6 may. 2012

Post nº 4/10. La esposa RAQUELE GUIDI MUSOLINI

LAS AMANTES DE MUSSOLINI - POST 4/10



RACHELE GUIDI MUSSOLINI



Rachele Guidi, ha sido ella también una mujer excepcional. Aunque casi nadie hablaba ni habla de la esposa “campesina” de Mussolini, ella demostró tener siempre una enorme fuerza de carácter y lo demostró durante los tres importantísimos periodos de su vida: el de niña pobre cuando iba a la escuela descalza; el de esposa del primer ministro de Italia, el entonces omnipotente Duce del Fascismo; y el largo periodo de pobre viuda de un condenado a muerte a la cual un gobierno semi-piadoso concedió por fin una pensión para sobrevivir.

RACHELE GUIDI. 1892-1979

Ella había nacido en el mismo pueblito de Benito Mussolini, en la Región de Emilia Romaña. (Romagna). De familia pobrísima, ya de niña, con tenacidad, defendió su derecho de ir a la escuela a pesar de los 14 kilómetros entre ida y vuelta, a pie. ¿A pie? De verano ¡a pies desnudos! y ¿de invierno? Su mamá, para defenderla del frio, le ponía trapos en los pies porque no tenían dinero para comprarle zapatos. Al llegar a la escuela, la maestra le tenía preparadas unas especie de pantuflas, para que los demás alumnos (eran cuatro en total) no se dieran cuenta que estaba sin zapatos!

Y, pregunta interesante: ¿quién era esa maestra? Se llamaba Rosa Maltoni y era la esposa de un hombre “equivocado”, un herrero socialista violento que se la pasaba entre su taller y la cárcel, preso por desórdenes sociales y ideologías anarcóides. Y era también mamá de un cierto Benito Mussolini, de casi 10 años mayor que la chiquilla descalza.

En 1908, ella, Raquel, de 16 años y él, Benito, de 25, se conocen y se enamoran. Al año siguiente dejan al pueblo y van a vivir juntos a la ”ciudad”: él era periodista, con sueldo bajísimo. Pero eran felices, por lo menos así dijo ella y al año siguiente nace la primera hija: Edda. Mussolini la registró como hija suya y de N.N. (NON NOMINATUM en latín, todavía hoy en día, según costumbres Romanas para indicar persona desconocida. Hoy, superficialmente americanizando, se traduciría NO NAME). ¿El motivo? Según las leyes vigentes en la época, que la Raquel fuera de menor edad podía significar la cárcel para el hombre.

La joven esposa de facto tenía su buen carácter: una noche llegaron a su casa dos amigos cargando literalmente a Mussolini borracho. Se agitaba, daba violentos puntapié, gritaba; los dos amigos lo amarraron a la cama y se fueron. El borrachito se despertó a la mañana siguiente. Lo primero que vio fue a una Raquel furibunda que le espetó: “Si te veo otra vez borracho, agarro a la niña y me voy…”.

Años después Raquel dirá que desde entonces Mussolini no tomará ni algunas gotas de alcohol en una tacita de café. Y en la noche antes de dormir, solamente una tacita de manzanilla.  ¿Dictador con toque de manzanilla?

En 1912 se muda con Benito y la hijita a Milán. Benito será director del Periódico Socialista L`Avanti! que con él pasará de 12.000 a 100.000 copias vendidas. Viene la guerra, la Gran Guerra del 1914 -- 1918; los socialistas son por no intervenir. Mussolini husmea el patriotismo en el aire, opta por la intervención: lo expulsan del partido y del periódico. Irá a la guerra voluntario como bersagliere. Será herido. Lo llevan  al hospital militar. En ese hospital se producirá una escena curiosísima de pelea entre Raquel y cierta Isa Dalzer, otra aventura amorosa de Mussolini, con tanto de hijo reconocido. Mussolini herido y con vendas en la cabeza que le impiden ver bien quien es quien,   y tratará de separar a las dos mujeres. De los detalles hablaré  luego. En diciembre del 1915 Raquel conseguirá casarse por lo civil con su Benito.

Pasan los años…

Vino el famoso 28 de octubre del año 1922 y la marcha fascista sobre Roma. El Rey encargará a Mussolini el nuevo gobierno y lo nombrará primer Ministro. Así que la ex muchachita descalza, hija de campesinos, ex compañera y esposa de un personaje en eterna ebullición, será la primera dama. Pero en realidad Raquel nunca fue lo que se entiende hoy en día por Primera Dama. Se mantuvo siempre al margen de la política, en la casa, mamá, esposa y ama de casa. Vino en 1929 la Grande Conciliación entre el Estado Italiano y la Iglesia Católica que vio actores a Su Santidad el Papa Pio XI y Su Excelencia Benito Mussolini. Grandes aplausos, saludos fascistas, bendiciones y Te Deum ...Y llegó el tan esperado matrimonio religioso, muy privado, pero que hizo feliz a Raquel.









