6 ago. 2013

l.- Personajes.- 39/ 54 REBELION DE MÜNSTER


                       "Rebelión de Münster".
                      (El panadero y el sastre )
                                       1535

Poquísimo  antes del año 800, cuando la cristiandad se emocionaba por la coronación de Carlos Magno, Rey de los Francos, como  Emperador del Sacro Romano Imperio Germánico, en Sajonia nacía un pequeño monasterio que creció hasta transformarse en la ciudad de Münster. 

Esta pequeña ciudad pasó a la historia cuando en 1534, muy pocos años después de la masacre de 6.000 campesinos en Frankenhausen, los anabaptistas  se hicieron con el control de la ciudad.  Además  de los principios socio- religiosos sobre el bautismo que no debía ser suministrado a los niños sino a  personas conscientes y  adultas y que lo pidiesen, en Münster se comenzaron a predicar principios “extravagantes”, como igualdad entre los hombres, la abolición de la moneda,  la comunión de bienes: en fin, una especie de comunismo cristiano, tipo evangélico. Mucha gente en desacuerdo con esos principios dejò  la ciudad y  muchos otros hicieron todo lo contrario, llegando poco a poco de todas partes, atraídos por los nuevos conceptos  político- económicos-religiosos.  Que hace el buen Obispo de Müntzer? En aquellos tiempos los Obispos ademas de las funciones Espirituales y Religiosas tenían también  función de Estadista. O sea, mandaban.  Horrorizado por las noticias, recoge un ejército y pone asedio a la ciudad atrevida. La ciudad se une bajo el mando de un cierto Jan Mattijz, panadero, transformado en líder.  Y cuando como  líder arenga en la plaza a sus conciudadanos, los sicarios del Obispo, previa bendición, lo matan. Licencia para matar.  El poder pasó entonces a mano de un sastre, esta vez, un cierto Jan Van Leiden.  Parece que todos los anabaptistas tenían que llamarse Jan. Pero tan pronto llegó al poder, éste tipo se coronó a si mismo como Rey Anabaptista de Münster,  autodefiniéndose nuevo David. Él afirmó  que tenia revelaciones misteriosas del Cielo para introducir ciertas nuevas normas de vida: entre ella incluyó la poligamia  que  transformó en obligatoria: los que no la aplicaban los decapitaba, así de sencillo  o los metía en la cárcel. Era un tipo decidido. Pero como casi siempre sucede,  intervienen las  mujeres para destrozar los sueños de los hombres. Una de sus  dieciséis concubinas lo criticó denunciando su vida lujosa y lujuriosa.  El Rey de Münster le cortó allá mismo la cabeza y bailó alrededor de su cuerpo mutilado. Estos ligeros excesos comenzaron a desmoralizar la ciudad y después de varios meses de asedio las tropas del Obispo entraron a la ciudad desmoralizada y con algunas cabezas faltantes. Los lideres anabaptistas fueron todos inmediatamente ajusticiados y sus cuerpos colgados en jaulas en el campanario de la Iglesia.

He leído que  hoy en día  a distancia de siglos, las jaulas siguen colgando en la Iglesia, como mònito, recordatorio.  Pero ya no están los cadáveres: alguien tiene que habérselos llevado. O quizás  transformados en humo,  en hornos para pan. En aquellas zonas los hornos forman parte del folclore local.



6 comentarios:

Alfa Segovia de Stanley dijo...

¿Te das cuenta Aldino que sea quien sea que se rebele, panadero, sastre o lo que sea, siempre termina mal? Descuartizado, decapitado, colgado.... ¡Oh la envidia humana! ¡Horror de los horrores! Por otra parte, por más que hagan para permanecer en el poder- también sea como sea- no pueden escaparse de la parca, por más triunfos militares, civiles y suntuosos oropeles que hayan cosechado en sus vidas. Siempre interesante tu sabiduría compartida. Muchísimas gracias

Laura Arena dijo...

Opino también que terminan mal, pero como lo demuestra esta y mil historias que leemos y vemos a diario, grandes o pequeñas, la maldad humana, la envidia, el deseo de poder, no tienen límites ! Ni en la Edad media, ni en ningún tiempo, ni lugar. Menos mal que hay algunos que a veces hacen notar otras cosas, por eso es tan importantes reflejarlas cuando las vemos. El bien alguna vez gana. Salute Aldino !!

Laura Arena dijo...

Opino también que terminan mal, pero como lo demuestra esta y mil historias que leemos y vemos a diario, grandes o pequeñas, la maldad humana, la envidia, el deseo de poder, no tienen límites ! Ni en la Edad media, ni en ningún tiempo, ni lugar. Menos mal que hay algunos que a veces hacen notar otras cosas, por eso es tan importantes reflejarlas cuando las vemos. El bien alguna vez gana. Salute Aldino !!

Anónimo dijo...

Me pregunto cómo sería la vida en un nuevo Munster. Hace algún tiempo se hablaba en los países de la ALBA de volver al primitivo trueque de bienes,considerando que el dinero, o sea, el capitalismo es la fuente de la perdición del hombre, pero no hablaron de poligamia.¿Estará próxima la redención humana en los países de la ALBA?
Angel.

Aldo Macor dijo...

Aj aj aj amigo anónimo ángel....me gustaría saber si habrá un comentario a tu comentario de parte e las dos señoras que te precedieron en el comentario, jajaja

Alfa Segovia de Stanley dijo...

La poligamia: existió-y aún existe- en algunos países. El hombre-eso sí- debe tener suficiente dinero como para mantener a todas las esposas que quiera tener. También fueron polígamos los mormones ¿verdad? Al fin de cuentas, muchos hombres de nuestra sociedad actual también lo son "clandestinamente" ¿O no?