementine era el apuesto Capitán William George Midleton, formidable jinete.   Sea como sea nuestro Winston Churchill, curado en salud por el “No, thank you…” de la Ethel Barrymore diez años antes, no se apuró mucho en buscar pareja.  Conocerá  socialmente a la Clementina en sus 23 años. Winston tenía 34 y ya era algo conocido como político.  ¿Queremos curiosear algo en la vida de la jovencísima Clementina? A sus 15 años había ido, con la mamá, por supuesto, a pasar unos días al sol, en tierra de Francia. Entre los ingleses que frecuentaban (¡nunca  frecuentar los del continente!), parece que la jovencísima Clementina quedó enamoradísima, muy platónicamente, de un tal Siker, “el hombre más apuesto y atractivo que había visto en su vida". Terminada la vacación en  tierra de Francia se terminó el amor de quinceañera.
 Y a los 18 años se comprometió, en gran secreto, con cierto Sidney Peel, sin consecuencias de ningún tipo.  A los 18 conoció a Winston Churchill. Posiblemente nuestro Winston nunca fue muy apuesto ni atractivo.  How do you do… y nada más. Se volvieron a ver después de cinco años. Y, misterios del amor, quedaron impresionados el uno de la otra.  Petición de mano y Lady Blanche autorizó el matrimonio.  Se casaron. Tuvieron cinco hijos. Conseguí la foto solamente de Sarah, la que fue actriz de cierto renombre.  

Sarah, hija de Churchill, actriz
Durante la Primera y la Segunda Guerras mundiales, ella, Lady Clermentine, participó activamente en actividades de asistencia social.  En el periodo entre guerras, aceptó la invitación de dar un lindo crucero en zonas  de Australia.   Su marido no pudo ir o no quiso. Fue sola y… ay, ay, ay, tuvo un romance con alguien. ¿La culpa? Del ambiente romántico tropical, claro.
De regreso de su viaje  para su casa en Inglaterra trajo una paloma Bali. ¿Regalo para su marido? Desconozco por completo el significado.
Baronesa Clementine Churchill, ya viuda
 En otra ocasión, poco antes de que estallara el segundo conflicto mundial,  ella se encontraba otra vez con  el mismo barco. Pero  una noche escuchó la BBC acusar  violentamente a su marido de querer a toda costa entrar en la guerra contra los  alemanes.  Como ninguno de los presentes defendió la posición de Churchill, ella se ofendió o debió considerarse ofendida, dejó barco y crucero y regresó donde su Winston  en Londres.

 Tuvo con su marido 56 años de matrimonio. 



Con Hijo y Nieto, de etiqueta

 Churchill murió a los noventa,  a pesar de haber fumado puros como loco y bebido coñac y champagne toda su vida y tener siempre bastante  sobrepeso.  Y,  cosa que supe solamente hace poco, cuando se dio cuenta de que le estaban fallando las capacidades cerebrales, le entró la bestia negra, la depresión tremenda que afecta a los grandes cuando se dan cuenta de que ya no son tan grandes y se asemejan siempre mas a los hombres normales.

                                       Fin del Post Nº 4 8…



26 sept. 2012

Post 3 8... W.Churchill--Su mamá Lady Randolf-



Post Nº 3/ 8   Lady Randolf Churchill

                    La  VIUDA ALEGRE, alias Jennie Jeromne, Americna, la madre de Winston Churchill      
                       

   La primera vez en mi vida que en español escuché la frase “ es una mujer de armas tomar”,  fue cuando mi grandísimo amigo  franco alemán,  Her Professor  Peter S.,  la pronunció refiriéndose a Lady  Randolf Churchill. Yo sabía poco de ella, aparte de haber sido la mamá americana de Winston Churchill, el gran mastín, como le definió una vez Stalin. Y efectivamente, después, conociéndola mejor, estuve de acuerdo con la apreciación de mi amigo.
Fue una mujer de armas tomar.

La Bellisima americana , mamá de WinstonChurchill
Se llamaba Jennie Jérome.   Era hija de  Leonard Jérome, americano, que parece cambió su apellido original Jacobson, típico judío. Aquí pido disculpas pero debo salirme del tema por algo que me pesa en el estómago: es suficiente que un tipo sea especial en algo o tenga dinero en cantidad, como el papá de Jennie, que le buscan un antepasado judío.  Así como he leído no sé donde que el papá de Hitler era hijo ilegitimo de un judío facultoso con su sirvienta. Que Delano Roosevelt se llamaba Rosenfelt. Que el apellido original de Stalin, traducido literalmente,  era Hijo de judío.  Que Lenin tenía sangre judía. Que Cristóbal Colon era judío y por eso nunca pagó los 10.000 maravedíes al pobre Rodrigo de Triana que, por venganza, de converso se transformó en musulmán.  Falta ahora que venga alguien a espetarme en la cara que el hijo de dios era judío.
Lady  Randolf Churchill y Lord R. Churchill
 En fin.  Ni sé tampoco  si esas  noticias,  ciertas o no, las propagan los “judíos” o los “no-judíos”. Me parecen todas idioteces y además inútiles.   Lo que sí en cierta forma pienso y creo, que los judíos en general, admitido que existan todavía, tengan un cerebro que funciona mejor: no por ser los supuestos elegidos. Sino por todo lo contario: Por haber sido casi siempre arrinconados, lo cual exige acciones cerebrales, de emergencias, inmediatas, de defensa que tienden a desarrollar más el cerebro. Más un tipo es perseguido, más debe ser rápido de mente.  O sucumbe.  Yo estoy seguro que los “judíos”, en general, los perseguidos,  se hayan  desarrollado más en este sentido.  Así como, en  cierta forma, mutatis mutandi, los sureños de Italia han tenido que mantener más ágiles  cerebros para sobrevivir las incapacidades administrativas de los españoles, ( mientras que la óptima organización  alemana-austriaca requería  eficiencia  y disciplina a los norteños de Italia,   pero menos inventiva), asi mismo el cerebro de la mujer ha tenido que desarrollarse más para poder hacer frente a los siempre más numerosos retos  que empezó  afrontar.
Lady Churchill y Winston chiquito

   Bueno, de sangre judía o cherokee, la Jennie era un estupendo espécimen de mujer. Lo fue durante toda su vida, era bella inclusive poco antes de morir, imaginarse cómo lo sería  a los 19 años.  Y el querido Lord Randolf Churchill, el tercer hijo del Duque de Malborough (el que se fue a la guerra famosa ¿? Rataplán ratapláan…) se quedó embelesado. Tenía 24 años, él. Y ella 20.  Se casaron. ¿Cómo era ella? Bellísima hemos dicho, pero también inteligentísima simpática, coqueta, de mente abierta, abierta de todo. Total que la corte inglesa la aceptó, encantada. Quizás favorablemente divertida. Extravagancias británicas. Fue la primera norteamericana que entró en la  gracia de la vieja Europa. Y también en la del Príncipe de Gales y de tantos otros: el rey Millán de Serbia, el no se qué conde Charles Ritosky, y otras  cabezas menos coronadas. Pareciera chisme hablar de eso, pero, ¿quién tiene el valor de regañar a Venus por sus infidelidades? Si ¡hasta Alejandra la perdonaba y era su amiga! Alejandra de Dinamarca, esposa del Duque y después Rey Eduardo VII. 

