10 abr. 2012

Fogolar Furlan 6/6 ....y conclusiones....









LAS  CONFESIONES DESPUES DE UN VIAJE a
través del tiempo





Quinta parte: 6/6 Fogolar Furlan.


 "Incontro coi vechi che no i se morti"
(Encuentro con los viejos amigos que no se han muerto todavia)

Conclusiones

Fui dos veces al Circulo del Friúli, en Caracas,  Alta Florida.
Gente del extremo Noreste italiano de donde es originaria mi familia paterna. Mi abuelo era ciudadano austriaco.
Hacía  tiempisimo  que no iba por allá. Me acompañaron los dos  queridos amigos, la pareja  de españoles, Angel y Helena, a los que no no había visto desde años y que ya me habían  acompañado una semana antes  a ver el mi escultura, el Cristo en  San Antonio de Los Altos. Considerados los tiempos, aclararé que se trata de  una pareja tradicional a la antigua: un hombre y una mujer. Me aseguran que todavía existen parejas de diferentes géneros. 
Él es  músico, ex músico de la Filarmónica de Caracas, habilísimo con el violín, mente despierta, muy agudo sentido del humor y ella una   todavía bella mujer, de ojos luminosos grandísimos, crítica de arte, escritora, poetisa,  intelectual  pero con el gran defecto  de ser inteligente. Una mujer nunca debería ser demasiado inteligente: nos crea complejos. Si tiene bellos ojos uno se pierde en su mirada, ella cree que eres tonto;  y sí, efectivamente a veces sucede que un hombre se pierda  como tonto mirando unos bellos ojos de mujer y no entienda lo que ella le dice.
 Quería yo ir a ver los antiguos "casi amigos"  entre los "casi paisanos" míos del Friúli. Y sentarme a una mesa familiar de comida típica del norte Italia, compartiendo y recordando las cosas que siempre se recuerdan  entre viejitos. Que son siempre las mismas,  pero  siempre nuevas para  personas que no recuerdan bien de lo que  se habló la vez pasada.
Claro que quiero a Venezuela, claro que quiero a Caracas, claro que quiero los viejos sitios donde he vivido por más de medio siglo. Por eso decidí este viajecito mío a Caracas, no solamente para  visitas medicas de control. Para ver  amigos sobrevivientes y.... quizás, para verme mejor a mi mismo.
 Pero todo ha cambiado, en Caracas. Obvio. Todo cambia siembre y en todo el mundo. Sin embargo   los cambios que se observan de joven producen alegría,  pero  de viejos los cambios  nos confunden y producen tristeza.
El Jugador de Balompié..Parece imposible
que hace años  para modelar al atleta
haya usado espejo, cámara fotográfica,
¡y mi mismo como modelo!
 Llego a la entrada del Club. Veo los viejos empleados de siempre, un poco mas canosos.  De reojo observo la escultura  mía del "Futbolista"  que les doné en ocasión del Campeonato. Todavía esta allá, en el centro de la mesa. Ni me acordaba. Todavía está allá.
 Pero, mi gran amigo Gandin  el Presidente del Club...¿Dónde está?
Hace años se retiró a Italia, me contestan.
 Y ¿el vicepresidente?
 Se murió.
Y ...¿el otro? y el otro?
¿ Ud. dice el Abogado?
Si, el Abogado . 
El Doctor Parmeggiani. Fue el primero y uno de los pocos profesionales que conocí  al llegar a Venezuela en el ´55.
 No...ese  si. El Abogado si, todavía anda. Con su bastón, pero anda.

 Y, las Señoras?
 Las señoras están, casi todas.
 Cuantas viudas, ahora. Los hombres se mueren antes.  Y  las viudas reflorecen.

 Pregunto en la cocina por el  menú.  Si, es verdad se había dicho risotto ai funghi, para hoy.  Pero i funghí non si sono trovati.
No importa¿Qué es lo que hay?
 Una sopita de arroz.
 Ah, bueno, una sopita para enfermitos.
¿No somos enfermitos todos a nuestra edad?

 Alegría, alegría ...  Estamos en Carnaval. De postre ghe se i crostoli, ! 
Attento con i crostoli,  Aldo,  che sono fritti.  Y hay mucho azúcar.
 Eso fue lo que me recomendó anoche mi esposa en una llamada de saludos desde Montevideo.

 "Vecho..",dame otra botella de ese vino blanco chileno, estaba muy bueno.  Va ben coi crostoli. 
De ese blanco chileno  no hay mas...No lo han traído. Vuole una coca cola? 
Ma va in mona! Ostia! La Cocacola daghela ai tosi.   Dammelo rosso, allora.

 Si, Mariuccia, appena si puo faremo `sta rivincita a scacchi. Ha sempre una bella figura, la Mariuccia. Ahora la eligieron  a ella como Presidente del Club. Si, Mariuccia, seguro, la revancha al ajedrez.
 ¿Cuando fue que jugamos la ultima vez? ¿Hace cuantos años?
No recuerdo más.
 ¿No recuerdas cuando jugamos?
  No, no recuerdo como se juega!.

