6 sept. 2013

L.-Personalidades.- 42/54 ERASMO


          ERASMO DE ROTTERDAM
                   1469-1536


Erasmo de Rótterdam  nació  en Holanda.
Era un intelectual. Se hizo sacerdote casi seguramente para resolver el problema económico de su vida, ya que era  hijo ilegitimo de un  modesto cura y de su insignificante ama de casa.  La terrible época de la peste europea lo agarró a  la edad de 14 años y  decidió meterse a clérigo, al amparo de algo. Entró en el seminario de los monjes de San Agustín, allí descubrieron su inteligencia y al poco tiempo fue ordenado sacerdote;  pero nunca ejerció la “profesión”.  En realidad en el curso de su vida atacará a la vida monástica que considerará uno de los males de la Iglesia Católica. Al poco de ser nombrado sacerdote logró que lo mandaran  a estudiar en la Universidad de Paris, en aquel entonces muy influenciada por la cultura del Renacimiento  Italiano. Y bajo  los cielos grises de Paris pero respirando el nuevo aire del ambiente cultural que llegaba de allende los Alpes, allí se formó Erasmo: libre pensador, sin ataduras a culturas, a religiones, a nada que se presentara como imposición.  Fue y quiso ser siempre absolutamente independiente. Por su naturaleza inquieta y curiosa  tendrá una incontrolable aversión a todo lo que fuese rutina; y siempre tuvo  instintivo y profundo rechazo a lo que representaba la autoridad establecida.
En Inglaterra, será  titular de la Cátedra de Teología, nada menos que en Cambridge, que no era cosa de a poco; y dicho sea de paso,  entablará gran amistad con Thomas Moore; y siempre estando en Inglaterra publicará  los famosísimos Adagios, que se esparcirán   rápidamente por toda Europa.  En Inglaterra eran los  tiempos del Rey Enrique   VIII  y  al rato le ofrecieron cargos  vitalicios en el Colegio  de la Reina en  la Universidad de Cambridge. Pero nuestro  independiente a ultranza los rechazó para no tener ataduras. 
Después se fue a trabajar por algún tiempo a Venecia, en la editorial, primera en el mundo, de  Aldo Manunzio, ( Aldus Manuntius);  le llegaron muchas ofertas de empleo interesantes y muy bien remunerados como educador, : y todas los rechazó diciendo que aunque Aldus Manuntius le pagara muy poco, era suficiente para vivir y no estaba sujeto a nadie.
Después se fue a vivir en Basilea, Suiza, donde se sentía al reparo de “persecuciones”. Y en Suiza comenzó a escribir, relativamente tarde, en la vida, porque quería primero dominar el uso estilístico y narrativo del latín, la lengua culta en la cual se escribía todavía en Europa en aquel entonces.
Se ha comentado, erróneamente, de las polémicas de Erasmo contra la Iglesia. En realidad nuestro sabio holandés no era ni anticatólico ni anticlerical. Quería sencillamente purificar la doctrina y liberalizar las instituciones. Quería liberar a la Iglesia Católica Romana de la parálisis en la cual estaba sometida por no haberse adaptado a los tiempos y a los nuevos aires de cultura producidos por el Renacimiento. La Edad Media ya era cosa del pasado y Erasmo quería que las nuevas mentes vieran la realidad con ojos diferentes. Durante su periodo en Inglaterra comenzó los estudios del Nuevo Testamento para lograr una buena y moderna traducción en latín de las Escrituras. En esta nueva versión  del Nuevo Testamento en latín de Erasmo, se basará Martín Lutero para su proceso de inicio de la Reforma Protestante.  Y esta  Nueva Versión en Latín de Erasmo, fue tan impactante en el ambiente culto de Europa  que inmediatamente se comenzaron a publicar ediciones en las lenguas vulgares, o sea en las lenguas de cada nación, haciendo accesible las escrituras a todo publico que supiera leer y escribir, pero que no tuviese los  conocimientos clásicos del latín.  Con una actitud de finísima ironía nuestro Erasmo dedicó su versión al Papa  León X -- el papa de la Bula a Lutero y que lo definiría borrachito alemán--  y que representaba todo lo que  el Holandés no soportaba ni en la  Iglesia ni  en el Estado. El Príncipe Humanista  desde lo alto del Sacro Solio, no entendió la ironía. 
Lutero tradujo al alemán la versión latina de Erasmo. Y el Luteranismo incendió toda Europa al año de haberse difundido y publicado en lengua “vulgar” la versión de Erasmo.
 Y de allí comenzaron los dolores de cabeza para nuestro Sabio, independentista a ultranza. Ambos, Luteranos y Católicos, le exigían a Erasmo que se declarara, con uno o con otro bando. Pero “ Erasmus est homo per se”,  se autodefinió en una ocasión y no se declaró ni para el uno ni para el otro.
Así se hizo enemigo de ambos, porque es  imposible que el fanático entienda  la independencia intelectual del sabio.

La Inquisición censuró muchos pases de sus escritos. Pero nunca se atreviò en algo concreto  contra él, por su formidable trabajo teológico que revelaba su verdadera fe.  Además  ya era un personaje muy admirado  por ambos bandos.  También Lutero lo apreciaba muchísimo y el sabio holandés y el  revolucionario alemán fueron inclusive muy amigos. Se carteaban  y esto era indicio de aprecio reciproco. Indudablemente, en su fuero mas íntimo,  Erasmo simpatizaba más por Lutero que con el romano hedonista León X.  Pero nunca se declaró.

 Y ambos bandos terminaron presionándolo mucho.  Todas las obras de Erasmo fueron censuradas e incluidas en el "Índice de Obras Prohibidas" por el Concilio de Trento. De manera similar fueron denunciadas por la mayoría de los pensadores protestantes.
El Papa lo acusó con una frase  que se hizo célebre:
“UD. puso el huevo y Lutero lo empolló!”
 A lo cual  Erasmo contestó:
“Si, es cierto, ¡pero yo esperaba un pollo de otra clase!”
 Y pasó los últimos años acosado sea por católicos como por luteranos.

El lema de su vida fue:
 "Cuando tengo un poco de dinero, me compro libros. Si sobra algo, me compro ropa y comida".

Algunos "adagios" que debemos a Erasmo y que todavía se escuchan en el día de hoy:

"No podemos vivir con ellas, (las mujeres) pero tampoco         podemos vivir sin ellas"
"Más vale prevenir que curar".
"En el país de los ciegos el tuerto es rey".
"Está luchando con su sombra".
"Tiene un pie en la tumba".
"No dejó piedra sin mover".
"Empezar de cero".
"Una tos para tapar un pedo".
"Más fácil decirlo que hacerlo".
"Lágrimas de cocodrilo".
"Es un mal necesario".
"Una golondrina no hace verano".
"Caérsele el corazón a los pies"
"El pasto siempre es más verde en el campo ajeno".

Interesante, verdad?
Quien lo diría que en nuestra modesta supuesta  filosofía de cada día  utilizamos frases de ese sabio holandés  que se remontan a  mas de 500 años?        






1 comentario:

Anónimo dijo...

Tengo la convicción de que Erasmo es un ejemplo de intelectual y como persona me produce una gran empatía. Tal vez no me entusiasme su radical equilibrio, pero cada quien obedece a su conciencia. No sabía que era el autor de esos deliciosos Adagios.
Angel.