Rey Eduardo VII

 Y el merecumbé con el príncipe-rey duró la belleza de tres años. Leí una carta donde el rey le pedía que ella lo recibiera, en su casa, por supuesto, con el elegantísimo y sexy vestido de la gheisa. El  quimono, por supuesto, el que se quitaba “muy fácilmente”. Y eso en la época de la Reina Victoria. Bueno. Pero la americana, la lady Randolf Churchill, siempre tuvo gran aprecio por su marido, aunque cornudísimo, y un enorme cariño a su hijo Winston Churchill, el futuro gran estadista de Inglaterra.  El pobre marido, Lord Randolf, murió joven, a los 45.  No fue de sífilis,  como se rumoreaba. Fue de cáncer en el cerebro: quizás tantos cuernos alteraron la masa encefálica. Pero sea como sea se había  también vuelto impotente. 
2ºmatrimonio con el Lindo Capitan
 
 ¿Qué hacer si un pobre hombre se  vuelve impotente con una bomba así en su cama, como la esposa? No podía no aceptar sus infidelidades.  El las conocía. Posiblemente también el hijo. Seguramente también la corte. Faltaba que los Lores pidiesen "día y hora".  Pero cuando su marido por fin murió,  ella quiso mantener por toda la vida el nombre del marido. Lo respetó siempre. A su manera claro, que era ligeramente suis generis, pero, dado el tipo, lo respetó. Se casó dos veces más, después de enviudar. Y las dos veces con dos personas jóvenes, de la edad de su hijo William. Y nunca, nunca mostró para ellos la dedicación que había mostrado para su marido.  Naturalmente  siguieron  los chismes sobre ella. Que Winston había nacido antes de tiempo;  que cuando se casó ya estaba en estado quien sabe de quién; que su segundo hijo, el hermano de William, del cual  el gran estadista no hablará casi nunca, el John (Jack) Strange Churchill, no era hijo de lord Randolf sino de un irlandés, un tal conde John Stage Joelin.
¿Como trató ella a los hijos? 


La mamá, con Jack y Winston
 Cuando ellos eran pequeños, casi ni los visitaba. Winston, en una escuela no sé donde, quizás en Eton, como se usaba en la aristocracia inglesa, solo, le escribía y escribía que fuera a visitarlo, cosa que raramente ella hacía. Demasiados compromisos  quizás.
 Es obvio que el joven Winston sufrió por eso.
Lord R.Churchill., el papá, ya enfermo
Pero  cuando fueron grandes,  cuando la mamá podía ya tener una  conversación con ellos, sí, entonces se formó una gran amistad entre Winston y su mamá. Más relación entre amigos que entre madre e hijo, pero se respetaban y se querían. Cada uno a su manera. Porque los dos, seamos francos, no eran tipillos tan normales. Y que no  fuera tan normal el comportamiento de la mamá, lo descubrió casualmente el hermano menor de Winston Jake Churchill, el posible hijo de irlandés. (Al que, parece, Winston en una ocasión salvó de no sé qué aguas de no sé qué río donde de muchachos habían ido a pescar, pero que Winston nunca aclaró que se  trataba de su hermanito. Vaya a entender por qué. ¿Lo consideraba hermano bastardo?).
 Bueno. Lo que descubrió con gran asombro el hermano de Wiston, fue que su mamá, la Lady Randolf, había utilizado durante la belleza de 14 años,  para su uso personal, el dinero que el papá Lord Randolf había dejado para los dos hijos.  Ah si… lo necesitaba… eso fue  todo lo que dijo.

LADY RALFOLF CHURCHILL(Jerry Jerome) mamá de Winston y John Strange Jack-- Con el  nieto Peregrine, hijo de  John Strange .
 Pero la Lady Randolf abuelita de Peregrine, seguía siendo una bellísima mujer,  y me costó conseguir una foto de ella, ya en sus postrimerías; pero la conseguí.
Véanla. 

¿Recuerdan el proceso a Frine? ¿La modelo de Praxíteles?

Fue absuelta.


                                                         Fin del Post Nº 3/ 8 .....

20 sept. 2012

Post Nº 2/8...W.Churchill ETHEL BARRYMORE





POST Nº 2/8…Ethel Barrymore. La mujer que le dijo que no a Winston Churchill.


   

ARMITSAR Ciudad Sagrada.





Habíase una vez en una región de la India, por allá, arriba a la izquierda,    en Amritsar, en la región de los  indomables   Sicks,  un jovencito que había nacido en esa  tierra de encantadores de serpientes y su papá era nada menos que el jefe máximo  de la famosa Compañía de las Indias Orientales, la British  East Indian  Company,  la que llevaba a  la dueña del mundo, Inglaterra,  frutas  exóticas, comidas y otro sinfín de riquezas para honor de la muy amada y estimada Reina Victoria y sucesores.
TEMPLO DE ORO. en ARMITSAR.

Y donde - insistirán recordando los fastidiosos anglófobos - en 1919  habrá por parte de los militares de Su Graciosa Majestad Británica la inolvidable masacre que mató a 379  civiles,  hirieron a 1.200 y  movilizó a Gandhi. 

El muchachito  inglés creció, lo mandaron a Oxford, se graduó en derecho y  el papá esperaba que  fuera un gran abogado (barrister).

