24 ago. 2012

ost Nº 3/7 Stalin- MARÍA KUZACOVA


   Post N º   3/7    María  Kuzàcova

    No era esposa pero le dio un hijo.


 Poco después de la muerte de su esposa Ekaterina, la policía zarista agarra otra vez a Yósif Stalin, quien, en esa época, usaba el pseudónimo de Koba, mítico  héroe nacionalista; los que  sostienen el origen judío de Stalin afirman que el apodo le viene de Bar Kojba. Otro legendario nacionalista pero en Israel, siglos antes.  Judío o no judío lo mandan otra vez a Siberia. Otro destierro.  Pero allá, esta vez en Solvychegodsk, conoce en 19121 a María Kuzacova. Se sabe muy poco de ella, No se ha conseguido ninguna foto  ni de ella ni del niño que tuvo con Koba.  De paso, cuando su marido-amante logró escaparse, ella estaba en estado del hijo.  Asi que nunca lo conoció. Pero hay un hecho interesante: hay que abir un paréntesis al futuro. Después de años, al llegar a la edad establecida. Konstantin entró en la soviético elitista Universidad de Leningrado,  (ex Petrogrado y futura  San Petersburgo),  evidentemente por apoyo del padre misterioso aun que en 1932 la Policía Política, la famosa NKVD, lo obligó a convenir que nunca revelaría su identidad como hijo de Stalin.  Bueno. Ese joven con el tiempo se trasformará en coronel. Y parece que poco después, en una ocasión, Stalin ya de cabellos grises, caminando pensativo en las oficinas en el Kremlin, pasando cerca de él, del joven coronel, lo miró.  Stalin era instintivo, perceptivo, como Rasputín.    Se paró frente a él. Se quedó un rato mirándolo mas intensamente con sus ojos penetrantes…dando una vuelta a su pipa. Evidentemente lo había reconocido. O, quizás, había "sentid" su presencia. Pero el Generalísimo Stalin, ya anciano, como despertándose  de una imagen de fantasía, dio otra vuelta a la pipa y siguió su camino.
 Cerramos el paréntesis al  futuro.
Regresamos a Stalin en Siberia a inicio de 1900.  


                                                     ***

4 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que tienes una misión buen difícil para investigar en una historia tan nebulosa.
¡Valiente!
Angel

Alfa Segovia de Stanley dijo...

Cuesta mucho sacar a las mujeres de estos héroes y a ellos mismos de las nebulosas en las cuales se les ha envuelto. Pero tú lo haces maravillosamente bien. Veo que también cambiaste "la portada" de tu blog. También me gusta. Sigo leyéndote con mucha dedicación. Cariños

Carmen Palmieri dijo...

las enormes diferencias entre las madres dedicadas y entregdas y los padres por accidente y/o circunstancias... Estoy enganchada a esta historia, Aldo! Besos

Aldo Macor dijo...

A la amiga Carmen Palmieri le pedi un consejo:fue muy gentil en darmelo...Me pregunto: serà tambien de verdad sincero?? jaja Aqui va lo que me escribió:

A mi me parece muy bien, Aldo! Todo lo que escribes y compartes me encanta. Besos grandes para ti.

Me emocioné.... jaja