4/7/2010

¿Sexo en una casa de reposo?



Los que hasta ahora han querido solazarse con este blog originalísimo necesitan ser iluminados sobre ciertos argumentos por una mente fresca y de experiencia, como solamente la de un octogenario plus-válido puede tener.

Existen las Casas de Reposo: ésta es la Primera proposición del silogismo.

Muy bien.

La existencia de esos GERIÁTRICOS, CASAS DE REPOSO, CASA DE VIVENCIAS, CONSERVATORIOS PARA LA TERCERA O CUARTA EDAD, MORIDEROS, MANICOMIOS o .como quiérase llamarlos, es relativamente nueva. En otros tiempos, los viejitos se quedaban en la casa propia o la de los hijos (ex-propia), en una linda butaca, birrete en la cabeza, quizás pipa en boca, babuchas, típicas pantuflas del nonno; en verano mirando al mar y en invierno cerca de la chimenea. Sentadito sin fastidiar a nadie, pensando en lo que aparentemente piensan los ancianos, o sea en absolutamente nada, o casi nada. Un recuerdo mío de niño es el del rincón del abuelo. Y María, la eterna sirvienta, lo atendía refunfuñando. Llevados de las orejas, los nietecitos les dábamos un besito de vez en cuando. Recuerdo que me parecía que al acercarnos le notábamos un olor raro: “Es el olor de los abuelos”, decía sabiamente mi mamá. En realidad nunca nadie se ocupaba mucho de él, que se la pasaba casi todo el tiempo sentadito y durmiendo. Hasta que un día alguien decía: “Se murió el abuelo”. Y se miraba la butaca vacía. Era viejísimo, claro: el abuelo había llegado a los sesenta.

Hoy las cosas han cambiado…

He llegado a los 84 y no me he muerto todavía. Quizás porque ya soy hombre biónico, con trasplantes, tornillos, puentes y bypass  coronarios. Además de la extirpación de no se sabe qué cosas porque son “solamente cancerígenas” y zasssss, te quitan la próstata. Podrás seguir teniendo eyaculaciones, contestan a mis ojos inquietos. Pero serán retrógradas, agregan. Tendré que eyacular por el culo, pregunto pensando en voz alta. No, no te contestan, ni en voz baja. Te miran como si hubieras pedido una chupeta, un “lecca lecca”. Te transforman así en un montón de muletas con un poco de ex­-Aldo alrededor y llegas a los 84.

Y las casas grandes ya no existen. Los hijos están casados ocasionalmente y periódicamente. Corren acá y allá, oficina, trabajo, telefonitos. La solución es la Casa de Reposo. Si enviamos a los niños a un asilo hasta mediodía, o mejor si es hasta las cuatro de la tarde, ¿por qué no íbamos a poner en un asilo también a los ancianitos? Para que jueguen a la rueda rueda. Los viejitos son como niños, otra vez. Todos lo dicen. Los pones allí, les dan asistencia, tranquilizas tu conciencia ofreciéndoles las mayores comodidades posibles. Hasta los visitas. Son visitas de reloj, las llamo yo, ya que siempre la mirada del visitante de turno va al reloj, para recordar que desgraciadamente tiene un compromiso ineludible de trabajo. Y se largan. Te dejan una cajita de bombones, que ni puedes regalar a los otros compañeros. Es justo. Es lo correcto: diabetes, colesterol, triglicéridos. Cuidamos de tu salud. De la de todos. Te dicen. Y es verdad. Total, de tantos chocolatines que los hijos te dieron a cambio de su conciencia, si te comes dos es por la complacencia de alguna enfermera que arriesga ser fusilada. Y se lleva los demas.

Y entonces ves la televisión. La ves pero no la miras. Horas. Como mirando las volutas del fuego o el agua en movimiento. Te levantas solo para ir al baño o al comedor. O te levantas para hacer las actividades sociales: ejercicio, caminar, piscina. Y hacemos los ejercicios. Los muchachos, los técnicos, las enfermeras, son pulcros, uniformados, sonrisa constante, complacientes. Y nosotros, los atendidos, somos zombis bien vestidos, bien atendidos, bien nutridos, pero zombis.