MAUSICE BARRYMORE ( ex HERBERT BYTE)

Ethel Barrmore a sus 19 años en Londres.
Se llamaba  Herbert  Byte, el joven.  Pero, oh, my God! por  vergüenza de la  familia, el joven inglés conoció en Londres una compañía de actores, por añadidura de las ex colonias en las indias occidentales (los americanos), simpatizó y decidió actuar en el teatro.  Oh… I cant believe it! se dijo su padre atornillandodse el mostacho, cómo es posible que un joven inglés de alcurnia se dedique  a tal  dissolute vocation? Pero el joven Herbert se dedicó y cambió su nombre en Maurice Barrymore para que su papá no se avergonzara de su hijo. Típica actitud de gentleman. El joven fue a Boston, saboreó los famosos Boston Bake Beans, le gustaron y le gustaron también otros tipos de productos “locales”. Se casó con uno de ellos, Georgiana Drew, tambien actriz, dando origen a la estirpe de los futuros famosos Barrymore: Ethel Barrymore, John Barrymore y Lionel Barrymore. Todos personas de teatro y después de cine.  La joven y bella Ethel Barrymore fue  a Londres en un tour artístico cuando tenía 19 años. 

ETHEL EN EL TOUR EN LONDRES

Fue un revoltillo. Parece que gustó muchísimo a los jóvenes ingleses,  entre los cuales se rumoreó estaba en la cola también Winston Churchill, que   le propuso nada menos que bodas y que tenía un solo añito más que ella.  Pero parece que Ethel le dijo que no.  Hizo bien. 
Wilson, en peticion de manos.

Y se casó,  poco después, con un cierto Russel Grismold Colt. Nada menos que el nieto, creo, del famosísimo fabricante de armas, las pistolas Colt, que hicieron  posible la  conquista del West  y felices a los vaquearos americanos, verdaderos o  de películas.  
Alguno de mis lectores recuerda haber visto actuar a Ethel Barrymore?  
ETHEL BARRYMORE EN SUS 60.
Yo sí, pero yo soy viejo,  y mis lectores son todos y todas más jóvenes que yo… dicen ellas.  Ethel era americana, más o menos y católica apostólica romana, decía. Fue fiel a su marido, creía él. Pero él no fue fiel  ella, supo ella. Se divorciaron. Pero para ella, como buena  católica, el divorcio no existía. No pudo casarse.  Recurrió a los sucedáneos:  varios amigos. De carácter platónico  dijeron unos. No tan platónicos dijeron otras: mujeres y malas lenguas, claro. 

Y esta señora fue el primer amor, platonico y no correspondido, del joven Winston Churchill.

                                             Fin del Post Nº 2 /8.

15 sept. 2012

Post Nº1/8 . Winston Churchill y su entorno.INTRODUCCION


Winston Churchill  y su entorno
Post Nº 1/8…Introducción.

WINSTON, CON SU MAMITA ( 2 y 14 AÑOS)
Al escribir algo en este blog sobre Mussolini, Lenin y Stalin,  ha prevalecido en mí  la idea de enfocar los eventos narrados con referencia a las  mujeres, amantes, novias, esposas o inclusive aventuritas ocasionales, que de alguna  la manera  puedan haber influido en algo sobre ellos.  Si queremos observar a cualquier individuo  interesante que  decentemente sobresalga  de la mediocridad, hay que considerar también su entorno, aunque, admitámoslo, el imán ha sido el hombre-varón. Por costumbre, quizás pereza, quizás porque siempre se hizo así. Porque en realidad desde miles de años, desde los Veda y desde la Biblia, el hombre, el varón, ha sido la prima donna en la historia. Las muy pocas referencias al sexo femenino han sido casi exclusivamente desde el ángulo visual del varón.  Todo el mundo  sabe eso, ya. Pero también todo el mundo sabe que ya no es así. Ahora  las cosas han comenzado a cambiar y nos encontramos con actuaciones de mujeres que cada días nos sorprenden mas a nosotros los varoncitos. Obviamente las mujeres de Altamira hace 30.000 años, con solamente dos tetas y tantos niños que amamantar, no podían ni pensar en perder tiempo con los  grafiti en las paredes de la cueva. Eso solo lo podían hacer los hombres que después de haber cazado al mamut, vagaban de holgazanes en la casa por semanas.  Y se divertían a preñar mujeres y dibujar animalitos.
Pero ahora, desde un tiempito, las damitas se han presentado en las escenas de la vida. Como protagonistas, o por lo menos como co--protagonistas. Tienen su peso. Que  sean ahora  bienvenidas. Es su turno. Que tengan suerte. Y que la tengamos también nosotrsos. Sus cerebros  han empezado a funcionar y parece, según he leído con cierta agradable sorpresa, que bastante mejor que el nuestro.  No era tan necesario ser  muy inteligentes para matar al mamut. Bastaba ser muchos.  Pero aun con los límites  de masculinidad,  en éstos últimos diez mil años hemos llegado a la luna. Vamos a ver donde llegaremos en los próximos diez mil. Quizás sea al planeta Venus, y nos reserve agradabilísimas sorpresas.
Yo, por mi parte, a partir de este post, trataré de olvidarme de narrar las cosas desde el punto de vista masculino. Tampoco lograré hacerlo del punto de vista femenino. La forma más posible será la de un viejo superado  y regañado machista.
 Dios, si todavia  es varón, que me ayude.
 O quizás God save the Queen, porque el primer personaje será el inefable Sir Winston Churchill..
                                                                **
En él, la primera y única mujer que posiblemente haya tenido algo de influencia  directa en su vida ha sido su mamá.  De ella hablaremos después.
 La segunda con la cual habló después de ella,  lo rechazó como marido. Y de ella hablaremos ahora.
Y la tercera se atrevió  a decirle que sí…y le  sobrevivió. Fue su esposa y de ella hablaremos de última. 
 Las tres son interesantes.  Vamos a verlas una por una.   Pero  en el entorno del Winston hay además  una pléyade  de damas interesantísimas y extravagantes como solamente las inglesas saben serlo, aunque no sean inglesas. Estoy seguro que  mis lectores  se divertirán  al saber de ellas  y también  de   algunas cositas más del entorno para ver si entre flema y flema logramos descubrir la causa de ese convencimiento de superioridad de los descendientes de Cassivelaunus; porque que tengan ese complejo, no hay dudas que lo tienen,  y más que sus primitos los alemanes, nazistas o no.

  Con la  diferencia entre ellos que los alemanes llegan al máximo sacrificio de ellos mimos, y pierden las guerras. 

Los ingleses llevan al máximo sacrificio  sus aliados, y ganan las guerras.

                                   FIN DEL Post Nº 1/ 8---  Introducción

                                                                 **

11 sept. 2012

Post Nº 7/7.-.STALIN.- Los Hijos de Stalin


Post Nº7/7  Los hijos de Stalin.

