28 abr. 2012

Amantes de Mussolini-BALABANOVA post 2/10






LAS MUJERES Y  AMANTES de MUSSOLINI

POST Nº 2/10




ANGELIKA BALABANOVA
(UCRANIA 1878-ROMA 1965)

 Angelika Balabanoba, nació en 1878 en Chernicov un pueblito medio perdido en Ucrania. Bella inteligente irrequieta muchacha romántica e idealista conocerá las nuevas teorías socialistas en la universidad de Bruselas. Hija de rico abogado hebreo, se escapa de la familia, huye de Ucrania, para encontrarse a sí misma, dice ella,  va a Europa, conoce el mundo socialista en Suiza, la nueva ola en política.


  Eran casi todos personajes importantes de ese movimiento y de esa época. En 1902, no recuerdo si en Suiza o en Italia,  conocerá también a un joven italiano, un tal Benito Mussolini, de ninguna relevancia política, entonces, cinco años menor que ella, sin un centavo, inquieto, impetuoso, enfadado, anarcoide, revolucionario:  Mussolini a sus  20 años. Pero quizás ve algo más que pasión en esos ojos penetrantes, se interesa, lo educa políticamente, le enseña filosofía, lo hace socialista. Lo convence a ser importante y al fin, dulcis in fundo, se enamora de él. Lo impulsa y ayuda a escalar posiciones. Años después, el tal Mussolini será el Duce, Jefe indiscutido de Italia y comentará a un periodista: “Sin la Balabanoba no habría pasado de ser un pequeño funcionario, quizás un socialista dominguero cualquiera”; reconociendo por lo tanto la gran influencia que ella tuvo sobre él, todavía en formación.


Benito MUSSOLINI -1903
 ¿Se enamoró ella de él? Seguramente sí. ¿Se enamoró Mussolini de ella? Seguramente no. Mussolini nunca se enamorará de ninguna mujer. Pero seguramente fueron amantes. Más seguramente, si se conoce la excepcional vitalidad sexual de Mussolini. Pero Mussolini la traicionará, aunque para él dejar a una mujer por otra no será “traición”, sino el normal sucederse de los acontecimientos amorosos. ¿No declarará Mussolini, ahora no recuerdo en qué ocasión, mucho mas tarde, que “…nunca a una mujer se le podrá amar más de tres meses….? Pero sí, se “alejará” de ella porque de esas épocas fueron también sus amoríos con la bella y voluptuosa Isa Dalzer, esteticièn de Milán con quien tendrá un hijo y que, para que no quepan dudas sobre quién era el padre, lo llamará Benito y esto le costará muy caro. Y de esa misma época, más o menos, será el matrimonio, con solicitud de mano a punta de pistola (sic), con Rachele Guidi, hija de campesinos del mismo pueblo natal de Mussolini. Pero la traición intelectual para con la Balabanoba fue que su ex pupilo Mussolini en 1914 optará por el Intervencionismo en la Primera Guerra Mundial, desafiando las iras socialistas. 


B. MUSSOLINI .Voluntario 1917.
 Se especuló, años después, que Mussolini había sido espía pagado por el Foreign Office para promover el intervencionismo italiano al lado de Inglaterra y Francia contra los Imperios Centrales. ¿Serà? ¿No serà? ¿El Foreign office utilizó a Mussolini? ¿O fue Mussolini que utilizó la plata del Foreign Office? ¿Quizás para vestirse y comer un poco mejor?
Sea como fuera, la Balabanoba se transformó, entonces, de dulce Musa en   acérrima enemiga de Mussolini e insistió furiosamente para que fuera expulsado del Partido Socialista Italiano. Y así sucedió.
¿Fue solamente  por el fuerte resentimiento político? ¿O la    rabia de mujer abandonada? Seguro que ambas cosas  a la vez. Sea como fuera, una decepcionada Balabanoba se fue por fin a Rusia, esta vez; y en 1917 adhirió nada menos que al partido Bolchevique de Lenin. Tuvo papeles importantes en los primeros tiempos de la Internacional Comunista con Trotzky, Lenin, Zinoviev.


