26 feb. 2015

2ª EDICION ESPAÑOL- 1/100.-HISTORIAS EN JODA-INTRODUCCION

HISTORIAS EN JODA     (funny history?)
                 

Desatinos y triquiñuelas de  personajes míticos, históricos, políticos y de sus amores

ALDO MACOR.

( Traducción al ingles )
Fabiana Macor Castillo     ¿?????
                                        
4ªEdiion  Ingles  2014
                            



                     Introducción  


 Seamos claros. Yo no soy un historiador, ni siquiera un historiógrafo  serio y estudioso de los acontecimientos históricos y con el inevitable aroma a biblioteca. Simplemente soy una persona que ha viajado un poco por todo el mundo, que ha estudiado y leído un poco de todo en cuatro o cinco idiomas y tal vez  recuerde algo; y que ha tenido una buena cantidad de experiencias, en paz y en guerra, en las buenas y en las malas y en varias y diversas actividades. Con mis años 86 y pico, si no estoy ya  muerto, y con la mente  decrépita, yo debería ser capaz de recordar y contar algo que la vida me ha enseñado cuando fui universitario, militar, empresario,  escultor y últimamente casi  escritor .. sí,  he sido todas esas cosas, en la vida. Algunas  las hice mal y otras peor. Y ahora me dedico solamente a  escribir, porque físicamente me cansa menos… a parte la formación de ciertas callosidades a las nalgas, ya único punto en común con los Mandriles.

 Siempre he estado interesado, también y por alguna razón, en ciertas conductas humanas de personajes míticos, históricos, antiguos, modernos y de  varios ambientes. Últimamente, inclusive tuve experiencias  en un geriátrico porque  por las variantes  de la vida yo “viví” dos años allí y aprendí que nunca más volveré a poner pie en uno de ellos. Y sin querer forzar los acontecimientos, me gusta subrayarlos y comentarlos tratando de reducir un poco las exageraciones a las cuales soy llevado por generosidad de fantasía.  Con un poco de humor, con un poco de cómico, y tal vez incluso con algo irreverente. Sólo por diversión... y reírse de los demás, pero sobre todo de nuestras propias debilidades.
Pero también quiero hacer notar que los hechos humanos que observamos o vivimos, todos, absolutamente todos, cualquier  tipo de acontecimiento que haya sucedido  o suceda, adquiere diferentes tonalidades según el proprio ángulo visual, sin duda; pero también que los ángulos visuales cambian y aumentan con la edad. Por desgracia, es lo único que aumenta con la edad, además de las achaques, reales tarjetas de presentación de nosotros mismos.  
Y nos damos cuenta que lo que siempre hemos considerado importante, en realidad ya no lo es tanto. Inclusive tal vez no lo sea en absoluto. Todo se siente pasajero, transitorio, fugaz y en cierto sentido inútil.  Básicamente nos quedamos casi siempre decepcionados porque desde las altas expectativas  juveniles de mejoras en general de la humanidad,  nos quedamos  con un puñado de moscas en la mano. Ya no con emotividad angustiada, sino la tranquila constatación de un proceder inevitable.
Pero hay que llegar bastante lejos con la edad. Y siempre con un cierto residuo  grado de lucidez para tener esa sensibilidad y captarla. Antes, es absolutamente imposible. No es sólo cuestión de intuición o inteligencia. Es cuestión de cultura y, máxime, de sabiduría.

 Sin embargo, al hablar  de ciertos personajes, prominentes o no,  yo trato y creo tomar en mi presuntuosa inmodestia la actitud del artista - que también pretendo ser - y me siento en mi taburete, con mi trípode, de frente a alguna persona o cosa que me gustaría captar. Y miro y veo. Estudio. Y retrato personas, cosas, hechos. Y dibujo, escribiendo, a alguien o algo que por alguna razón me interesa e…"interpreto".
 Esta "interpretación" ¿será lo que los grandes críticos de arte llaman "creación"?
 Espero que mis lectores se diviertan leyendo mis pequeñas historias. Yo no inventé y no falsifiqué nada conscientemente. Traté de acentuar caracteres, eso sí, capturando el lado más divertido y digerible. Me he resignado a poder hacer solamente eso, solamente describir, pero  también me he divertido, al mismo tiempo, con las descripciones.
¿Las fuentes de información? Bah, ¡yo no soy un historiador!

 Todo el batiburrillo de conocimientos que tengo, y que todos tenemos, los nombres de los personajes y los hechos, es imposible relacionarlos con algo específico como con  notas y anotaciones que por aburridas  tal vez nadie las lea. Todo esto forma parte del engullir inconsciente de noticias, eventos, prejuicios, creencias, religiones, costumbres que --  oídos o leídos, asimilados o copiados  --   enriquecen nuestro bagaje de cultura como los cuentos de nuestras madres y abuelitas. ¿Quién era Caperucita Roja o Adán y Eva? Alguien debe habérnoslos dicho. Vaya a saber quién...



Aldo Macor




No hay comentarios: