25 nov. 2011

Ricardo Corazon de Leon y enredos de familiares .


Richard Iº Coer de Lion
King of England
Duque de Aquitania
Duque de Normandie
Conde de Anjou




RICARDO CORAZON DE LEON




Ricardo Corazón de León fue un personaje muy fuera del común. Había nacido en Oxford pero no hablaba ingles con acento oxfordiano: el ingles no lo hablaba en absoluto. Hablaba francés, como la mayoría de la nobleza de la época. A parte de que pasó la casi totalidad de su vida fuera de Inglaterra, máxime en Francia, donde tenía sus mayores dominios. Inglaterra, para él, era demasiado fría y lluviosa. Su padre era  Henry II, Enrique II, Plantageneto, nacido en Francia, Normando, o sea Vikingo y será el Rey más poderoso de la época. Su mamá fue Leonor de Aquitania, quizás la mujer más fascinante de la historia : que había sido esposa del Luis VII rey de Francia y que lo acompañó en la segunda cruzada a Tierra Santa, la que inventó el amor cortes, con todo el antourage de trovadores, poetas vagabundos provenzales,  la que fue infiel a su marido, la que había dicho: Creía haberme casado con un hombre y me casé con un monje; la que, después de casada, a los 29 años conoció a Enrique II de Inglaterra, diez años mas joven que ella, se enamoró de él y él de ella: obtuvo la anulación del matrimonio con el Rey Francés y se transformó en esposa del Rey de Inglaterra, con el cual tuvo la belleza de ocho hijos más, entre los cuales el Ricardo ese, el preferido y al que ayudará durante toda su vida. Bueno, con unos padres así, Ricardo no podía no ser el también un personaje fuera de lo común. Era un joven muy atractivo, cabello rubio con destellos rojos, ojos celestes, componía versos en francés y occitano ( lengua d´oc ). Desde temprana edad demostró  habilidades políticas y militares, era muy valiente y caballeroso. De repente  un dia llega de Francia su prometida, la joven y linda Adela de Francia, hija de Luis VII, el primer esposo de su mamá  Leonor de Aquitania. Pero al buen rey Enrique II, padre de Ricardo, le gusta tanto la jovencita novia de su hijo, que la viola, la posee, la transforma en su amante y hasta tendrá un hijo con ella. Naturalmente hay peleas en la familia, Ricardo se enfrenta a su padre, azuzado por la madre pero Leonor, la no más joven Leonor de Aquitania pagará los platos rotos  y  quedará encerrada: el marido amoroso la manda presa, a no fastidiar mas!. Quedará encerrada por 15  largos años  y será por fin liberada por su hijo Ricardo.

Ese Ricardito, en 1179, a los 22 años,  va a sofocar una rebelión de nobles en  Aquitania  y alli demostró sus habilidades militares: fue muy hábil y muy cruel en lograr sofocarla. Después de un par de años, sofocó otra rebelión, siempre en Francia, en Angoulême. Y allí, cuentan: “Él tomó a la fuerza a las señoras, hijas y parientes de hombres libres de Angoulême y las hizo sus concubinas. Y luego de haber apagado su lujuria con ellas, echó manos a sus soldados para lo mismo…”” ( SIC ) 