Yósif  Dzhugashvili,  con tantos apodos entre los cuales los más importantes fueron los de Soso, Koba y Stalin, en una época que no existía la píldora, debe de haber tenido  una infinidad de hijos con mujeres ocasionales, actrices, bailarinas, campesinas, siberianas y mujeres de todas razas. Incluyendo a europeas y hasta inglesas.  Parece que Stalin tenía un particular sex appeal  y no debido solamente  el  “appeal”  por el poder del poder.  Gustaba a las mujeres. Por eso tuvo todo tipo y categorías de ellas. Menos monjas. El primado de las monjas lo tuvo el  veneciano Casanova y nadie más. Stalin se limitó a hijos ilegítimos, naturales,  de los cuales en la mayoría de los casos no se enteró nunca.  Su policía secreta se encargaba  en varios casos también de eso. Era costumbre,  desde siempre, pasando a través el jus prime noctis de la edad media y no tanto media. Era costumbre y no solamente en Rusia. La sociedad lo aceptaba.  Especialmente la masculina.
1907 Yacov. Fue el primero de los hijos oficiales, legitimos, tenido con  Ekaterina (Nadya) en 1907 o 1908, en su corto matrimonio  de tres años con  la joven esposa que murió de tifo en los brazos  amorosos de su marido.  Ya dijimos de él: “Sea como sea (Stalin) nunca tendrá un acto de afecto para con su hijo, el pobre Yacov. Y ese muchacho   crecerá solamente con las niñeras y más tarde con la familia de la madre. Obviamente el chico creció mal, acomplejado  fuertemente por el desamor del padre. Se sentía siempre rechazado y con el miedo de no cumplir con sus expectativas”. Años más tardes y en ocasión de una decepciona en amores el joven trató de suicidarse. No lo consiguió. La bala le salió desviada. Se salvo de casualidad, pero se salvó. Pero el joven más se hundió en su desequilibrio  psíquico cuando supo que su padre, enterado del fallido suicidio comentó, despectivo: Ni eso sabe hacer.  Sin tener ni una palabra de consuelo. Un acto de cariño de verdadero padre. Sencillamente despectivo.  Vino la guerra contra Alemania. El joven Yacov era teniente del Ejército Rojo, en artillería.  Cuando partió para el frente, el padre ni lo abrazó. Le dijo, más bien se podría decir que le ordenó: “Ve y pelea”. Nada más.  El joven fue. Peleó pero cayó prisionero.    Aquí sucedió algo de tremendo.  Stalin había instaurado el concepto de que no había prisioneros soviéticos: solamente traidores a la patria que se entregaban al enemigo sin pelear.  Por lo tanto cuando las autoridades soviéticas se enteraban de una rendición al enemigo,  cobraban la ofensa a la patria a los familiares del soldado traidor-prisionero. Agarraron la joven esposa de Yacov, que de paso era judía, la separaron de su hijita de tres años y la mandaron presa en un gulag. Yacov era prisionero  en un campo alemán, pero de incognito,  sin revelar su identidad. Pero un oficial de las SS mirándolo a él, a sus facciones, le espetó: “Tú no eres ruso. Tú eres judío o gitano. Te espera  otro trato especial”. Quizas lo dijo pregustando un babecue. Entonces  del grupo de prisioneros rusos se levantó una voz: “Ese no es gitano. Es georgiano. Es el hijo de Stalin”.  Hubo un revuelo en todo el campo. Imaginarse que efectos propagandísticos para las tropas alemanas. 

YÁCOV  hijo de STALIN  prisionero de las SS
Trataron  de todo para que Yacov hiciera alguna declaración, le sacaron fotos de propaganda al lado de oficiales de las SS ofreciéndole cigarrillos, pero no consiguieron nada. Intervinieron hasta Hitler e Himmler, el jefe máximo de las SS. Propusieron a Stalin: Nosotros tenemos prisionero a tu hijo. Tú tienes prisionero a nuestro Feldmariscal von Paulus. Proponemos un cambio.
 Pero Stalin dijo  fríamente que no. “Que no cambio un  teniente por  un Feldmariscal.”
 Y le comentó a sus allegados:” Si aceptara el cambio, ¿que podría yo decirle a los miles de padres con un hijo en las mismas condiciones?”
Y me viene  a la mente  aquel episodio  heroico (¿?) y tristísimo de la guerra civil española, cuando un treque similar fue propuesto por las Rojos Republicanos al Nacionalista Franquista general Moscardó, durante el asedio del Alcázar de Toledo.  Pusieron en contacto telefónico al General, comandante de la plaza asediada con  el hijo, prisionero.  Moscardó,  con lágrimas en los ojos, agarró la bocina y le dijo al hijo: Hijo mío, mueras como héroe. Grita Arriba España. Y escuchó los disparos del pelotón de ejecución.
 No sabemos a ciencia cierta qué fue lo que motivó la decisión de Stalin.   Pero sabemos que Stalin, al enterarse que su hijo  se había suicidado tirándose a las alambradas electrificadas del campo nazi, mandó de inmediato a  liberar del gulag  a su nuera,  la mamá de su nieta.   Pero fue demasiado tarde. La joven esposa y madre había sido  ya psíquicamente afectada inexorablemente por la tremenda separación de su hijita.

1911.-   Después vino el único hijo natural del cual se tuvo noticias,  Konstantin Kuzácov,  del cual ya hemos referido lo  poco que sabíamos,   él que  estudió en Leningrado, que llegó a coronel y que  un anciano Stalin reconoció o intuyó como hijo.