La Familia de RAQUELE  MUSSOLINI
Era religioso, Mussolini? 

Lo era y no lo era.
Y las dos cosas eran ciertas

. Doña Raquel cuenta que en su mesa de noche él tenía el rosario de su mamá. Y que besó llorando no recuerdo yo ahora cual imagen sagrada, cuando los médicos les dijeron que su hijita Anamaria ya no corría peligro de vida por cierta grave enfermedad.
Si, eso es cierto. Pero es verdad también el caso contrario: el de Mussolini ateo. Raquel recordará el episodio de cuando su Benito, en los ímpetos mas juveniles, de anárquico, rebelde contra todos, en una reunión del partido socialista, de repente se levantó y mirando teatralmente al reloj gritó: “¡Dios no existe! Y le doy diez minutos de tiempo a Dios: que si quiere me fulmine, ahora!” Diez minutos pasaron. Mussolini seguía te pie con el publico hipnotizado mirando al audaz joven revolucionario. “ Los diez minutos han pasado, Dios no existe!” También ese era Mussolini. Ateo y religioso, moderno y conformista. Anticlerical y sin embargo consideraba a la Iglesia la única proficua tutela por la familia. Y efectivamente Raquel comenta que su esposo siempre respetó, a su manera, a la familia. Comía en la casa con ella y los hijos aun en los periodos de su máximo poder, cuando ya se había transformado casi en estatua y se había formado el mito del Duce. Sabemos que él tuvo una infinidad de mujeres. Y una capacidad sexual extrema como dije antes. Se cuenta y parece ser cierto que una vez llegado al poder, allá arriba en su Palacio Venecia, en el Salón del Mapamundi y normalmente cada tarde después de la breve comida del mediodía, él recibía a una mujer. Sí, aparte las amantes semioficiales importantes y aparte sus deberes conjúgales a los cuales nunca falló, como  confirmó Raquel, este señor, de 40, 50 y hasta los 60 años y hasta el último día en el Poder, antes de su caída, tenía relaciones sexuales y con ese ritmo. No se quitaba ni las botas. De pie. Para no perder tiempo. Como si fuera una necesidad biológica, como si estuviera orinando. ¿Será cierto? Parece increíble pero parece que sea cierto.

IL   DUCE
Regresamos a su esposa. 

Una vez solamente Raquel intervino en la política de su Benito. Inmediatamente después de la guerra de Abisinia, en el 1936. Le dijo: “Benito, es tiempo que tú te retire. Ya has llegado muy alto. Recuerda lo que le pasó a Napoleón. Nunca tenía suficiente y terminó a Santa Helena. Ten cuidado. Retírate a tiempo” En su diario, al cual se supone uno debería creer, doña Raquel comenta que Mussolini la miró largamente. “Lo he pensado, Raquel, lo he ya pensado. Y ahora qué me lo dices tú, lo pensaré mas….”.

Pero no lo pensó bastante.

Y vino la guerra. 

LOS   INVENCIBLES
 En dos o tres semanas Hitler se comió Europa. Parecía que se iba a comer al mundo entero.
Pero poco después fue el mundo entero que se comió a Hitler.
Y a su marido lo habían colgado ya, como una res, en un gancho en la plaza Loreto de Milán.
Los Cadáveres de B.MUSSOLINI y C. PETACCI, en Milán









 Pasan los años…

Doña Raquel, la viuda, desde años pide a   todo el mundo que le devuelvan el cuerpo de su marido para enterrarlo decentemente en el cementerio en su pueblo.

La Viuda Raquel  de Mussolini
El ministro del interior Scelba se lo negó, ásperamente y en forma muy descortés. Eran los años 1950. Quizás todavía recientes las heridas de la guerra fratricida. Se lo negó De Gásperi. Papa Juan XXIII, el papa bueno, no quiso ni recibirla, por razones de “prudencia política”, pero recibió en el Vaticano al yerno de Kruschoff. Por fin Andreotti en el 1957 dio el permiso. Pero claro, que no se hiciera mucha barahúnda con eso. Y para no llamar la atención, la viuda de Mussolini tuvo que recibir el cuerpo de su marido en una caja de embalaje, muy similar a un contenedor de frutas y verduras. Y, cosa macabra y también chocante, le devolvieron también, a parte, el cerebro de su marido en un lindo recipiente transparente de vidrio. Faltaba un pedacito al cerebro, porque los americanos habían insistido para examinarlo químicamente al microscopio, para ver si se trataba del cerebro normal o si tenía mal conformaciones lombrosianas. Y Doña Raquel  tuvo que aguantarse también eso.

Lo enterraron.

Pasan años.

  Doña Raquel, como muchas personas ya casi al final de la vida, se volvió religiosa  hasta la superstición. Y  un buen día se fue a visitar Padre Pio, el “Fraile Santo” de Pietralcina, él de los estigmas, del "olor" de santidad.
La pregunta fue:

“¿Qué pasó con mi marido? “¿Ha salvado su alma? "


1890--1979
 Seamos francos. A pesar de cualquiera consideración,  esta mujer ¿no demostraba que ella seguía amando  y preocupándose por a su marido?