Al poco rato, por motivos de conveniencia, se alía con Felipe II, nuevo rey de Francia, el que será Felipe Augusto de Francia, y que era hijo de Luis VII, el primer esposo medio monje de Leonor, mamá de Ricardo. Y en este año, llegan noticias de la batalla de los Cuernos de Hattin, la gran victoria del Saladin en Tierra Santa. Entonces Ricardo decide “tomar la Cruz”. Pero tomar la Cruz no significa partir inmediatamente para Palestina. Ricardo saldrá de Francia en 1190, como Cruzado. Pero antes, con su nuevo aliado, Felipe Augusto de Francia, derrotará a su padre el rey Enrique II en Ballans, Francia, muy cerca de la región de Coñac. Y su padre, con el consentimiento de Juan sin Tierras, el otro hermano, nombrará a Ricardo como sucesor al reino. No se sabe si fue por efecto del coñac de Cognac. A los pocos días Enrique II se muere. Alguien, cierto Roger de Hoveden, historiador ingles, dijo que estando presente Ricardo, el cuerpo muerto de su padre Enrique II sangraba por la nariz. Eso se tomó como signo de que Ricardo había causado la muerte de su padre. Sea como fuera,  Ricardo  será coronado Rey de Inglaterra en Westminster. Ricardo quiso excluir de la ceremonia a judíos y a mujeres; quizás porque la corona era como Rey pero la ceremonia lo consagraba también como Cruzado. Y consideró que era mejor si los infieles judios y las pecaminosas miujeres no contaminaran lo sagardo del evento. Según otro cronista, presente a la coronación,  Ralph de Diceto, unos cortesanos de Ricardo desnudaron y flagelaron a los judíos que se habían atrevido a presenciar la coronación y los echaron a la calle.  A consecuencia de esto la plebe de Londres se sintió autorizada a masacrar judíos: muchos fueron golpeados a muerte, saqueados, quemados vivos y muchos bautizados a la fuerza. Parece que Rey Ricardo desaprobó esas exageradas intolerancias y que castigó a los instigadores, permitiendo a los judíos conversos a la fuerza a que regresaran a su religión. Demostró gran tolerancia;  o sencillamente que no le importaba mucho ni una religion ni la otra. El arzobispo de Canterbury, Baldo de Exeter, demostrando caridad cristiana, no estuvo de acuerdo con este acto de “justicia reparativa” del Rey diciendo: ”Si el Rey no es hombre de Dios, entonces será el Diablo..” Sin embargo Rey Ricardo se preocupó que en víspera de su salida para Tierra Santa no siguieran los desordenes anti judíos y ordenó la ejecución de los más fanáticos revoltosos   antisemitas algunos de los cuales en su afán de desenfrenos habían asaltado y quemado hasta casas cristianas. Y hubo un escrito real donde se ordenaba a todo el mundo que dejaran en paz a los judíos. A pesar de eso, siguieron algunos actos de violencia anti judía, en especial en la ciudad de York.
Mientras  tanto el Saladin  trataba de ocupar  Jerusalén con sus catapultas y el "arma secreta" del fuego griego.
Así que por fin Ricardo, ya Rey, y Felipe II de Francia, todavía no Augusto, decidieron partir juntos. ¿Como dos hermanitos que se quieresn? ¡No! Es que ninguno quería dejar el otro solo, en Europa, por el miedo recíproco que uno ocupase los territorios del otro!! Se subieron los impuestos, se vendieron cargos oficiales, se vendieron tierras, bienes y posiciones. Fue rechazada solamente la proposición de un cierto Reinaldo, el italiano, de comprar por 3.000 libras, una suma enorme, el cargo de canciller. Evidentemente Ricardo no se fiaba de los italianos, ni como compradores: TIMEO DANAOS ET DONA FERENTES.
En cierta ocasión, al reclamarles algunos que él había pasado solamente pocos meses de su vida en Inglaterra y los demás años en el extranjero, él contestó muy francamente que en Inglaterra raramente se veía el sol y que si hubiera encontrado un comprador para Londres la hubiera vendida. Y realmente Inglaterra era la parte minoritaria de sus territorios y le servía solamente para el título de Rey y aproximarse como igual a otros reyes.
En fin en septiembre del 1190 sea Rey Ricardo como Rey Felipe Augusto llegaron a Sicilia. Allí, en la soleada Sicilia, Ricardo tuvo tiempo de pelearse con Tancredo I de Sicilia. Ese Tancredo había encarcelado la viuda del anterior rey de Sicilia, la Reina Juana de Sicilia pero nacida en Inglaterra, hermana de Ricardo Corazón de León. A esta Dama sícula inglesa el Tancredo I ese no le había entregado la herencia de su marido, el difunto rey anterior. Ricardo, nada mas desembarcado, exigió la liberación de su hermana y la entrega de la herencia, que era lo que más le interesaba. Pero, los Sicilianos son sicilianos y el pueblo de Messina se sublevó exigiendo que todos los extranjeros se fueran para sus casas. Ricardo se enojó, atacó Messina, la conquistó, la saqueó y la quemó. Y se quedó tranquilo a esperar que por fin Tancredo I accediera a sus demandas. Por fin llegaron a un acuerdo, típico de la época: La hermanita Juana de Inglaterra y viuda del anterior rey de Sicilia seria liberada y se le devolvería la herencia; Ricardo Corazón de León y Felipe Augusto reconocerían a Tancredo I como rey de Sicilia y serian amigos; el sobrino de Ricardo, el hijo de su hermana Juana, el joven Arturo de Bretaña, seria heredero de Tancredo de Sicilia  y recibiría como esposa una de las hijas de Tancredo; hubo intercambio de regalos, soplaron las candelitas de la torta repartida y Tancredo I recibió como regalo de manos de Ricardo Corazón de León nada menos que Excalibur, la mítica espada del Rey Arturo. Así por lo menos dijo Ricardo, que era la espada sagrada del Rey Arturo.
Y en 1191 después de la Comunión, por fin los dos reyes, de Francia y de Inglaterra, dejaron a Sicilia y siguieron el viaje para los Lugares Sagrados.
Pero, no se sabe si por el mal tiempo o las malas intenciones de Ricardo, éste desembarcó en la Isla de Chipre. Y al llegar a Chipre, ¿qué hace el buen Ricardo? y ¿vistiendo su manto blanco con la Cruz de Cruzado? Se apodera sin más de la ciudad que era gobernada por   Isaac Comnenos. Sigue la inevitable batalla-guerra. Naturalmente gana Ricardo y encarcela a Isaac. Pero debido a que Ricardo había prometido que nunca pondría a Isaac “bajo hierros”, lo encarceló con cadenas plata para mantener su palabra. No se sabe bien lo que Ricardo hizo con la hija de Isaac Comnenos. Pero si se sabe que masacró a todos aquellos que trataron resistirse.
Y con el alma en paz y otra comunión, se embarcó para llegar a Acre, en Tierra Santa, en junio de 1191. Llegó a la playa, se arrodilló, besó la tierra y decidió apoyar a Guis de Lusignan que estaba tratando de mantener su incierta corona como Rey de Jerusalén. Este Guis, además de Rey de Jerusalén, era el viudo de una prima de Enrique II, padre de Ricardo y se llamaba, la muerta, Sibila de Jerusalén. Pero el derecho a ser Rey de Jerusalén era contestado a Guis de Lusignan por cierto Conrado de Montferrat, quien era el segundo esposo de la media hermana de la Reina Sibila: otro enredadísimo enredo de matrimonio entre nobles, viudos o divorciados.