 1921.-   Después, con el matrimonio de larga duración,  de 15 años, con la Nadezha Alliluyeva  tuvo a Vassili.
Vassili era un play boy.  Bellísimo, agraciado refinado. Federico Fellini lo hubiera definido “un  vitellone”. Stalin no lo apreciaba  mucho, por eso. Era un  chico inestable. Se ufanaba de ser el hijo de Stalin tratando de conseguir privilegios. Stalin dijo a su preceptor: “No quiero ningún trato especial para  Vassili.   Seas severo con él. Me parece que no vale mucho. Es superficial. Trate de hacerlo hombre”
VASSILI, hijo de STALIN y NADYA, Hermano de SVETLANA
Cuando vino la guerra fue piloto de aviación. Al enterarse de lo que le había pasado a su medio hermano caído prisionero, decidió participar a incursiones sin paracaídas. Era un buen piloto, eso sí.  Pero muy indisciplinado.  Una vez utilizó su avión para lanzar torpedos en no sé qué zona de mar, para aturdir a peces, pescarlos y comerlos. Aparentemente Stalin nunca se enteró de eso. O más bien quizás aparentó no enterarse.  Que se sepa, nunca nada se escapó a los ojos de Stalin y de su policía secreta. Stalin dio la orden que no participara  más en acciones sobre territorio enemigo, para evitar que sucediera lo que pasó  con Yacov. O sea, no para defenderlo sino para no darle otra chance al enemigo.   Cuando en el 1953 Stalin murió, Vassili  fu despedido de la Aviación. Empezó a gritar que a su papá lo habían envenenado.  Lo meten preso y por fin exilado en Kazán donde murió.  ¿Cierto o no cierto? ¿Quién puede saberlo? ¿ De verdad  Stalin fue envenenado?  ¿Quizás por los médicos y los que sentían acercarse otro periodo de Terror con nuevas purgas?  Stalin murió con la hija Svetlana a su lado y ella comentó que su padre, momentos antes de morir levantó su brazo en  una actitud tremenda que parecía como si quisiera maldecir a todos el mundo.  Pero tampoco a Svetlana hay que creerle mucho.  Veremos porque.
STALIN con VASSSILI y SVETLANA
1927.-  Svetlana.  Es la bella, irrequieta, inestable hija de Stalin con Nadya Alliluyeva. Fue la que se casó con tres judíos rusos  ( alternados en el tiempo) y después con un norteamericano,   amén de haber    sido  conviviente con un hindú  comunista. Fue la que se transformó en Cristiano Ortodoxa y después Católica. Que va a la India para lanzar las cenizas de su casi marido hindú en las aguas sagradas del Ganges. La que se escapa a USA, abandonando dos hijos en Rusia (Yósif  y Ekaterina, con el nombre del papá y de la primera esposa de su papá) 
STALIN con SVETLANA
Era la que decía que su papá Stalin era muy cariñoso con ella de niña, que le daba "besos ruidosos", pero que después, de adolescente, la regañaba si usaba falditas cortas. Que  dijo que  cuando su papá  supo que a los 16 años ella ya  tenía relaciones con el  famoso director judío ruso, Andrey Kapler,  a ella la abofeteó bien abofeteada  y al amante lo mandó al Gulag.  La que al año siguiente se casó, a los 17 años con Grigory  Norózov,  otro judío del cual tuvo, en el 1945 a su primer hijo que llamóYósif como su papá.Que en el 1946 se divorció. Que en el 1949 a los 22 años se casa con Yuri Zdanov, otro judío pero hijo del Zdanov importantísimo del Presídium del Partido comunista. Que con él nacerá en el 1950 la hijita Ekaterina. Que, como ya dicho, en 1967 pedirà asilo político a USA   y abandonarà  asi, no mas,  a los dos hijos de ella. Que en USA conocerá a una  chiflada que la considerará reencarnación de su hija muerta. Que a ella le gustó la idea de la reencarnación Que aceptó casarse con el ex esposo viudo de la hija muerta  y dijo que un esposo  más o uno menos es lo mismo  e hizo feliz a la  madre   de la muerta reencarnada..  Que   en el 1970 se casará enctonces con ese ex esposo de la hija muerta, el  arquitecto norteamericano William Presley Peters. Que entonces cambiará su nombre en  Lana Peters.  Que  1971 le nacerá  la hijita Olga Peters, en San Francisco,  norteamericana, hija del norteamericano y nieta de Stalin; Stalin muerto  sí,  pero siempre Stalin y sin reenarnación.  Que al nacer, esa hija norteamericana ni hablaba ni escribía ruso; y eso  no lo aprenderá nunca  y que cuando su mamá la llevó por fin a Rusia no sabía todavía quién era su famoso abuelo y no podía saberlo, pobre chica, porque los  de habla inglesa, como es sabido,   hablan solamente ingles: son moníglotas.  Que, no sé cuando, la ex Svet-lana pero ahora solamente Lana, se transformará en ciudadana norteamericana.  Que escribirá un libro de memorias, tan  bien aceptado en USA, porque anti soviético y anti estalinista que   le pagarán  la belleza de un millón y medio de dólares. Que en el 1972 se divorciará también del Arquitecto americano. Ya tenía su platita y no lo necesitaba más.   Que en 1982 irá a Inglaterra,  Cambridge, y pondrá la niña de 11 años en una escuela guaquera. Que la chica norteamericana hablaba el inlges norteamericano pero entendia el ingles de Cambridge. Que en 1982 siente nostalgia por su patria rusa y irà despues de tantos años  y  con la pequeña Olga, la sanfranciscana,  a la Unión Soviética.  Que los soviéticos le darán otra vez la ciudadanía Soviética porque ya Krushchev había aclarado cosas a propósito de Stalin  aun que  sin recibir el millón y medio de Dólares. Pobre Krushchev. 
N. KRUSHCHEV  regañando a STALIN. después de muerto. 
Que fue entonces a ver los dos hijos que había abandonado en Rusia en el lejano 1967,  cuando había “escogido la libertad” y el millón y medio de dólares. Pero los hijos no las recibieron con los brazos abiertos. Todo lo contario.  Olga, la niña de 12 años, la nacida en San Francisco y que no hablaba ni entendía tampoco ni el ruso ni el georgiano, por  no sé qué  fatalidad   se dio  cuenta del tipo “especial” que había sido su abuelito.   Y le hablaron y le hablaron de él, del tirano. Y la chica, llorando, fue corriendo donde su mamá  y le gritó, fuertemente le gritó, fuera de sí misma: WHY, WHY DIDNT YOU TELL ME THAT BEFORE ???????

1980. Regresan a USA.
1990. Va Bristol, Inglaterra. Y ¿ que mas?
SVETLANA  hija de STALIN , después  Mrs LANA PETERS
Así que esta fue Svetlana la  famosísima Svetlana, nacida en el mismo año que yo pero con una diferencia: yo puedo escribir de ella;  pero ella nunca podría escribir de mí, porque murió hace poco en una casa de ancianos  en Winsons, USA. 
Y yo, para no morirme, me escapé de la casa de Ancianos de Montevideo.  
                                                    


                                                                        ***

FIN DEL BLOG.-  Las Amantes esposas  e hijos de Stalin

1 sept. 2012

L.- Personajes:- 35/54 SAN TOMAS DE AQUINO


     
               También este personaje está  fuera del contexto previsto. Después de éste  regresaré a las amantes y mujeres de hombre  especiales. Seguirè con Stalin y despues con Churchill. Pero dejeme ahora poner este "curita", que es un individuo interesantísimo y, leyendo a propósito de él, algunos se divertirán otros se escandalizarán. Tengan el valor de pasar las primerísimas páginas.     

     
 
              SAN TOMAS DE AQUINO
                                                     1225-1274

y consideraciones varias sobre las mujeres.

