5 feb. 2013

L. Persponajes.- 11/54 ISAIAS


                                    ISAÍAS
                                          ( 600 a.c. )
Isaías fue el más grande de todos los profetas de Israel y  el mejor escritor de todo el Antiguo Testamento. No era un miserable como la mayoría de los cientos de profetas fanáticos que pululaban entre los elegidos como perros rabiosos. Era sobrino del Rey Amasías de Judá. Había tenido educación.  Sabia que la tierra era redonda, conocimiento muy raro en aquella época, demostrando que conocía los escritos del griego Anaximándro, aquel filosofo  que había intuido que los primeros animales debían de haber surgido  del agua o del limo calentado por el sol, que  del agua  pasarían  a la tierra y que los hombres descienden de criaturas marinas, idea que es una evidente anticipación de la teoría moderna de la evolución.  Bueno, me divagué un poco para informar  que Isaías era un hombre inteligente, abierto y de cultura. De todas maneras  también los católicos lo veneran;  a Isaías, claro,   no a Anaximándro,  porque en sus profecías hace alusión al personaje que, con cierta dosis de fe cristiana  y de muy buena voluntad, puede asimilarse a Jesús de Nazareth.  En lo político se oponía, en general, a alianzas con pueblos extranjeros  y en particular al protectorado de Asiría y la alianza con Egipto, prefiriendo y pregonando la alianza con Yahvé: el hecho está en que, cuando Senaquerib, el Asirio, sitió Jerusalén, Isaías  se puso en la  “resistencia”  y recibió la ayuda de Yahvé, con el envío de las ratas pestíferas al campo enemigo. Y el reino de Judá se salvó, en aquel entonces y por lo menos por un tiempito.  Pero a parte aquellos hechos “milagrosos” lo importante de Isaías fue la notable maduración de la religión de Yahvé. Se preocupa por la justicia  y destaca al individuo como portador  de la fe, sin limitarse  a la tribu, a la raza o a la nación.  Cada uno de nosotros llevamos adentro la voz de la conciencia. En los primeros tiempos del pueblo de Abran, se hablaba de Yahvé como el dios mas fuerte; inclusive en los tiempos de Moisés, en el episodio de las serpientes paganas devoradas por la serpiente de Yahvé .  Pero con Isaías  Yahvé-Dios  es el único, universal, omnipresente, omnipotente:   no hay lugar para otros dioses: no existen. Dios es la única fuerza motriz  e Israel forma parte de su plan, es  cierto, pero como forman parte de su plan también los Asirios, los enemigos, actuales  o futuros.  Todo lo    que también los enemigos de Israel harán, será  por mandato de Dios.
 Así que con Isaías la primitiva religión de Moisés se va transformando poco a poco en refinada religión universal. Isaías predicó, claro, en el Templo de Jerusalén, pero él no era partidario de  interminables sacrificios  ceremoniales, sino  de una religión ética del corazón.   Hablaba de que con el arrepentimiento Yahvé  perdonaría todos los pecados y pregonaba una era de paz, donde las espadas y las lanzas se transformarían en equipos para labrar la tierra.
Se dice que Isaías, el gran profeta, fue  mandado a asesinar por el rey Manasés  XIII rey de Judá,  quien ya estaba sometido al imperio Asirio y favorecía a los Dioses Baal y Asheráh,  suprimiendo la actividad y a veces la vida de los profetas hebreos.  Pero el bueno, culto y adelantado Isaías, tampoco gustaba mucho a los sacerdotes ortodoxos, dueños del Templo y  quienes pretendían,  como todos los sacerdotes, de ser  únicos interpretes de las voluntades divinas. 
 Fue un grande hombre, el profeta Isaías.
 Nada de fanatismo y mucho de comprensión. 
Murió Isaías poquísimos años antes de la desaparición también del Reino de Judá y otro Profeta vendrá, muy diferente en estilo: el profeta de las Lamentaciones: Jeremías con sus  Jeremiadas.  

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿El primer humanista y pacifista de "nuestra" religión? Què quiere decir "donde las espadas y las lanzas se transformen en equipos para la labranza".
Angel

Aldo Macor dijo...

" El primer humanista y pacifista de "nuestra" religion...
...eso lo dices tu? O supones que lo haya dicho yo?

Las espadas y las lanzas, claro, es una metafora. Es el deseo que los hombres dejen de despanzurrarse y que vayan labrando la tierra, con el " santo sudor" de su frente...

jajaja

NO ME COMENTASTE QUE AHORA ME DIÓ PARA HACER AUTO-VIDEO-LOGORROICO? JA JA

ciao, camarada...

Anónimo dijo...

Querido movie-star de la web, la pregunta es mía, la cita es tuya y no deja ninguna duda de su naturaleza pacifista. El caso es que la religión "nuestra" fue perdiendo la feroz escabechina habitual y empezó a humanizarse como bien dices en tu magnífica semblanza de Isaías.
Ciao, camarada campeón.
Angel

Carmen Palmieri dijo...

A aquellos que sobresalen por encima de la cabeza de los demás y que, además, promueven cambios que le mueven el piso a los dueños de la plata, les va como en feria...
Necesitamos más Isaías, creo yo.
Ahora me pongo a ver los videos, ya te contaré.
Besitos.