Vladimir  LENIN
 Esa mujer no se contentaba con cualquier Zutano. Pero la soñadora ucraniana esperaba algo diferente y, aun admirando muchísimo a Lenin, sin embargo no le tenía confianza. Llega inclusive a considerarlo ascéticamente feroz. Total se decepciona también con él y de los sistemas de  terror de la Cheka.  En 1922 pudo abandonar a Rusia. Lenin, que la estimaba mucho y estimaba su integridad, le dio permiso. Se fue a Italia; pero con la victoria del Fascismo y de su ex pupilo Mussolini, tuvo que refugiarse a Suiza. Después se fue a París y a Nueva York. Al terminar la guerra, Mussolini ya muerto y el fascismo en el ostracismo, regresó a Italia. Trató de participar en algo en el socialismo italiano.
Pero con el tiempo este ícono del socialismo, mujer que se definió a sí misma “nunca fui tranquila” y a la cual la ciudad de Roma dedicará una calle importante, se quedó sola,  en Roma, indefensa, vieja, fea, gorda, olvidada. Maldiciendo a todo el mundo y a su vida misma, que la traicionó en sus ilusiones románticas. Se sintió traicionada y decepcionada con todos y por los dos grandes hombres de su vida, Mussolini y Lenin. En los últimos momentos,  sola, en una camita miserable, llamó en un grito de  dolor a la persona que quiso arrancar de su corazón para vivir su vida: de sus labios ya cansados, salió un desesperado: “Mamá, Mamá….¿dónde estás? Parece que lo gritó en Yiddish.

                                                    ***
                                     FIN DEL POST Nº 2/10



16 abr. 2012

las amantes de Mussolini INTRODUCCION.Post 1/10

LAS AMANTES DE MUSSOLINI:


POST Nº 1/10.-
Primera parte: INTRODUCCIÓN


No es fácil hablar de las mujeres amantes de Mussolini porque es imposible referirse a los varios tipos de “simpatías” que pudieron producirse en ellas sin hacer referencia al personaje que produjo tales sensaciones. Y las referencias a Benito Mussolini son todavía difíciles de mencionar. Han transcurrido más de sesenta años desde el día que Mussolini murió. Hace casi tres generaciones. Y creo ser yo uno de los pocos vivientes válidos que, aunque adolescente, haya visto de persona a Benito Mussolini en su apogeo y en su ocaso; pero noto que de él todavía no se habla con el ánimo sereno del historiador, como si se hablara de las hazañas, buenas y malas, de Napoleón o de cualquier otro personaje sobresaliente, por uno u otro motivo. Los ánimos todavía se caldean.
Pero creo y espero que el ánimo de mis lectores sea tal que pueda superar las emotividades que supuestamente cada cual tenga dentro de sí. Y, sinceramente, en realidad escribo como dibujo: sobre el sujeto o argumento que me inspire… nadie va a decirme lo que tengo o no que hacer. No a mi edad. Ya no.


Porque es solamente a cierta edad que se consigue la verdadera libertad de pensamiento. Quizás tenía razón Cicerón al cual tanto ridiculizamos en nuestra inexperta juventud por su DE SENECTUTE. Tenía razón él.


Bueno. Las verdaderas amantes Mussolini las tuvo todas, menos una, en su primer periodo. Lo que yo llamo y sin duda fue el periodo de oro de Mussolini: del 1920/22 al 1938. O sea hasta poco antes de la 2ª guerra mundial.


En esa época se hablaba de un Mussolini joven y enérgico. Admirado por sus amantes como hombre y por muchísima gente como estadista. Pocos jóvenes saben del consentimiento mundial por el fascismo en las décadas anteriores a la guerra. Gandhi, el pacifista Gandhi, ¿no fue con Winston Churchill el único personaje, los dos únicos personajes, que más de una vez cenaron, por separado, siendo acérrimos enemigos, pero como amigos y admiradores, en la casa de Mussolini? ¿Con la esposa Doña Raquel que preparaba la comida? ¿No dijo Churchill que si fuera italiano sería fascista? ¿No fue el gran Presidente Roosevelt el que copió para los Estados Unidos muchos de los programas sociales del exsocialista Mussolini? Sin contar con la sagradísima bendición del Papa, que lo declaró nada menos que hombre de la Providencia Divina para Italia! Y pulularon los partidos fascistas en muchísimos países europeos, americanos y asiáticos.
 Cuando en una charla informal conté del recibimiento apoteósico de la gente de Montevideo con sus autoridades civiles militares y eclesiásticas, en ocasión de una visita de una escuadrilla de aviadores y aviones fascistas para exhibiciones en Uruguay, nadie  me creyó.  Y yo a decir que tengo y de verdad todavía tengo una antigua cinta cinematográfica donde se ve la rambla y los montevideanos con el saludo fascista! Alguien  comentó, irónico: "Será que aplaudieron como se aplaude a un elefante que hace piruetas en un circo."
 Mah...   boh... será.
A mí  causó cierta gracia la primera vez que vi el documental.