Santo Tomas de Aquino, nacido en 1225, era un noble, descendiente de  los rubios germánicos  (godos, longobardos o francos), clase dominante  ya mezclada desde  cuatro o cinco siglos con los autóctonos  itálicos-romanos. Su  padre Landulfo era el Conde de Aquino y su madre Teodora la Condesa de Teano, Italia. La familia estaba emparentada con la alta nobleza de la época: con el Emperador Enrique VI y también con  Federico II, el Gran Federico, Stupor Mundi;  y además  con los Reyes de Castillas, de Aragón y los de Francia.  Al cumplir los cinco años, en el 1.232, lo mandaron a la escuela que en su caso fue  la prestigiosa Abadía de Montecassino. Pero el Abad de Montecassino a los pocos meses escribió al  Conde Landulfo que un joven del talento de su hijo no debía quedarse a la sombra  de una simple  Abadía y sugirió su traslado nada menos que a la Universidad de Nápoles. Allá empezó el estudio del Trivium y del Quadrivium, que era el pensum de la época. Se dijo que el alumno en breve tiempo de estudios tenía más profundidad y lucidez de sus maestros; estaba ayudado,  además, por una memoria  excepcional: no olvidaba nada.  En el 1240, o sea a la venerable edad de 13 años, este prometedor jovencito quiso abrazar la vida religiosa y recibió el hábito de la Orden de Santo Domingo. La ciudad estaba asombrada de ver a un joven de alta nobleza vestido como un pobre fraile. Su mama, la Condesa, también se preocupó por eso y organizó, con sus otros hijos, militares con el Emperador Federico II, el rapto del  hijo aspirante religioso recluyéndolo en la fortaleza de Rocca Secca.  Allí se quedó casi  encerrado por dos años  durante los cuales los familiares todos trataron de desviarlo de su inclinación religiosa.  Dice la leyenda que le mandaron  de visita a su habitación una joven bellísima para  tratar de tentarlo con el sexo, argumento muy fuerte máxime en la juventud. La leyenda sigue diciendo  que el joven agarró un tizón ardiendo de la chimenea y con ese tizón encendido en la mano, echó de la habitación la pobre tentadora asustada; y después nuestro Tomasito cayó de rodillas llorando y  rezando a Dios, para que lo preservara de las tentaciones vergonzosas de la carne.  Y sigue la leyenda  que en la noche al joven incorruptible le aparecieron dos ángeles que  le ciñeron  el cinturón de la “virginidad perpetua”  con lo cual en adelante no sentiría  el más leve deseo de concupiscencia. Y aparentemente así fue.  Pero, ¿nunca hizo el amor porque no quería hacerlo o porque no podía hacerlo?  O porque no tenía  ganas de hacerlo? No se entendió bien lo que fue ese cinturón de castidad perpetua. Durante esos dos años de cautiverio en la familia, Tomás aprovechó el tiempo para leer las Escrituras y Aristóteles.  Por fin la mamá, la  Condesa Teodora se resignó a perderlo y de alguna manera, en forma rocambolesca, fue bajado en un cesto de los muros de la prisión  familiar a  los brazos de los buenos frailes Dominicos que lo esperaban.  Casi de inmediato hizo sus votos; el Papa mismo, el genovés Inocencio IV, quiso conocerlo personalmente y en 1244, el Maestro General de la Orden de los Teutones, quien muy originalmente se apodaba  Juan  Teutón, lo llevó primero a Paris; para estudiar, sea claro, no al Moulin Rouge. Y después a Colonia como discípulo del grande Alberto Magno: otro Dominico alemán.   Tenía escasos 18 añitos, nuestro ítalo alemán Tomás, pero ya era de cuerpo fuerte, alto y de carácter taciturno.  Por algún motivo los colegas se burlaban de él, llamándolo el Buey mudo.  Si lo de Buey era una alusión a la eventual ausencia de deseos sexuales, según lo asegurado por los ángeles, eso no se sabe. Pero al poco rato, al escuchar una brillante y difícil tesis de su alumno, el gran Alberto  exclamó: “Llamadle buey mudo, pero sus mugidos  doctrinales llegarán un día hasta los confines del mundo”: y profetizó bien, el Magno Alberto. Comenzaron los sermones de Tomás en Alemania, Francia e Italia. En el 1251, a los 24 años, fue nombrado para un cargo de profesor en el studium dominicano de Paris, y allí comenzó su vida pública; la cual  se redujo, en suma, a predicar, enseñar, escribir, viajar.  La Universidad de Paris le reclamaba, los Papas también, los Estudios de su Orden esperaban recibir  beneficios de sus enseñanzas.  Así que lo vemos en Anagni, Roma, Orvieto, Viterbo, Perugia, en Paris y en Nápoles; y el viajar tanto no era de todos en aquella época.  En el año 1265,  teniendo ya 38 años, el Papa le ofreció el Arzobispado de Nápoles. Nuestro Tomas no lo aceptó y de hacerlo quizás no hubiera podido  nunca escribir la “Summa Teologica”, su obra maestra. 
 Ha habido  biografías de Tomas de Aquino donde  se hace referencia a éxtasis, momentos de abstracción, de variables y difícil definición hasta hoy en día,  que se le hicieron más frecuentes con el pasar de los años. Inclusive  nos refieren que, en 1273, en Nápoles, tres hermanos Dominicos le vieron levitar en éxtasis y oyeron una voz que venía del crucifijo del altar que decía: "Has escrito bien de mí, Tomás, que recompensa deseas?". Tomás respondió, "Nada más que a ti, Señor".
Obviamente todo en este mundo puede haber sucedido y puede suceder,  máxime en Nápoles donde los  napolitanos  están acostumbrados a la milagrosa licuefacción anual de la sangre de Santo Genaro.
 El 6 de diciembre de 1273,  a los 46 años dejó de escribir.  Dice la tradición que ese día, durante la misa, tuvo otro episodio de  éxtasis, mucho más  intenso de los acostumbrados.  Posteriormente comentó  que no podía seguir escribiendo mas  porque le habían sido revelados en ese episodio de éxtasis unos secretos de tanta trascendencia que lo escrito por él hasta el momento le parecía de poca monta.  Pero nunca reveló los secretos revelados.
Murió  en Italia. Los monjes de Fossa Nova querían quedarse con su cuerpo. Pero el Papa Urbano VI, francés, quiso que el cuerpo fuera entregado a los Dominicos en la iglesia de Toulouse, en Francia. Fue erigida una magnifica capilla, pero el buen Urbano VI no pudo prever ciertos  desmanes de la Revolución Francesa, durante los cuales la magnifica capilla fue completamente destruida en nombre de la  Fraternité, Liberté y Égalité. Y ¿la salma? Fue trasladada a la iglesia de San Sernin donde “reposa” hasta hoy en día. Pero no reposa completa, ya que según la costumbre semicanibalesca de la piedad cristiana, un hueso del brazo izquierdo se conserva en la Catedral de Nápoles; y el brazo derecho, donado por no se sabe quien a la Universidad de Paris, se encuentra actualmente en la iglesia dominicana  de Santa Maria sopra Minerva, en Roma, donde llegó mientras Europa vibraba al son de la Marseillaise.   
