15 sept. 2012

Post Nº1/8 . Winston Churchill y su entorno.INTRODUCCION


Winston Churchill  y su entorno
Post Nº 1/8…Introducción.

WINSTON, CON SU MAMITA ( 2 y 14 AÑOS)
Al escribir algo en este blog sobre Mussolini, Lenin y Stalin,  ha prevalecido en mí  la idea de enfocar los eventos narrados con referencia a las  mujeres, amantes, novias, esposas o inclusive aventuritas ocasionales, que de alguna  la manera  puedan haber influido en algo sobre ellos.  Si queremos observar a cualquier individuo  interesante que  decentemente sobresalga  de la mediocridad, hay que considerar también su entorno, aunque, admitámoslo, el imán ha sido el hombre-varón. Por costumbre, quizás pereza, quizás porque siempre se hizo así. Porque en realidad desde miles de años, desde los Veda y desde la Biblia, el hombre, el varón, ha sido la prima donna en la historia. Las muy pocas referencias al sexo femenino han sido casi exclusivamente desde el ángulo visual del varón.  Todo el mundo  sabe eso, ya. Pero también todo el mundo sabe que ya no es así. Ahora  las cosas han comenzado a cambiar y nos encontramos con actuaciones de mujeres que cada días nos sorprenden mas a nosotros los varoncitos. Obviamente las mujeres de Altamira hace 30.000 años, con solamente dos tetas y tantos niños que amamantar, no podían ni pensar en perder tiempo con los  grafiti en las paredes de la cueva. Eso solo lo podían hacer los hombres que después de haber cazado al mamut, vagaban de holgazanes en la casa por semanas.  Y se divertían a preñar mujeres y dibujar animalitos.
Pero ahora, desde un tiempito, las damitas se han presentado en las escenas de la vida. Como protagonistas, o por lo menos como co--protagonistas. Tienen su peso. Que  sean ahora  bienvenidas. Es su turno. Que tengan suerte. Y que la tengamos también nosotrsos. Sus cerebros  han empezado a funcionar y parece, según he leído con cierta agradable sorpresa, que bastante mejor que el nuestro.  No era tan necesario ser  muy inteligentes para matar al mamut. Bastaba ser muchos.  Pero aun con los límites  de masculinidad,  en éstos últimos diez mil años hemos llegado a la luna. Vamos a ver donde llegaremos en los próximos diez mil. Quizás sea al planeta Venus, y nos reserve agradabilísimas sorpresas.
Yo, por mi parte, a partir de este post, trataré de olvidarme de narrar las cosas desde el punto de vista masculino. Tampoco lograré hacerlo del punto de vista femenino. La forma más posible será la de un viejo superado  y regañado machista.
 Dios, si todavia  es varón, que me ayude.
 O quizás God save the Queen, porque el primer personaje será el inefable Sir Winston Churchill..
                                                                **
En él, la primera y única mujer que posiblemente haya tenido algo de influencia  directa en su vida ha sido su mamá.  De ella hablaremos después.
 La segunda con la cual habló después de ella,  lo rechazó como marido. Y de ella hablaremos ahora.
Y la tercera se atrevió  a decirle que sí…y le  sobrevivió. Fue su esposa y de ella hablaremos de última. 
 Las tres son interesantes.  Vamos a verlas una por una.   Pero  en el entorno del Winston hay además  una pléyade  de damas interesantísimas y extravagantes como solamente las inglesas saben serlo, aunque no sean inglesas. Estoy seguro que  mis lectores  se divertirán  al saber de ellas  y también  de   algunas cositas más del entorno para ver si entre flema y flema logramos descubrir la causa de ese convencimiento de superioridad de los descendientes de Cassivelaunus; porque que tengan ese complejo, no hay dudas que lo tienen,  y más que sus primitos los alemanes, nazistas o no.

  Con la  diferencia entre ellos que los alemanes llegan al máximo sacrificio de ellos mimos, y pierden las guerras. 

Los ingleses llevan al máximo sacrificio  sus aliados, y ganan las guerras.

                                   FIN DEL Post Nº 1/ 8---  Introducción

                                                                 **

6 comentarios:

Alfa Segovia de Stanley dijo...

Las mujeres siempre nos hemos dado maña para que los hombres hagan lo que queremos porque la mayoría-aunque no lo acepten- son "vaginodependientes" -Aunque la historia nos quiso pasar por arriba, hemos sido terribles, por eso nos han perseguido y mutilado nos persiguen aún mutilan en más de una región de la tierra. Peligro, peligro. Somos brujas maléficas, cada una a su especial manera.Créase o no.

Alfa Segovia de Stanley dijo...

Un arma fatal e irresistiblemente femenina: la coquetería, ante la cual "ellos" tan varoniles, tan machotes, caen como chorlitos.
En otro orden de cosas, muy bonita la nueva presentación de tu blog.

Aldo Macor dijo...

Ay Alfa, querida...y siempre más querida!
Eso de los vaginodependientes no lo había oído nunca!!!!! Y es verdad! coño !Es verdad! jajajajaa Pero, y me supongo tu lo digas en broma, Uds. no son brujas maléficas. Uds. son lo más dulce que podamos tener. Una mujer no espera sino una caricia y un beso. En exclusiva, es cierto. Pero nos da todo.

Aldo Macor dijo...

Si...Alfa. Es cierto.

Caemos como chorlitos.
Y en los brazos de una madre, de una novia, de una esposa, de una hermana, de una hija...

Pero es siempre un muy, muy dulce caer.

Alfa Segovia de Stanley dijo...

Lo de "vaginodependientes" se lo escuché al actor argentino Dady Brieva en un unipersonal. Me gustó tanto que lo adopté.
¡Conozco a más de un "machotote" que palidece ante el menor rezongo de su mamá, novia o esposa-aunque en presencia de otras son sumamente desprejuiciados, valientes y aguerridos-!

Anónimo dijo...

DE PERSONAJES
Hay tres personajes ingleses que atenúan mi antipatía con la política exterior del Reino Unido.
Winston Churchill, ese gigante de la política del siglo XX. Oscar Wilde con esa ingeniosa aparente frivolidad y, acaso el más inglés de todos: Phileas Fogg.
Con Santo Tomás siempre estuve de acuerdo con observar una rigurosa abstinencia sexual, lejos de ser un vaginodependiente, porque es bueno para el arte. Nunca se escribe, pinta o compone mejos que cuando la líbido pugna salir por las orejas. Vea la exhaustiva investigación de Aldo develando los secretos más ocultos de la mismísima KGB.
Se sabe de creadores (Johann Sebastian Bach) que no necesitaron "el celibato permanente" para crear, pero ellos eran de religión protestante y/o debían dinero a todo el mundo.
Angel