            
                                           FIN DEL POST Nº 4


7 comentarios:

Aldo Macor dijo...

Norma... Amiga fiel y fiel lectora. El post de hoy, de ahora, estaba previsto para el dia 10/5. Pero como puede un pobre hombre resisterse a lo que le pide una querida lectora? Asi que te coloco ahora mismo el post sobre Doña Raquel, la esposa de Benito Mussolini. Otra mujer que lo amo,y sufrió muchisimo por eso.La amó él a ella? Claro que la amó, aun con el contorno de las miles de cveturas y avenbturitas que ha tenido. La ultima carta escrita olografa por Mussolini, fue a su esposa el dia antes de morir. Y le confesó que ella sola fue la persona que en realidad habia amado toda su vida.

Aldo Macor dijo...

viene del anterior:

De èsta carta no quise hablar en el post. Porque hubiera tenido un comentario mío por el cual me habrian tildado de machista y elitista.
Hoy en dia esto ya no está de moda.
Te agradexco mucho tu comentario y tu interes.

Alfa Segovia de Stanley dijo...

Siguen despertando interés estos relatos tuyos sobre las mujeres del Duce. Y también es magistral la manera en que vas manejando el "suspense" sobre sus personalidades. "Avanti le bersaglieri"!- decía mi nona postiza para significar que había que seguir-. Vi esa palabra -en singular- en tu relato y si mal no recuerdo el plural en italiano va con "i" ¿no?
Tessa García-la periodista que escribió el libro "Manual ilustrado de la gente bien" - dejó un comentario en mi blog, manifestó que conoce tu blog y también a Leilucha-como le dices tú- te dejó saludos. Lo puedes leer tú mismo.
Muchos cariños

Anónimo dijo...

No es muy heróico mantener la normalidad en la familia, pero vaya mi consideración a la Signora Guidi. El comportamiento de Mussolini parece como lo cuentan de los mafiosi italianos: depredadores puertas afuera y respetuosos en el Santo Hogar. No puedo imaginarme que los americanos encontraron la líbido del Duce en algún recoveco del cerebro que les fue "prestado". Habrá que pregintar al laboratorio Pficer.
Angel

Aldo Macor dijo...

Cara Alfa: Un po´ di lezioni d`italiano:
1) "AVANTI LE BERSAGLIERI" RIPORTATO DA TE, É UN ERRORE. SE LA FRASE È UNO SPRONE AL COMBATTIMENTO EROICO, LA FRASE DIVENTA COSI: AVANTI!!! BERSAGLIERI !!!!
"LE" BERSAGLIERI È UN ERRORE: "LE" È ARTICOLO DETERMINATIVO FEMMIILE. ( es; LE DONNE, LE MAMME, LE FEMMINE) PERÓ PER I BESAGLIERI CHE SI SUPPONE SONO UOMINI, LA ARTICOLO É "I" BERSAGLIERI.
2)" BERSAGLIERE" É SINGOLARE, QUINDI SI DIRÁ: IL BERSAGLIERE .SE FOSSE PLURALE ALLORA SAREBBE "I BERSAGLIERI". SAI PERCHE TI SCRIVO IN ITALIANO? COSI IN ITALIANO MI DIRAI UNA BELLA PAROLACCIA..JAJAJAJA CHE GIA PREVEDO CIAO BELLA

SABES LO QUE LITERALMENTE SIGNIFICA bersagliere? Es la persona que consigue el " banco!" Como en el tiro al blanco, CHE PUEDE TAMBIEN SER UN POBRE NEGRO JAJAJAJAJAJAJ
NO TE ENOJES, ALFA !...

Alfa Segovia de Stanley dijo...

¡No me enojo para nada, Aldino! ¡Gracias por tus "lezioni di italiano"-plural-. El italiano mezclado con furlán lo usé en mi niñez con una de las tantas nonas; apenas aprendí gramática en un librito que se usaba en mis años mozos en Preparatorios, pero me gusta mucho porque -según Dante- "é il idioma que si parlano nel Paradiso"- corregime si lo escribí mal que es lo más probable-). Entonces, avanti, BERSAGLIERE! -SINGULAR como tú!

Aldo Macor dijo...

ALFA, QUERID....
PORQUE NO PRUEBAS A LEERME EN ITALIANO? TOMALO COMO UN RETO,,,ES INTERESSANTE. STO TRADUCENDO IN ITALIANO ( CON LEGGERE VARIANTI...) PER AMICI CHE ME LO HANNO CHIESTO.
NADA IMPIDE QUE LO PUEDAS LEER TU: A LA DERECHA DE LA PRIMERA PAGINA,DICE EN AZUL, EL COLOR DEL CIELO, DICE: VERSIONE IN ITALIANO...
CIAO, BELLA