En fin, los “unidos” Cruzados que habían cruzado el mar,cruzaron armas en la ciudad de Acre y la conquistaron. . Ricardo estaba enfermísimo, parece de escorbuto, porque evidentemente no comía verduritas  sino solamente pollos horneados, faisanes y jabalíes. Eso no impidió a Ricardo que, una vez conquistada la ciudad, se peleara con los “hermanos“ de armas. Cruzaron palabras de ofensas recíprocas. Que Leopoldo de Austria se había atrevido a colocar su pendón, su bandera, al lado de las de los dos Reyes, siendo el solamente Duque. Ricardo agarró el pendón de Leopoldo y lo tiró al suelo. Leopoldo se ofendió y se retiró de la cruzada. Después Ricardo se peleó también con Felipe Augusto, el mismo Rey de Francia que había sido enemigo y amigo de Ricardo y en los últimos tiempos, según las malas lenguas, también más que amigos, mejor dicho, amigos intimísimos. Y de esta tendencia de Ricardo se había hablado también en otra ocasión, a propósito de su esposa Berengaria de Navarra, la que Ricardo había casado aun teniendo como novia oficial a Adela de Francia, la primera novia de Ricardo, amante de su padre Enrique II. Y se decía que Ricardo se había casado con ella,con Berengaria, por dos motivos: el primero porque le llevaría en Reino de Navarra como feudo y el segundo, porque al machísimo Ricardo Corazón de León le gustaba el joven hermanito de Berengaria, el que sería más tarde el Rey Sancho de Navarra. En fin, dicen los franceses, “se navegaba a la vela y al vapor!" Al poco tiempo también Felipe Augusto dejó la Cruzada. Y parece que sea a él como a su amigo y colega Ricardo le había llegado una alopecia por la cual perdieron el cabello y el rey de Francia hasta la vista de un ojo. Quizás como castigo divino para sus avenencias.  