Claro, ese fue el periodo del “Mussolini bueno”, como lo defino yo.


Bien diferente es la figura del segundo Mussolini, el Mussolini malo y trágico, conocido hoy en día, máxime por Hollywood, caricaturizado por los vencedores como personaje viejo y vencido, marioneta lúgubre de Hitler, merecedor de la macabra muerte que tuvo, colgado por los pies en un gancho de carnicería en una estación de servicio de Milán. Dictador ajusticiado por voluntad popular. Del mismo pueblo que dos años antes lo alababa embelesada y que después ultrajó hasta su cadáver. Y me rehúso comentar ahora lo que se hizo al cadáver de su amante.


Y las amantes y mujeres importantes de Mussolini (todas, menos una, la última, la joven Claretta, que quiso morir con él)  fueron de ese primer periodo, alrededor de los años 20; o sea del periodo cuando Mussolini comenzaba a ser  considerado uno de los más grandes estadistas del siglo. Como chisme, recordaré que un diplomático de segunda, agregado militar en Roma de la lejana Argentina, ya al principio de los años '30, un cierto coronel Perón, manifestaba clara admiración por el Duce del Fascismo y rogaba por una foto de él con dedicatoria y firma. Y cuando ese coronel llegó a ser presidente en su país, en su escritorio había, yo lo vi, un pequeño busto del Hombre Fuerte que trató de imitar.


Y entre esas mujeres, decía, las había muy importantes, de relieve hasta internacional, que inclusive tuvieron gran influencia en él. Algunas lo educaron políticamente, en sus comienzos. Otras lo refinaron y hasta le enseñaron a usar tenedor y cuchillo. Y casi todas lo ayudaron económicamente. Mussolini era hombre del pueblo, socialista anarcoide, hijo de un herrero. Pero aprendía muy velozmente. Su padre lo llamó Benito y no Benedetto en honor a "cierto Benito proletario" del cual había oído hablar y "que había ajusticiado en América a un rey pervertido y capitalista". Sin saber nada de Juárez, mucho menos de Maximiliano de Habsburgo, ni dónde estaba México.


                 

                                                              FIN DEL POST Nº 1/10.-







10 abr. 2012

Fogolar Furlan 6/6 ....y conclusiones....









LAS  CONFESIONES DESPUES DE UN VIAJE a
través del tiempo





Quinta parte: 6/6 Fogolar Furlan.


 "Incontro coi vechi che no i se morti"
(Encuentro con los viejos amigos que no se han muerto todavia)