Si entonces un día alguien, revolucionario, anárquico, comunista, ateo, corruptor, te preguntara:
- ¿Te gustaría tener algo de actividad sexual?

¿Qué sucedería? ¿Qué contestaría?

Las mujeres se quedan impasibles. O no han entendido, o están a años luz de esta posibilidad. El Furor Uterinos es muy poco difundido. Catalina de Rusia o Cleopatra o Coco Chanel o Madame de Stael son las excepciones. Notables, si se quiere, pero excepciones. La mujer en general después de cierta edad lo que quiere es solamente tranquilidad, que nadie les dé órdenes, y quiere disfrutar a los nietos. Nada más.

(Recuerdo vivísimamente a mi mamá: la llamaban la viuda alegre. Enviudó a los 51. Había siempre estado enamoradísima de mi papá, aunque su úlcera fue culpa de las plurales infidelidades del marido. Cosas de hombres, sin importancia, se decía entonces, pero le dio úlcera a mamá. Y un día me dijo, a mí, ya con 50 años: “Ves, Aldo, me casé a los 18. Antes me daban órdenes mi papá, mi mamá y también mis hermanos. Después me mandó mi marido. Lo amé muchísimo a tu papá. ¡Y le fui siempre fiel a pesar de todo! Y era mi dios. Pero ahora hago lo que me da la gana. Nadie me controla”. Y viajaba, viajaba, mi mamá, agarraba uno o dos nietos y se los llevaba a Grecia. “¿Casarme otra vez? Ni pensarlo, ¿por el recuerdo de papa? No es eso, solamente. Es que no quiero servir a nadie más”.)

Para el hombre la cosa es diferente. Quizás son cromosomas, como he leído hace poco. El anciano quizás no pueda más físicamente, pero sigue deseando a una mujer. No puede pero quisiera. Sigue mirando piernas y culitos. Disimuladamente, quizás. Para que no te tilden de viejo verde.

Y a la pregunta “¿Te gustaría tener algo de actividad sexual?”, los ojitos del residente varoncito toman un brillo especial,
- ¿Sexo? Y… ¿Cómo? ¿Aquí? ¿Con quién?

- Pero ¿lo harías?

- Quien… ¿yo? ¿Yo?

- Sí, tú.

- Bueno… -y continúa el brillo en los ojos- Claro que sí… Claro… Pero… ¿Me dejarán?

Claro que sí. Se trata de una terapia. Como una medicina más. Una sexoterapia. Para mejorar el estado de ánimo del residente.

Y entonces le explicas que en Europa, en los países mas desarrollados de Europa, existen Casas de Reposo donde, ya desde hace años, la sexoterapia forma parte del sistema de “mantenimiento” del anciano. Con conferencias, explicaciones, películas ilustrativas, films eróticos, pornográficos y visitas a prostitutas. Pero no prostitutas normales, sino prostitutas especialmente entrenadas para personas mayores, que ayudan al cliente a desvestirse, a lavarse y después a volver a vestirse. Y todo eso con control del gobierno. Es una cosa seria, oficial, del Estado. Los ministerios correspondientes han constatado en años de estudios que esta nueva terapia del sexo aumenta la autoestima de los ancianos. Y mejoran hasta sus condiciones físicas en general. Porque se sienten motivados.

¿No se busca el bienestar de los Residentes de avanzada edad?

Pero claro, se necesita la autorizaron de los familiares.

- Ay… -me dice el residente- Eso sí que mis hijos no lo van a permitir.