Fue una mente abierta, muy veloz, privilegiada  buscando opiniones de personajes diversos,  algunos cristianos y otros no cristianos. Estudió  a Platón, a Aristóteles, quiso aprender también de Averroé  y  Avicena:   los dos sabios  musulmanes de España y de Persia respectivamente,  que también  tuvieron influencia sobre él.
Tomas de Aquino fue, en resumen, un gran pensador y filosofo. Ha tenido una influencia inmensa en los siglos siguientes a él, máxime en la Iglesia Cristiana y Católica en especial. Se le llamó el Pastor Angelicus y su filosofía fue denominada el Tomismo. No es esta la sede para ahondar en el estudio de sus escritos, admitido que yo sepa hacerlo.  Son   argumentos que ya no interesan la mayoría de las personas  sino a los especialistas; pero  yo sí creo que quizás haya personas que,   sin tener que  perderse en elucubraciones demasiados complicadas para las cuales ni  están preparadas ni tienen   interés en estarlo,  puedan sin embargo estar interesados en saber algo sobre este gran filosofo y santo y maestro de la Escolástica. No es mi intención faltarle de respeto a ese estudioso buscador de la verdad, sino todo lo contrario: hay que dejarlo en su turris eburnea  limitándonos con menos pretensiones a referir cosas, verdaderas, míticas o de fantasías relativas a él y de mas  digeribilidad; pero  más que todo para entender  hasta qué extremos de absurdidad pueda llegar inclusive una  muy privilegiada mente como la suya; extremos de absurdidad, claro,  así los consideramos,  vistos con la mentalidad de hoy en día.  De donde se revela que cada cual es hijo de su tiempo;  y nuestra “independiente”  forma de pensar depende del ambiente en el cual  vivimos.
En la moral sexual, Tomas de Aquino, junto con Agustín y Alberto Magno han sido, hasta ahora y por lo menos en la  Iglesia católica, una autoridad indiscutida, aun que hoy en día sus enunciados  nos hagan sonreír con bonhomía; como por ejemplo en la Summa Theologiae, ( II-II q. 186 a. 4) de Tomás, cuando nos dice: “ El celibato permanente es indispensable para alcanzar una piedad perfecta. Y por esta razón  Joviniano, quien puso el matrimonio en el mismo plano de la virginidad, fue condenado por la Iglesia”. O también cuando, siguiendo  ciertos cálculos  estadísticos de San Girólamo en el IV siglo, nos  dice que “las vírgenes obtienen en el paraíso el premio al 100%, los viudos los reciben al 60%, los casados al 30%” ( Summa Theologiae, II-II q. 152.a.5 -2). También por lo que respecta a la posición de la mujer en la iglesia, nada ha cambiado desde San Agustín quien denunció, desde el siglo IV, que  las desgracias de la humanidad en cierto sentido nacieron el famoso día de la manzana que Eva comió y ofreció al marido ingenuo. Y todavía hasta el 1800 y 1900, los Papas sostenían que  el  pecado original había de considerarse más o menos literalmente con la versión de la serpiente y la manzanita.  San Agustín, ( en De Civitate Dei, 14,11) nos enseña que el Demonio se ha dirigido a la parte más débil de la pareja humana y concede atenuantes a Adán ya que el pobre hombre cedió al error de  su mujer, por amor de ella. De esto viene la antigua condena de la mujer como tentación y las mujeres han aceptado con demasiada resignación la idea que su sexo fuera como “una llaga de putrefacción” querida por Dios.    Y este desprecio  de San Agustín para las mujeres sigue en los siglos siguientes con Alberto Magno y San Tomas de Aquino quienes citan nada menos que Aristóteles.
¿Pero, que pensaba realmente  Aristóteles? ¿El Grande Aristóteles?  Que la mujer debía su existencia a un error, a una desviación en su proceso de formación, que la mujer era una desviacionista, un hombre defectuoso: aún que en 1.200 y algo  apareció otro pensador, el obispo de Paris, quien en defensa de la mujer sostuvo que si la mujer se definía hombre mal logrado, se podría entonces definir al hombre como hembra perfecta, pero, eso, claro, podría hacer surgir la duda nada menos de la Herejía Sodomítica!  En fin, un batí barullo de opiniones sobre argumentos importantísimos y al mismo tiempo inútiles.   Se vio de todas maneras que los machitos paganos y los machitos cristianos, ambos, relegaban la mujer a funciones muy secundarias, pasivas. Y el hecho que el hombre fuera activo y la mujer pasiva indujo a Aristóteles  a dictaminar que el hombre genera al hijo y que la mujer solamente lo cultiva. Y Santo Tomas de Aquino se convence por lo tanto que la semilla masculina, el espermatozoide, sea el único principio activo de la generación. Habrá que esperar hasta 1827 para  que alguien descubra las funciones del óvulo femenino y que por lo tanto científicamente se aclare que el hijo es producto de ambas partes. Aun que aceptando esta teoría del producto de ambos, el concebimiento del Espíritu Santo seria un concebimiento solamente a mitad divino  y a la otra mitad humano.     Hasta antes de Aristóteles, con Esquilo, uno de los Tres Grandes de la Tragedia, el hombre es considerado como el único que en realidad pueda generar.   Así  que si Oreste asesina a su madre Clitemnestra, la cosa no es tan grave como lo sería si Oreste asesinara a su padre; y aquí interviene Apolo quien explica que la mujer no es la  que genera al hijo, sino es simplemente la que lo  cuida. Y como ejemplo  el sabiondo Apolo cita a Atenas,-Minerva- Pálade quien nace del cerebro de Zeus, el Altísimo, y no fue alimentada en la oscuridad del vientre de una mujer. Nació ya adulta, vestida con su armadura y todo.  Y viene la pregunta: porque a veces el hombre no puede generar un ser perfecto como él, sino al ser imperfecto que es la mujer? Aquí interviene la Summa Theologiae ( I q.92 a.1) de Tomás donde   dice que una de las causas podrían ser los “vientos húmedos provenientes del Sur, que producen seres humanos con mayor contenido de agua!”       Y debido a que “ en las mujeres hay mayor contenido de agua, ella son mucho más fácilmente  sensibles  al placer del  sexo”. ( Summa Tehologiae II q.42 a.4 -5). Y también    Alberto Magno recurre a la teoría de los vientos cuando nos  enseña que el Viento del Norte nos da fuerza y favorece la generación de varones, mientras que el Viento del Sur nos la quita y se producen los hombres imperfectos, o sea las mujeres. Y que “la mujer está destinada solamente a la procreación” ( Summa Theologiae, I q.92 a.1). Y sigue Tomás que “ nada rebaja tanto el espíritu del hombre como las caricias de la mujer,  el tocarse recíprocamente los cuerpos, cosas que sin embargo el hombre no puede dejar de hacer  para poseer a su mujer..  (Summa Theologiae II-II q. 151 a. 3 ad 2).