Conclusiones

Fui dos veces al Circulo del Friúli, en Caracas,  Alta Florida.
Gente del extremo Noreste italiano de donde es originaria mi familia paterna. Mi abuelo era ciudadano austriaco.
Hacía  tiempisimo  que no iba por allá. Me acompañaron los dos  queridos amigos, la pareja  de españoles, Angel y Helena, a los que no no había visto desde años y que ya me habían  acompañado una semana antes  a ver el mi escultura, el Cristo en  San Antonio de Los Altos. Considerados los tiempos, aclararé que se trata de  una pareja tradicional a la antigua: un hombre y una mujer. Me aseguran que todavía existen parejas de diferentes géneros. 
Él es  músico, ex músico de la Filarmónica de Caracas, habilísimo con el violín, mente despierta, muy agudo sentido del humor y ella una   todavía bella mujer, de ojos luminosos grandísimos, crítica de arte, escritora, poetisa,  intelectual  pero con el gran defecto  de ser inteligente. Una mujer nunca debería ser demasiado inteligente: nos crea complejos. Si tiene bellos ojos uno se pierde en su mirada, ella cree que eres tonto;  y sí, efectivamente a veces sucede que un hombre se pierda  como tonto mirando unos bellos ojos de mujer y no entienda lo que ella le dice.
 Quería yo ir a ver los antiguos "casi amigos"  entre los "casi paisanos" míos del Friúli. Y sentarme a una mesa familiar de comida típica del norte Italia, compartiendo y recordando las cosas que siempre se recuerdan  entre viejitos. Que son siempre las mismas,  pero  siempre nuevas para  personas que no recuerdan bien de lo que  se habló la vez pasada.
Claro que quiero a Venezuela, claro que quiero a Caracas, claro que quiero los viejos sitios donde he vivido por más de medio siglo. Por eso decidí este viajecito mío a Caracas, no solamente para  visitas medicas de control. Para ver  amigos sobrevivientes y.... quizás, para verme mejor a mi mismo.
 Pero todo ha cambiado, en Caracas. Obvio. Todo cambia siembre y en todo el mundo. Sin embargo   los cambios que se observan de joven producen alegría,  pero  de viejos los cambios  nos confunden y producen tristeza.
El Jugador de Balompié..Parece imposible
que hace años  para modelar al atleta
haya usado espejo, cámara fotográfica,
¡y mi mismo como modelo!
 Llego a la entrada del Club. Veo los viejos empleados de siempre, un poco mas canosos.  De reojo observo la escultura  mía del "Futbolista"  que les doné en ocasión del Campeonato. Todavía esta allá, en el centro de la mesa. Ni me acordaba. Todavía está allá.
 Pero, mi gran amigo Gandin  el Presidente del Club...¿Dónde está?
Hace años se retiró a Italia, me contestan.
 Y ¿el vicepresidente?
 Se murió.
Y ...¿el otro? y el otro?
¿ Ud. dice el Abogado?
Si, el Abogado . 
El Doctor Parmeggiani. Fue el primero y uno de los pocos profesionales que conocí  al llegar a Venezuela en el ´55.
 No...ese  si. El Abogado si, todavía anda. Con su bastón, pero anda.

 Y, las Señoras?
 Las señoras están, casi todas.
 Cuantas viudas, ahora. Los hombres se mueren antes.  Y  las viudas reflorecen.

 Pregunto en la cocina por el  menú.  Si, es verdad se había dicho risotto ai funghi, para hoy.  Pero i funghí non si sono trovati.
No importa¿Qué es lo que hay?
 Una sopita de arroz.
 Ah, bueno, una sopita para enfermitos.
¿No somos enfermitos todos a nuestra edad?

 Alegría, alegría ...  Estamos en Carnaval. De postre ghe se i crostoli, ! 
Attento con i crostoli,  Aldo,  che sono fritti.  Y hay mucho azúcar.
 Eso fue lo que me recomendó anoche mi esposa en una llamada de saludos desde Montevideo.

 "Vecho..",dame otra botella de ese vino blanco chileno, estaba muy bueno.  Va ben coi crostoli. 
De ese blanco chileno  no hay mas...No lo han traído. Vuole una coca cola? 
Ma va in mona! Ostia! La Cocacola daghela ai tosi.   Dammelo rosso, allora.

 Si, Mariuccia, appena si puo faremo `sta rivincita a scacchi. Ha sempre una bella figura, la Mariuccia. Ahora la eligieron  a ella como Presidente del Club. Si, Mariuccia, seguro, la revancha al ajedrez.
 ¿Cuando fue que jugamos la ultima vez? ¿Hace cuantos años?
No recuerdo más.
 ¿No recuerdas cuando jugamos?
  No, no recuerdo como se juega!.

Había bebido ya dos botellas; no solo: un par de vasos se los habían tomado tambien Ángel y Helena.  
Los sobrevivientes del Fogolar Furlan.
E se son palida, come una strassa,vinassa vinassa e fiasci de vin!
Tenia una ganas locas de cantar. Cantaba con guitarra, antes.
Dai, comenzemos:
La Gigia l`é malada….
 Ma no, una Friulana,
OK esta bien:
Tintine Tintone…
ma cos`é questo? Nessuno la sa.
 Non la sai tu perchè sei un terrun dell`Ostia!
Va ben. O ce biel, o ce biel  cis´ciel a Udin, o ce biel, o ce biel cjs`ciel a Udin...
Dai dai... questa si...
 Peró ci voleva Gandin, con l´ armonica. 
Si,  peró lui ti cantava Battaglioni del Duce Battaglioni.   Y  le brillaban los ojos!
Che ti frega? ...La abbiamo cantata tutti!