Había bebido ya dos botellas; no solo: un par de vasos se los habían tomado tambien Ángel y Helena.  
Los sobrevivientes del Fogolar Furlan.
E se son palida, come una strassa,vinassa vinassa e fiasci de vin!
Tenia una ganas locas de cantar. Cantaba con guitarra, antes.
Dai, comenzemos:
La Gigia l`é malada….
 Ma no, una Friulana,
OK esta bien:
Tintine Tintone…
ma cos`é questo? Nessuno la sa.
 Non la sai tu perchè sei un terrun dell`Ostia!
Va ben. O ce biel, o ce biel  cis´ciel a Udin, o ce biel, o ce biel cjs`ciel a Udin...
Dai dai... questa si...
 Peró ci voleva Gandin, con l´ armonica. 
Si,  peró lui ti cantava Battaglioni del Duce Battaglioni.   Y  le brillaban los ojos!
Che ti frega? ...La abbiamo cantata tutti!

Mira, Ángel, ven acá. Y ¿tú la cantaste Cara al Sol ?
¿Cara al Sol?   Es cosa de viejos.
¿Y nosotros? que somos? 
Jajajaja


EPILOGO:


La segunda  visita al Fogolar Furlan fue  casi al terminarse mi estadia en Caracas. Fui con mi ex nuera, una dulce y  linda chica venezolana, divorciada de mi hijo,  a veces deliciosamente despistada; y sus dos hijitos, mis nietos, despistadamente nacidos en Trieste. De seis y ocho años. Bellísimos, muy inteligentes, sumamente malcriados. O criados según las actuales costumbres, que es lo mismo. 
Así como nunca yo fui un gran buen marido, ni tampoco un buen padre, mucho menos fui ni soy el dulce abuelo viejito que arrastrando los pie acompaña sonrientes los niños al parque. Demasiado ocupado en mi mismo, como me terminó  de revelar   mi introspección durante este viaje mío y que ahora estoy relatando en sus conclusiones. Recordé una frase lapidaria de mi hijo, hace  pocos años, durante una de las tantas exhibiciones narcisistas de mi personalidad que estaba marginando  a los nietos:

Papá, recuerda que ahora, la persona importante no eres tú. Las personas importantes son ellos.

Tenía completamente razón mi hijo. No me había dado cuenta de eso y la afirmación me dejó anonadado. Traté de modificar mi conducta, pero con el cerebro y no con el corazón. Quizás nunca aprenda a  abdicar. Y es un error.  Hay que saber hacerlo.
Al fin  eso también es una forma de adaptación al ambiente. Así mismo, como deberìa renunciar un jefe de estado cuando empieza a sentirse  superado por los acontecimientos; como debe renunciar o modificar sus pensamiento quien tercamente  trata de anclarse a lo suyo sin ceder o renovarse.
 Es la naturaleza humana que pide el cambio. Y no solo humana, sino animal y en general en  el  universo.
Como las estrellas. Si hay unas Supernovas debe de haber unas Superviejas que en sus tiempos fueron Supernovas.  El viejo macho dominante  debe renunciar frente al nuevo aspirante al  dominio, o lo renuncian   .  Las modificaciones  son  necesarios. Por las buenas ( democracias) o por las malas ( dictaduras o revoluciones).
Pero eso lo dice el cerebro, si es que tienes la desgraciada suerte de tener uno. No lo dice el corazón. Y allí viene el mal humor por no saber ni querer  adaptarse a las nuevas realidades.   Es difícil mantener  una sonrisa al acercarse de la escoba que te va necesariamente a barrer.
De allí, quizás ciertas manías, no solamente mías sino de muchos, de querer mantenerse siempre joven, alegre, simpático, agradable, seductor. Con el resultado, en la mayoría de los casos, de ser patético y ridículo. 
 Eso creo fue lo que aprendí definitivamente en mi viaje a Caracas. No fueron las medicinas contra mis achaques,  paliativos temporarios a la decadencia. Lo positivo de mi viaje consistió en conocerme más a mi mismo.
La frase me suena... 

 
"Genio y figura hasta la sepultura" me dice dudosa  una persona sabia que aprecio mucho,
" Il lupo perde il pelo ma  non il vizio..." tambien me  retumba en los oídos...


Lograre superarme?


HOC EST IN VOTIS.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Noblesse Oblige.
Angel y Helena.

Alfa Segovia de Stanley dijo...

"El zorro pierde el pelo,pero no las mañas". Está bien. Has hecho un "mea culpa" en tu viaje para recordar. Por algo se empieza. No sé si cambiarás o no. Te deseo que ocurra lo que sea mejor para hacerte sentir mejor.
Efectivamente. Mi padrino Egisto era de la zona de tus ancestros. Acá en Montevideo, había una "Casa furlana" donde se hacían las comidas del Trieste, y donde a mí también me llevaban. Mi padrino no era de mi familia carnal, pero por esas cosas del destino, pasé parte de mi niñez y parte de mi adolescencia en casa de ellos. A la usanza antigua, me "terminaron de criar" y me casé en la casa de ellos. ¡Qué casual casualidad! ¿No?
Algún día lo recordaré en mi blog como un personaje memorable. Vivió casi 100 años.
Sigue escribiendo y contando que lo haces estupendamente bien.
Cariños

Aldo Macor dijo...

Hola Alfa, tu siempre gentil y fiel lectora...y comentadora a mis tonterias.Asi que te criaste en la casa de un friulano? Debes saber lo que es la polenta! La polenta coi osei...jaja y también la polenta frita o la polenta en la taza de leche.Si,me di cuenta e que uno debe tratar de cambiarse siemre. Cambiarse para mejor, naturalmente. Pero en muchos casos uno se cambia para peor. naturalmente.Un gran abrazo, fiel Alfa!

Anónimo dijo...

Aldo:

Dificil cambiar pero no imposible, sé feliz, te deseamos tus amigos