No. A ellos les da vergüenza que su viejo tenga ganas de una mujer. A ellos, a sus esposas, a los nietos. Sí. Se avergonzarían. No debemos salir del paradigma. El abuelo es un santo varón y el viejo con ganas, un viejo verde. Y aunque sepan o admitan que esa terapia, bien administrada, podría ser provechosa (como lo demuestran en Europa), no darían su aprobación.

Y la mente se me va a Solón, uno de los siete sabios de Grecia, quien ya hace 2.500 años legisló recomendando que las Heteras o Pornai acompañaran a los ancianos, para que se sintieran menos ancianos en sus últimos tiempos de vida.

Hace 2500 años.
Pero despues se inventó el pecado.


                                                               ***

19 comentarios:

karo e.j dijo...

interesante!

Aldo Macor dijo...

Carissima Caro, gracias por tu comentario.Yo soy nuevisimo a los blog, tengo a este desde una semana, y como ves a mis 82 años me metí en algo nuevo.Emocionado como un muchacho.Puedo preguntarte: te INTERESA el blog como mèdico? Como mujer en vista a la tercera edad que ahora con tus 25 años parece estar bastante lejos de ti? O sensillamente te causó gracias el dibujito ?

Lebowski dijo...

Don Aldo:
Sólo puedo comprender mi visita a este blog como un GRAN hallazgo.
Tengo tan sólo un cuarto de los años que tiene usted, pero me apasiona su escritura. Y los temas me parecen GENIALES. No todos los viejos -espero que no le ofenda esta palabra- tienen que ser Askildsen.
Muchas gracias por compartir sus textos con el resto de la gente, y sería un honor que se diera una vuelta por casa -www.supershowroom.blogspot.com-. Soy viejo blogero, pero éste es uno nuevo, recién tiene un post.
Lo sigo leyendo,
un saludo.

Thomas dijo...

una joyita este blog, de punta a punta... una ventana muy interesante y divertida ya se lo estoy comentando a mis amigos

Anónimo dijo...

genial! aunque tengo que confesar que me crea ansiedad llegar a la tercera edad, ahora más que nunca. Un abrazo!

http://ranchoapart.blogspot.com/ dijo...

Maravillo blog. No paro de reír
Fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Excelente análisis de los ancianos en un entorno determinado.
¿Tienes referencias científicas de la sexualidad de las ancianas?

Aldo Macor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aldo Macor dijo...

HOLA,
Te agradezco por EL EXCELENTE ANALISIS. No tengo yo referencia "científica" sobre la sexualidad del anciano, porque no soy ni medico ni científico. Si quieres tener esa información supuestamente "científica" creo que puedes dirigirte al Ministerio de Salud y Acción Social de Dinamarca. Una llamada telefónica o un e-mail al Consulado de este civilizado País, debería proporcionarte las direcciones del Ministerio y podrás dirigirte directamente a ellos para mas informaciones. Pero creo que la mejor información te la pueda dar simplemente el anciano lucido y ultra octogenario que experimenta en su propia carne - es el caso de decir - ese fenómeno. Crees tu que un joven medico aún que Premio Nóbel pueda saber mas que un interesado? Y hablarte seriamente de las eyaculaciones nocturnas, o de los sueños eróticos, o de la producción de liquido prostático y otras menudencias? Y que debe desviar la mirada de las bellezas femeninas para que no lo tilden de degenerado pedófilo ?
Por LO QUE SE REFIERE A LA SEXUALIDAD DE LAS ANCIANAS, lamentablemente no tengo experiencia directa y te reenvío al Ministerio del cual te hablé antes. Si tu pregunta sobre las damas fuese irónica, también te sugeriría al Consulado y Ministerio para algo más científico que la opinión de varoncitos, seguramente contaminada por milenos de machismo.

tessa dijo...

Me maté de la risa con este post, lo de "eyacular por el culo" me pareció un exceso pero tengo que reconocer que me hizo reír mucho!
Por favor, siga deleitándonos con sus historias bien contadas y entretenidas, pero sobre todo, sinceras. saludos.

Aldo Macor dijo...