Mira, Ángel, ven acá. Y ¿tú la cantaste Cara al Sol ?
¿Cara al Sol?   Es cosa de viejos.
¿Y nosotros? que somos? 
Jajajaja


EPILOGO:


La segunda  visita al Fogolar Furlan fue  casi al terminarse mi estadia en Caracas. Fui con mi ex nuera, una dulce y  linda chica venezolana, divorciada de mi hijo,  a veces deliciosamente despistada; y sus dos hijitos, mis nietos, despistadamente nacidos en Trieste. De seis y ocho años. Bellísimos, muy inteligentes, sumamente malcriados. O criados según las actuales costumbres, que es lo mismo. 
Así como nunca yo fui un gran buen marido, ni tampoco un buen padre, mucho menos fui ni soy el dulce abuelo viejito que arrastrando los pie acompaña sonrientes los niños al parque. Demasiado ocupado en mi mismo, como me terminó  de revelar   mi introspección durante este viaje mío y que ahora estoy relatando en sus conclusiones. Recordé una frase lapidaria de mi hijo, hace  pocos años, durante una de las tantas exhibiciones narcisistas de mi personalidad que estaba marginando  a los nietos:

Papá, recuerda que ahora, la persona importante no eres tú. Las personas importantes son ellos.

Tenía completamente razón mi hijo. No me había dado cuenta de eso y la afirmación me dejó anonadado. Traté de modificar mi conducta, pero con el cerebro y no con el corazón. Quizás nunca aprenda a  abdicar. Y es un error.  Hay que saber hacerlo.
Al fin  eso también es una forma de adaptación al ambiente. Así mismo, como deberìa renunciar un jefe de estado cuando empieza a sentirse  superado por los acontecimientos; como debe renunciar o modificar sus pensamiento quien tercamente  trata de anclarse a lo suyo sin ceder o renovarse.
 Es la naturaleza humana que pide el cambio. Y no solo humana, sino animal y en general en  el  universo.
Como las estrellas. Si hay unas Supernovas debe de haber unas Superviejas que en sus tiempos fueron Supernovas.  El viejo macho dominante  debe renunciar frente al nuevo aspirante al  dominio, o lo renuncian   .  Las modificaciones  son  necesarios. Por las buenas ( democracias) o por las malas ( dictaduras o revoluciones).
Pero eso lo dice el cerebro, si es que tienes la desgraciada suerte de tener uno. No lo dice el corazón. Y allí viene el mal humor por no saber ni querer  adaptarse a las nuevas realidades.   Es difícil mantener  una sonrisa al acercarse de la escoba que te va necesariamente a barrer.
De allí, quizás ciertas manías, no solamente mías sino de muchos, de querer mantenerse siempre joven, alegre, simpático, agradable, seductor. Con el resultado, en la mayoría de los casos, de ser patético y ridículo. 
 Eso creo fue lo que aprendí definitivamente en mi viaje a Caracas. No fueron las medicinas contra mis achaques,  paliativos temporarios a la decadencia. Lo positivo de mi viaje consistió en conocerme más a mi mismo.
La frase me suena... 

 
"Genio y figura hasta la sepultura" me dice dudosa  una persona sabia que aprecio mucho,
" Il lupo perde il pelo ma  non il vizio..." tambien me  retumba en los oídos...


Lograre superarme?


HOC EST IN VOTIS.

1 abr. 2012

Esculturas monumentales. 5/6


LAS  CONFESIONES DESPUES DE UN VIAJE a
través del tiempo

Monumento a la Paternidad, en Puewrto Ordaz,
Venezuela 1985


Quinta parte:  5/6   Quería ver las esculturas monumentales  que dejé en Venezuela y... otras cosas más...    

Durante el vuelo  de ida a Venezuela, había  hecho un millón de veces  el programita de cosas por hacer en Caracas durante mi estadía de un mes. Por supuesto  de inmediato seria la visita al oftalmólogo. Sabia que no  podía esperar  resultados contundentes  ya que  muchas  patologías son consecuencia inevitables del devenir del tiempo, pero esperaba quizás en algún paliativo aliviante por ciertas molestias. Y así sucedió.