Bueno. Ricardo se quedó solo, entonces. Y para no sentirse tan solo decidió quedarse con 2.700 musulmanes como rehenes para tratar con Saladin.
Pero como al mismo tiempo quería seguir en su campaña y sabia que los prisioneros les serian de estorbo, los mandó a degollar todos, a pesar de ciertos convenios ya iniciados con el Musulmán. Se encontró después con las fuerzas de Saladin y en Arsuf  le ganó en batalla.
Fue la primera victoria de Ricardo en Tierra Santa en pelea directa con Saladin.
Pero Ricardo quería negociar con Saladin y le ofreció en matrimonio su  hermana Juana, la de Sicilia e Inglaterra, la viuda liberada por él de las garras de Tancredo I, con contorno de herencia. La oferta era para al hermano de Saladin, que se llamaba Al Adil. No se sabe si la oferta era un ardid para ganar tiempo. Pero la idea de este matrimonio a la francesa no le gustó a los musulmanes y quizás tampoco los entusiasmaba la no ya joven Juana. La proposición no tuvo éxito. Saladin perdió como 7.000 hombres y Ricardo pudo dirigirse hacia Jerusalén. Llegó hasta 20 kilómetros de la Ciudad Santa. Allí hubo escaramuzas, pero, sea Ricardo que Saladin se dieron cuenta que ambas posiciones eran insostenibles. Y advinieron a un acuerdo, por fin, el día dos de septiembre de 1192. Los cristianos tendrían libre acceso, como peregrinos, a la ciudad de Jerusalén y su presencia seria bien tolerada.


Escudo de Armas de
Ricardo Iº
Corazòn de Leon


En el periodo del romanticismo, su figura renació como ejemplo de caballerea.
Algunos lo han tratado como un depravado homosexual.
Otros escribieron de él como asesino sin piedad de los musulmanes. En la literatura infantil generalmente se le presenta como caballero heroico.
Los ingleses lo adoran. Lo de haber asociado su persona con Robin Hood, es una falacia.  Si Robin Hood existió, fue mucho tiempo después.
Un veredicto muy interesante sobre Ricardo Corazón de León nos dice que “ Fue un mal hijo, un mal marido, un mal Rey, pero un esplendido soldado y galante.”
En fin un hombre fuera de lo común y como casi todos los grandes, con grandes meritos y grandes defectos.

                                                                            **

Mi comentario? QUOD LICET JOVI NON LICET BOVI.
Mi traducción?  Todos los hombres son iguales, pero hay algunos que  son más iguales que otros.

                                                              ******************




2 comentarios:

Alfa Segovia de Stanley dijo...

Ricardo Corazón de León y sus entreveradísimos conciertos y desconciertos familiares. Otro personaje fuera de serie, Aldo, con sus luces y sus sombras-no se sabe la proporción- porque según las épocas y las generaciones se dan los diferentes "claroscuros".

Anónimo dijo...

"Sucede en las mejores familias"
Angel, (y no me molestas).