Tessa, por tu comentario deberia deducir que nos conocemos. Pero ese TESSA es un misterio. Si me revelas tu identidad, el proximo "cuentecito" lo dedicarè a ti !

karo e.j dijo...

Hola!!...
Pues me interesa el blog como mujer de 25 años que en efecto ve 82 años muy lejanos!.. pero más que eso, yo diría que me interesa ver el punto de vista de un hombre mayor de la vida, y que eso pueda ser plasmado e inmortalizado a la vez en esta cyberaraña que es el Interet...
Y muy bueno el blog!.. siga con el proyecto del mismo!!
Te saluda una mexicana desde España xD

Aldo Macor dijo...

Que lindo México! Como comentario te diré que en una pared de mi habitación-suite-celda, esta pegado un enorme sombrero que me regaló hace poco una paisana tuya, de tu misma edad, que quiero mucho... Y me recuerda, además de ella, muchas cosas lindas de cuando estuve por allá en el lejano´ 77. Pero me entristece por la situación horrorosa del narco y su entorno. Gracias por tus palabras de aliento. No puedes ni imaginar la fuerza vitamínicas de las palabras de una persona joven que pueda mirar al ahora definido adulto mayor como persona viva, y no solamente como arrugado sobreviviente del Pleistoceno!

Roberto_M dijo...

Caro Zio,

devo dire che sia io che la tua lingua natia , congiuntamente a tutta la gens italica, ci sentiamo oltraggiati da questa evidente discriminanza linguistica che ti porta a scrivere solo nell'indigena lingua ispanica.

Chiediamo formamlemente di esprimerti, se non unicamente, anche e spesso in italiano!

Uno affettuoso, se pur soncertato.. abbraccio.
Roberto

Anónimo dijo...

Aldo, llegué a tu blog a través de Leila. Me encanta y sólo quería decirte que te leo, envio el enlace a los amigos y de vez en cuando te escribiré algo. Cariños!
Lissette

Carmen dijo...

Aldo,
Acabo de descubrirte gracias a una sugerencia de una nueva amiga que definitivamente promete, porque si me recomendó tu blog, entiende a esta loca mas de lo que parece.
Yo Aldo voy camino de 49 años, y la verdad tengo serias dificultades para decidir cuando se es joven, mayor, muy mayor, de la primera o cuarta edad; me he pasado la vida viviendo y estudiando cosas,y por mas que pienso en todo lo aprendido cada vez me alejo mas de saber diferenciar eso de las edades, con lo cual leyéndote acabo de convencerme que dejaré de gastarle energía al tema...me demuestras que pierdo el tiempo.

Quisiera compartir contigo la maravilla de poder escribir, tenemos en común que funciona perfecto y estamos en el momento perfecto para hacerlo; desprendidos de miedos y con el único objeto de que sea un placer para nosotros y si alguien se "empata en la rumba" (soy caraqueña), que nos lo deje saber para sonreir.
Tienes una nueva fan,
Carmen Mosquera
mosquera_carmen@hotmail.com
P.D. Suelo escribir en las Notas de mi facebook, que están a tu disposición.

Carmen dijo...

Olvidé mencionar, que lo que sí he probado es que el sexo no tiene ninguna condición, edad, forma, ni manual; solo aquello que para cada uno sea placer....vamos he comprobado también que aplica a sexo, vida, felicidad y cualquier cosa.

María Carolina dijo...

Excelente! suelo leer el blog de tu hija, y puedo aseverar que de tal palo tal astilla.

EDUARDO URBINA dijo...

ESTIMADO ALDO, ERES LO MAXIMO, PRIMERA VEZ QUE HALLO UN ESCRITOR QUE NARRA LAS COSAS COMO QUE ME ESTARIA HABLANDO Y DE FORMA NATURAL, SIN TECNISISMOS.

MIS SALUDOS PARA TI MAESTRO.

EDUARDO URBINA.