 Y lo demás…lo demás…¿que trataría de hacer durante esas " vacaciones"?
Tratar de sumergirme,  quizás por última vez,  en algo del ambiente que me conoció hace tantos años?
 Cayo Borracho en Falcón, entre corales.
 ¿Cómo no desear  volver a los Cayos de Falcón? Mi Cayo Borracho? El mas alejado de la costa? A nadar en las aguas transparentísimas del Caribe, llenas de corales, peces variopintos, revivir la emoción de volver a ver  meros,pargos, alguna langosta,  alguna barracuda, picua, le dicen por allá y  quizás ¿hasta  algún tiburoncito despistado? ¿Con quien iría? Alguien conseguiré.  Y chapaletas, snorkels… quizás… Cuando me fui de Venezuela  hace años regalé todo mi equipo, incluyendo los cinco arpones…
Claro, me gustaría también poder ir a visitar los sitios donde están algunas de mis esculturas grandes, les dicen   monumentales: en Puerto Ordaz, en Merida, en la Cristoforo Colombo de San Antonio de los Altos, donde debería estar mi Cristo bellísimo, cuidado por las monjitas de no sé cual orden religioso.
  También me gustaría ir a Valencia, donde está  esa  otra  grande escultura del altar mayor en la Iglesia de “los italianos”, le dicen, en Prebo. ( San Antonio de Padua ? )
Cristo en Valencia, Altar Mayor
Quizás allí podría ir con Padre Sante, el único amigo mío cura. Amigo mío a pesar de ser cura, debería precisar. Persona de valor, de empuje, a veces con la cabeza entre las nubes como cuando voló en avioncito, solo, de Venezuela hasta Italia, por encima de Groenlandia.  Seguro algún superior cretino debe haberlo regañado.  ¿ Quien fue su copiloto?  ¿ Dios? Me lo  dijo  ¿o lo soñé?

¿No es bello este rostro?
 Me parece imposible que lo haya hecho yo!
Trabajando en andamios de seis metros.
Pero en Caracas debería también ir a revisarme los aparatos de sonido: los aparatos auditivos, sea claro, las cornetas  para la presbiacusia y entender mejor las tonterías de que habla la gente.¿Es necesario?
Por supuesto quiero  ver amigos, tantos amigos, parejas o desparejas de amigos: ¿Cuántos habrán quedado? ¿Regresados a sus tierras de origen? ¿O ¿polvos ya? Quién sabe.

Y quisiera visitar ese club familiar del Fogolar Furlan, volver a cantar viejas canciones de nuestra época heroica.  Canciones ya antiguas, que no son himnos a personajes de un tiempo sino a la juventud desvanecida  ya desde años. Algo patético, claro, pero tierno. Todo lo pasado es tierno. El tiempo modifica hasta la realidad. Casi siempre la mejora.

Bueno, de todo eso   no fue  mucho lo que pude hacer.  Suficiente, pero no mucho. No encontré gente. Solamente tres  parejas de amigos queridos, medio achacosos, inclusive más que yo. ¡Gran satisfacción!

 Pero pude ir solamente a San Antonio de los Altos, cerca de Caracas, para ver mi Cristo resurgente. Acompañado por Helena y Angel. No el angel de la guarda. Por mi amigo Angel, el español.
 Las monjitas cuidan mucho la pátina e la escultura. Estaba todo bello, limpio, brillante, mi Cristo. Buen mozo, de sonrisa dulce, cuerpo atlético.
 
Sor Domitilla. 
 Lo siento, Madre Domitilla, veo reproche en su mirada. No logro arrodillarme frente a un trabajo mío.
Para Ud. ese es el hijo de Dios.
Cristo Rresurgente, en Los Tejes,
A.C.Cristoforo Colombo 
Pero para mí es el hijo de mis manos, que lo modelaron en arcilla. No puedo genuflectarme.
Sor Domitilla no me dijo nada. Me mandó a preparar  un cafecito con bombones. 
 Pero no me lo ofreció ella misma, el cafecito.   
Lo mandó a ofrecer por la hermana cocinera.

Pero cuando el amigo Angel, que me acompañaba,  quiso sacarme una foto con ella,  se quitó el delantal de cocina, se acomodó la cofia impecable  y asomó una sonrisa:  
Sor o Madre Domitilla, pero también mujer, al fin. 
                                                                                                                                


                                                       *******************


---   SIGUE---