30 jun. 2010

Hit Parade del año... 1930

Tardes Musicales en la residencia... alias El Cuarteto de la Muerte.


El viejo octogenario

Un cierto abogadillo Marcus Tullius Cicero (Marco Tulio Cicerón) en un “libérculo” que llamó DE SENECTUTE ("Sobre la vejez") escribió de las ventajas de ser viejo. Y se refería a sí mismo, rondando ya los sesenta. Entre los florilegios de ventajas, la que me impresionó, como lector veinteañero, fue la afirmación, más o menos: "Ah, qué bello ser viejo… así no tienes más el deseo sexual que te hace perder tanto tiempo y puedes dedicarte completamente a tus estudios. Y no te distraerán ni  muchachos ni muchachas…”

He llegado yo a los 84 y pasados.  

Y efectivamente:

1) En cualquier jardincito o playa de ese lindísimo país con hueco en el cielo, puedo quedarme a tomar todo el sol del mundo para cuidar mi bronceado, ya que el cáncer de la piel se desarrollará, eventualmente, después de muerto.

2) Lo  mismo dígase del SIDA. ¿En cuánto tiempo se manifiesta? Así que las más que diarias experiencias sexuales del ultraoctagenario no están afligidas por preocupaciones de contagio.

3) Cualquier error que cometa , tendrás la compasión de los demás: "Es un pobre viejito. ¿Que le vas a hacer?"

4) Si  matas a alguien, lo máximo que pueden hacerte es ponerte bajo arresto domiciliario. ¿Y no lo estás ya? O en tu casa (de la cual se apropiaron tus hijos) o de un Geriátrico, donde esos mismos hijos te pusieron en espera de tiempos mejores?

El parche

Y después de más de 40 años de vida matrimonial mi esposa me dijo que había llegado al máximo de la soportación. Reconozco que tenía razón. Pero la noticia me agarró de sorpresa, por esa innata confianza de los hombres que nos consideramos dioses. Y me revolvió el alma y los intestinos. Al punto que me sobrevino la primera experiencia de estreñimiento, a mí, dado fácilmente a las cagadas durante toda la vida. Y el inusitado y sorpresivo esfuerzo esfintérico me produjo derrame en un ojo. El oftalmólogo se cumplimentó por mi suerte, ya que el derrame en el cerebro habría  afectado más peligrosamente que el derrame en un solo ojito. 
SIC DIXIT .
Y con una sonrisa la secretaria me susurró: “Mil quinientos pesos.”

27 jun. 2010

Un pensamiento por el Día del Abuelo

En el Geriátrico me pidieron que como yo sé dibujar, que hiciera un dibujito-viñeta  sobre el día del abuelo  que es pasado  mañana y que se celebrara acá con los residentes abuelos, los hijos, los nietos... las nietas… Y como tengo un sagrado respeto para la figura del  abuelo, eso es lo que les dibujé. Se escandalizaron…las abuelas