Y comenta que por el defecto del razonamiento, común con  los niños y  los enfermos mentales,  las mujeres no tienen   capacidad  de testimoniar en cuestiones testamentarias o penales”.  (Summa Theologiae II-II q. 70 a. 3). Y los hijos, cuando serán ya mayorcitos deberán amar más a sus padres que a las madres  porque el padre  es el principio activo de la procreación. (Summa Theologiae II-II q. 26 a. 10). Y nuestro Tomas basa mucho la indisolubilidad del matrimonio por el hecho que la mujer,  la madre, sola, no está en condiciones de educar al hijo, aun que San Gerónimo, muchos siglos  antes, haya opinado que las mujeres que hacen voto de castidad pueden llegar a la “dignidad” de hombres ya que no dependen más de sus maridos sino directamente de Cristo. (Super I ad Corinthios 11, 2). Pero, de todas maneras, por la posición subordinada al hombre, las mujeres nunca podrán ser ordenadas sacerdotes. Y Santo Tomas se siente apoyado por Aristóteles cuando este afirma, en Ética Nicomachea 7,12 que el placer sexual impide la actividad mental y por lo tanto pides moderación en las relaciones sexuales entre esposos, ya que producen debilidad en  el cerebro (“mentem enervat”).
Así que, en conclusión, lo que es sexo es sinónimo de vergüenza, macula, soez,  deshonor, asquerosidad.  Y el consejo de San Pablo ( 1 Cor.7.1): es cosa buena para el hombre no tocar a las mujeres” lleva San Agustín y a San Tomas a considerar “ mas santo un matrimonio sin relaciones carnales” ( IV Sententiarum d. 26,2,4) cuyo modelo es el matrimonio de María y José.  Y ahora no recuerdo bien si San Agustín o San Tomas, sostuvieron que las mujeres casadas no debían acercarse con demasiada frecuencia a la comunión, la eucaristía, porque no eran suficientemente puras y dignas para eso. Para poder acercarse con más libertad a la comunión, la mujer casada debía de esperar la muerte del marido o que ambos hicieran voto de castidad. Y sobre las “posiciones” del coito y otras manifestaciones eróticas, en IV Sententiarum 31 exp. text. uno de los dos Santos Varones permite posiciones fuera de la “normal“ pero  muy excepcionalmente cuando por motivos médicos no se puede hacer de otra manera : por ejemplo, si  se trata de personas de grande masa corporal. Ya que los vicios contra natura son el incesto, el estupro, el adulterio, la masturbación, la homosexualidad, el coito anal,  el sexo oral, el coito interrumpido (Summa Theologiae II-II q. 154 a. 11), debido a que   para esos teólogos, la búsqueda del placer en sí es execrable. Y el ejemplo de lo que es correcto y lo que no, nos viene de los animales, según San Agustín, siendo sus teorías las que rigen todavía en la Iglesia Católica:   los animales nos enseñan que ellos se aparejan solamente con fines reproductivos y no usan preservativos así que los anticonceptivos son contra  natura.
   Y a propósito de situaciones más modernas y relativas a la inseminación, se observa eso: que en 1987 la Congregación Vaticana para la Doctrina de la Fe declaró que la “inseminación  eteróloga”, o sea con los espermatozoides  de un donador esta decididamente rechazada.
Por lo que se refiere a la “inseminación homologa artificial adentro del matrimonio tampoco puede ser permitida”: o sea la “semilla”, o sea el esperma, el espermatozoide aun que sea del marido, si es obtenido a través de la masturbación no puede ser aceptado porque la masturbación sigue siendo uno de los más graves pecados contra naturam.  Pero hay una válvula de escape: está permitido si el esperma, siempre del marido, es recogido pero durante el acto conyugal “natural”  y con un preservativo, según necesidades médicas. Pero hay que tener la previsión de que el preservativo tenga un huequito, porque si no fuese con huequito seria un anticonceptivo y por lo tanto sería prohibido.
 Así están las cosas.
Las mujeres han sido demonizadas durante varios siglos: desde los primerísimos años del cristianismo, hasta casi nuestros días. Las hemos  consideradas seres inferiores y hasta hubo momentos que  los hombres sabios se preguntaban si las mujeres tenían alma. Y en los auto da fe, en esta Europa nuestra que seguimos considerando farol de civilización, han sido muchísimas más las mujeres a  sufrir la manía del barbecue, que los hombres: mucho mas brujas que brujos lanzaron sus gritos de terror cuando las llamas las envolvían  con lamidas “purificadoras”. De esos atroces excesos han sido responsable máxime los  sacerdotes y pensadores cristianos, pero también nosotros los hombres en general, a partir inclusive de mentes privilegiadas como los antiguos filósofos y artistas griegos. 
Hace poco se ha pedido disculpa,  de parte de un Papa, por los excesos cometidos por la Iglesia Católica durante largos siglos  y en contra de la libertad; y espero que de buena fe.
Pero todos, todos los hombres, de cualquier religión y de cualquier país y cualquier raza deberíamos pedir disculpa a la mujer porque  nuestra ceguera  y arrogancia  de hombres no permitió sino en éstos ultimísimos tiempos comenzar a descubrir sus grandes valores que en muchos casos son  muy  superiores a los de nosotros los machitos, quienes seguimos jugando a los soldaditos despanzurrándonos  recíprocamente.
                                          **
 Y, terminado de escribir eso, y de volver a leerlo, yo debo pedir disculpas a quien disculpas pedir debería, pero me surge natural la pregunta:  ¿será que muchos de esos pensadores, importantísimas e inteligentísimos  y de buena fue,  en realidad hayan  sido también, aun sin darse cuenta,  unos grandísimos  maricones? ¿ Y que le tenian más miedo a la sodomia que a las mujeres?




Sa